Traducido de dailyexpose.co.uk por TierraPura.org

Crece el temor, no solo en el Reino Unido, de que los gobiernos estén dispuestos a empezar a vacunar a los niños, a pesar de que los ensayos acaban de empezar y el riesgo de enfermedad grave es casi nulo.

Los varones de 0 a 19 años, incluso con una o más enfermedades subyacentes, tienen una tasa de supervivencia del 99,9603%, según un estudio de la Universidad de Estocolmo. Las mujeres de esa franja de edad tienen un 99,9639% de posibilidades de sobrevivir.

Y los Médicos por la Ética de Covid, un grupo de toda Europa y Norteamérica, han subrayado que, dado que los fabricantes están exentos de responsabilidad legal en caso de que alguien sufra un daño inducido por las vacunas, ni siquiera es necesario utilizarlas para las personas vulnerables.

Lea también: Joven sano de 15 años muere de un ataque al corazón dos días después de recibir la vacuna Pfizer

Según el Gobierno británico, se han registrado más de mil muertes en el sistema oficial de notificación de efectos adversos de las vacunas, con más de 700.000 reacciones. Se cree que estas cifras podrían ser muy superiores, ya que muchos desconocen el sistema de tarjetas amarillas [o pasaportes de vacunación] para informar de los efectos secundarios.

En un comunicado, Médicos por la Ética de Covid dijo: «Los individuos inmunocompetentes están protegidos contra el SARS-CoV-2 por la inmunidad celular. Por tanto, no es necesario vacunar a los grupos de bajo riesgo. Para los individuos inmunocomprometidos que enferman de COVID-19 existe una serie de tratamientos médicos que han demostrado ser seguros y eficaces. Por lo tanto, vacunar a las personas vulnerables es igualmente innecesario.

«Las vacunas contra el Covid-19 carecen de un mecanismo de acción viable contra la infección de las vías respiratorias por el SARS-CoV-2. La inducción de anticuerpos no puede prevenir la infección por un agente como el SARS-CoV-2 que invade las vías respiratorias. Además, ninguno de los ensayos de vacunas ha aportado pruebas de que la vacunación impida la transmisión de la infección por parte de los individuos vacunados; por tanto, instar a la vacunación para «proteger a los demás» no tiene ninguna base.

«Las vacunas también son peligrosas tanto para los individuos sanos como para los que padecen enfermedades crónicas preexistentes, por razones como las siguientes: riesgo de alteraciones letales y no letales de la coagulación de la sangre, incluyendo trastornos hemorrágicos, trombosis en el cerebro, derrames cerebrales y ataques cardíacos; reacciones autoinmunes y alérgicas; potenciación de la enfermedad dependiente de los anticuerpos; e impurezas de las vacunas debido a una fabricación apresurada y a normas de producción no reguladas.

«El cálculo de riesgo-beneficio es, por tanto, claro: las vacunas experimentales son innecesarias, ineficaces y peligrosas. Los responsables de autorizar, coaccionar o administrar la vacuna experimental COVID-19 están exponiendo a la población y a los pacientes a riesgos médicos graves, innecesarios e injustificados».

El grupo explica que el frecuente alarmismo sobre las nuevas variantes también ha sido exagerado, ya que «múltiples líneas de investigación» han descubierto que las personas con sistemas inmunitarios competentes muestran una inmunidad de células T «robusta» y duradera frente a los virus del SRAS-CoV, incluido el SRAS-CoV-2 y sus variantes.

El comunicado añadía: «La protección de las células T no solo procede de la exposición al propio SARS-CoV-2, sino de la inmunidad de reacción cruzada tras la exposición previa a los coronavirus del resfriado común y del SARS».

«En la mayoría de los países, la mayoría de las personas tienen ahora inmunidad al SARS-CoV-2. Dependiendo de su grado de inmunidad cruzada previamente adquirida, no habrán tenido síntomas, síntomas leves y poco característicos, o síntomas más graves, que posiblemente incluyan anosmia (pérdida del sentido del olfato) u otros signos algo característicos de la enfermedad COVID-19. Independientemente de la gravedad de la enfermedad, ahora tendrán suficiente inmunidad para estar protegidos contra la enfermedad grave en caso de nueva exposición. Esta mayoría de la población no se beneficiará en absoluto de la vacunación».

Y el grupo se esforzó en subrayar su mensaje principal: «estas vacunas son peligrosas».

La declaración continuaba: «La supervivencia de la población de COVID-19 supera el 99,8% en todo el mundo. En los países que han sido intensamente infectados durante varios meses, menos del 0,2% de la población ha muerto y su muerte ha sido clasificada como «con covid19».

«El COVID-19 es también una enfermedad típicamente de leve a moderadamente grave. Por lo tanto, la inmensa mayoría de las personas no corren riesgo de contraer COVID-19 y no requieren la vacunación para su propia protección.

«Las vacunas son experimentales por definición. Permanecerán en ensayos de fase 3 hasta 2023. Los receptores son sujetos humanos con derecho a un consentimiento libre e informado en virtud de Nuremberg y otras protecciones, incluyendo la resolución 2361 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y los términos de la autorización de uso de emergencia de la FDA.

«La experiencia inicial podría sugerir que las vacunas derivadas de adenovirus (AstraZeneca/Johnson & Johnson) causan efectos adversos más graves que las vacunas de ARNm (Pfizer/Moderna). Sin embargo, tras una inyección repetida, las primeras inducirán pronto anticuerpos contra las proteínas del vector adenovírico. Estos anticuerpos neutralizarán entonces la mayor parte de las partículas del virus de la vacuna y provocarán su eliminación antes de que puedan infectar alguna célula, limitando así la intensidad del daño tisular.

Le recomendamos: Muchos no tenían que morir de Covid porque ya existían tratamientos efectivos

«En cambio, en las vacunas de ARNm, no hay ningún antígeno proteico que los anticuerpos puedan reconocer. Por lo tanto, independientemente del grado de inmunidad existente, el ARNm de la vacuna va a alcanzar su objetivo: las células del cuerpo. Éstas expresarán entonces la proteína de la espiga y sufrirán posteriormente el ataque total del sistema inmunitario.

«Con las vacunas de ARNm, el riesgo de efectos adversos graves está prácticamente garantizado que aumenta con cada inyección sucesiva. Por tanto, a largo plazo, son aún más peligrosas que las vacunas vectoriales. Su aparente preferencia sobre estas últimas es preocupante en grado sumo; estas vacunas no son seguras».

Pincha aquí para despertar