Traducido de TheBlaze.com por TierraPura.org

Un refugiado que escapó de la Cuba comunista emitió una advertencia nefasta a los estadounidenses sobre el camino que lleva el país. Máximo Álvarez declaró que las instituciones estadounidenses más importantes ya han sido infectadas por el comunismo, incluidas las escuelas y los medios de comunicación.

La presentadora del podcast, Lisa Boothe, preguntó a Álvarez el miércoles si los estadounidenses se han tragado la píldora venenosa del comunismo. Álvarez respondió: «No sólo se la han tragado, sino que la han digerido».

«Escuchen a los medios de comunicación. Ya no son objetivos. Se nota cuánto odian a este país», dijo Álvarez durante una entrevista en el podcast «The Truth with Lisa Boothe«.

Lea también; El comunismo es una secta perversa que daña al mundo entero, afirma exeurodiputado

«Mira, nuestra academia», añadió Álvarez. «Nuestros niños no están siendo… están adoctrinados. Se les enseña que Estados Unidos es un país malo. Que somos un grupo de racistas. Que somos mala gente y que tenemos que pagar”.

«Si este país fuera racista, yo no estaría aquí», dijo el inmigrante cubano. «Si este país fuera racista, la mayoría de nosotros no estaríamos aquí, porque incluso algunas personas de tu familia vinieron de otro país. Este país está hecho de inmigrantes».

Álvarez admitió que algunos estadounidenses tienen defectos, pero que no se debe culpar a Estados Unidos como país por ciertas «personas malas».

«¿Tenemos gente racista en este país? Por supuesto que sí. ¿Tenemos gente mala? Sí, la tenemos. ¿Tenemos malos profesores? Sí, tenemos. ¿Tenemos malos policías? Sí, los tenemos», afirmó. «Pero no hay que culpar al país por ello, porque tenemos un sistema de justicia que te penaliza y castiga si eres una mala persona, si eres racista”.

«Mira cuánto dinero están enviando a Black Lives Matter«, dijo Álvarez. «Y la gente no quiere entender que estas tres señoras que controlan esta empresa se jactan del leninismo marxista. Son comunistas, te lo dicen. Y nadie entiende lo que eso significa».

Lea también; Rose Namajunas de la UFC criticó el comunismo tras derrotar a la luchadora china Zhang Weili (Video)

Álvarez se refería a un vídeo de 2015 en el que la cofundadora de Black Lives Matter, Patrisse Cullors, se jactaba de que ella y su compañera cofundadora de BLM, Alicia Garza, son «marxistas entrenadas

«Alicia y yo en particular somos organizadoras entrenadas. Somos marxistas entrenadas», dijo Cullors en la entrevista de 2015. «Estamos súper versados en, una especie de, teorías ideológicas».

Álvarez dijo que el comunismo se ha ido filtrando en el estilo de vida estadounidense durante años. Señaló cómo los católicos estadounidenses no han denunciado el aborto, la prohibición de la oración en las escuelas y la aprobación de medidas de control de armas por parte de los demócratas.

«¿Control de armas? Cada vez que hay un tiroteo, queréis que se controlen las armas», proclamó Álvarez. «¿Saben por qué? Porque tienen miedo de que la única salida sea una guerra civil».

«Asegúrense de que los niños ya no estén educados, estén adoctrinados. Asegúrate de que la gente se odie. Envidia, odio. Asegúrate de que los negros odien a los blancos. Que los ricos odien a los pobres. Asegúrate de que la gente que vive en la ciudad odie a la gente que vive en el campo», explicó. «Todo forma parte del Manifiesto Comunista, y Saul Alinsky lo señala muy, muy bien».

Álvarez, fundador y presidente de Sunshine Gasoline Distributors, huyó de Cuba a Estados Unidos en 1961. Álvarez participó en la Operación Peter Pan, un programa encubierto que transportó a unos 14.000 niños cubanos a Estados Unidos entre 1960 y 1962, en plena Guerra Fría.

Álvarez fue noticia el verano pasado cuando pronunció un apasionante discurso en la Convención Nacional Republicana sobre los peligros de las ideologías de extrema izquierda que muchos demócratas progresistas han defendido.

«He visto movimientos como este antes. He visto ideas como estas antes y estoy aquí para decirles que no podemos dejar que se apoderen de nuestro país», dijo el empresario de Florida en la RNC. «He escuchado las promesas de Fidel Castro. Y nunca podré olvidar a todos aquellos que crecieron a mi alrededor, que se parecían a mí, que sufrieron y pasaron hambre y murieron porque creyeron esas promesas vacías. Se tragaron la píldora de veneno comunista.

«Esas falsas promesas, repartir la riqueza, educación gratuita, sanidad gratuita, desfinanciar a la policía, confiar en un Estado socialista más que en tu familia y tu comunidad, no me suenan radicales», dijo. «Me suenan familiares. Cuando le preguntaron a Fidel Castro si era comunista, dijo que era católico romano; sabía que tenía que ocultar la verdad».

Durante una mesa redonda de negocios el año pasado en la que participó el ex presidente Donald Trump, Álvarez advirtió a los estadounidenses sobre las promesas de «cosas gratis.»

Lea también: La hipocresía de las fundadoras comunistas del Black Lives Matter

El empresario dijo en ese momento sobre la vida bajo el ascenso de Castro: «Recuerdo todas las promesas que escuchamos hoy en día sobre la educación gratuita y la atención médica gratuita y la tierra libre», dijo Álvarez. «Dios mío, no hay libertad. Pero nunca dijo eso hasta que estuvo en el poder, se deshizo de toda la policía, se deshizo de todos los militares, que han estado allí durante los últimos 60 años. Y destruyó a todos y cada uno de los que le ayudaron».

En julio, Álvarez se unió a Glenn Beck para advertir a los estadounidenses sobre los peligros del comunismo.

«Esta es la misma historia de siempre. No cambia. Tenemos que explicar a la gente que la filosofía comunista se basa en que el fin justifica los medios. El fin justifica los medios», dijo Álvarez en «The Glenn Beck Program». «Harán lo que sea necesario para lograr su objetivo. Si tienen que decirte que son católicos, o tienen que decirte que pertenecen a ciertas religiones, lo harán. Si tienen que matarte, lo harán, lo han hecho. Sólo hay que ver lo que pasó en Cuba».

Pincha aquí para despertar