Por Marcelo Duclos- Panampost.com

Se trata de una de las voces históricas de la radiofonía y televisión argentina. A los 89 años, Cacho Fontana, después de innumerables clásicos, y todavía con su voz inconfundible, quiere seguir trabajando en radio y publicidad. Pero la pandemia que azota a la humanidad desde el año pasado lo tiene a maltraer. Más allá de todo, Cacho sigue dando batalla y abriendo interrogantes sobre lo que sabemos del coronavirus.

El año pasado, a pesar de su avanzada edad y con algunos problemas de salud serios previos en su haber, que podrían haberlo condenado a muerte por el coronavirus, Fontana se sobrepuso a la enfermedad sin mayores inconvenientes. En julio del año pasado, sin síntomas visibles y por un hisopado de control, Cacho resultó positivo. El test fue realizado luego de que varios pacientes del geriátrico donde vive se contagiaran, pero Fontana, a pesar de haberse infectado, se sobrepuso sin problemas a los 88 años.

Lea también: EXCLUSIVO: Bill Clinton era un invitado frecuente en el rancho del fallecido pedófilo Epstein

Su hija Antonella fue la que mantuvo informada a la prensa argentina. “Papá está muy bien, aislado y con todos los cuidados que necesita”, contó en esa oportunidad. Fue uno de los primeros argentinos famosos en contagiarse en 2020.

La noticia de su recuperación total trajo tranquilidad. Es que desde un primer momento se habló de lo complicado que podría ser el virus en pacientes de la tercera edad y con enfermedades preexistentes. Cabe destacar que, a los 77 años, el locutor sufrió serias complicaciones cardíacas, de las que se recuperó tras una internación en la Clínica Favaloro.

Luego de recuperarse llegó el momento de la vacuna. El mes pasado, Cacho Fontana fue inoculado con la primera dosis de la AstraZeneca. Pero al igual que Alberto Fernández, que recibió las dos dosis de la Sputnik V, y de la juez María Servini de Cubría, que también había sufrido un contagio que la llevó al hospital a pesar de la vacuna rusa, Fontana dio positivo tras el pinchazo en el brazo. En su caso, por segunda vez y a pesar de la vacuna. Todas las versiones ya tienen sus “casos famosos” que las cuestionan. El periodista Mauro Viale, fallecido recientemente de un infarto en medio de un cuadro de coronavirus, se había vacunado con la china Sinopharm.

Lea también: «Una máquina de matar perfectamente diseñada»: Afirma una doctora sobre las vacunas contra el covid

El segundo contagio, luego del primero asintomático y de la posterior vacuna, es para Cacho Fontana el más complejo. Se encuentra internado con un complicado cuadro de neumonía. Una vez más, su hija Antonella fue la encargada de dar el parte médico a la prensa:

“Papá festejó su cumpleaños bien de ánimo. Se había realizado un hisopado el 20 de abril, que le dio negativo. El sábado por la tarde-noche tuvo que ser trasladado al hospital Fernández. Tiene neumonía. Como el protocolo lo requiere, le realizaron un nuevo test para detectar la presencia de coronavirus en el hospital y el resultado fue positivo. Él ya tuvo COVID-19 y tiene la primera dosis de AstraZeneca. Estamos a la espera del parte médico”.

Pincha aquí para despertar