Traducido de NewsPunch por TierraPura.org

Los fabricantes de vacunas Pfizer y Moderna han pasado a la siguiente fase de su llamada ‘lucha contra el coronavirus’ mediante el uso de bebés de tan solo 6 meses de edad para probar si sus vacunas covid serán seguras y efectivas para los niños.

La Dra. Yvonne Maldonado, profesora de pediatría, epidemiología y salud en la Universidad de Stanford, dijo a ABC News que «Los menores de 18 años constituyen 85 millones de personas en los EEUU. Aproximadamente el 20% de la población» y, agregó, «vacunarlos es una contribución importante a la reducción de la transmisión del virus”.

Lea también: Destruyendo la Policía: renuncia masiva de oficiales en New York

ABC News informa: Hoy en día bebés de hasta 6 meses participan en ensayos de vacunas de ambas compañías con el consentimiento de sus padres. La Dra. Zinaida Good, investigadora del centro de cáncer de Stanford, inscribió a sus dos hijos en el ensayo Pfizer del Hospital de Stanford.

“Pensamos que participar es una muy buena manera de proteger a nuestros niños”, dijo. “Hasta ahora, debido a que esta vacuna se ha probado en muchos adolescentes y en tantos adultos y se demostró que [es] muy segura, nos sentimos bastante cómodos de participar”.

Su hijo Soren es uno de los más jóvenes en el ensayo de Pfizer del Hospital de Stanford con solo 7 meses de edad. Recibió su primera inyección la semana pasada. Good dice que lo está haciendo bien.

Lea también: 100 practicantes de Falun Dafa condenados por su fe en China

Andel, el hermano mayor de Soren, de 3 años, también recibió la vacuna.

«Tuvo dolor en el brazo durante un día y estuvo un poco bajo de energía también», dijo su madre sobre su reacción a la inyección.

Good es una inmunóloga que ha estudiado detenidamente el virus. Ella dice que ella y su esposo confían en la seguridad de la vacuna.

La hija de 3 años de la Dra. Angelica Lacour, Eloise, también participa en el ensayo para niños pequeños. Ella dice que está convencida de que esta vacuna no se trata solo de mantener a salvo a su hijo, sino también a otros niños.

Lacour dijo que le informaron sobre los posibles efectos secundarios.

“Dijeron que es increíblemente raro, pero cualquiera puede tener una reacción anafiláctica. Pero es tan raro que ni siquiera podrían darnos un ejemplo». Lacour dijo. “Así que [los efectos secundarios] no eran algo que me preocupara mucho. Pero también nos reconfortó mucho que estuviéramos haciendo esto al otro lado de la calle del hospital «.

Ambas familias dicen que comprenden los riesgos potenciales de participar en el ensayo, pero creen que cualquier riesgo es superado por la protección potencial que ofrece la vacuna.

[embedded content][embedded content]
Pincha aquí para despertar