Fuente: eldiestro.es

Lo de Bergoglio, el llamado Papa Francisco, es tan sumamente indecente que ya produce hasta náuseas cada vez que se le escucha hablar. Su comunismo militante, su militancia absoluta y su servilismo para con el globalismo, claman al cielo y generan cada día más rechazo, incluso entre los creyentes más fieles.

En sus apariciones públicas, en sus entrevistas, en sus cartas y en sus escritos, no lo puede decir más claro: él es un globalista y está al completo servicio de esa causa dictatorial que solo ansía unos objetivos económicos a cambio de sacrificar hasta un extremo criminal a la humanidad.

Lea también: Viganò sobre la conferencia vaticana sobre «salud» con Fauci: la Santa Sede se está «convirtiendo en la servidora del Nuevo Orden Mundial»

Recordemos que el globalismo no solo defiende discursos como el del cambio climático, ese mismo globalismo con el que comulga Bergoglio es el que promueve el aborto, la dictadura LGTBI o la ideología de género, solo por poner algunos ejemplos.

Pues ahí está Bergoglio, defendiendo todo eso en primera línea, demostrando que no es más que un charlatán y un miserable que no está al servicio ni de Dios, ni de los católicos, sino al servicio de oscuros amos y muchos más oscuros intereses.

Lea también: El Papa Marxista: Francisco le dice a los cristianos que ‘compartir la propiedad privada no es comunismo’

Esta es la cabeza visible de la actual Iglesia Católica, este es el individuo que tiene absolutamente engañados a miles de creyentes que creen ver en él a alguien muy distinto a lo que en realidad es: un miserable.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí