Traducido de American Conservative Movement por Tierrapura.org

¿Escuchó sobre el estudio revisado por pares realizado por la Universidad de Stanford que demuestra más allá de toda duda razonable que las mascarillas tienen absolutamente ninguna posibilidad de prevenir la propagación de Covid-19? ¿No? Se publicó en el sitio web del gobierno del Centro Nacional de Información Biotecnológica. El NCBI es una rama del Instituto Nacional de Salud, por lo que uno pensaría que tal estudio sería ampliamente divulgado por los principales medios de comunicación y aceptado por la gente “amante de la ciencia” en Big Tech.

En cambio, una búsqueda de DuckDuckGo revela que fue recogido por NINGUNO de los principales medios de comunicación y los tiranos de las Big Tech suspenderán a las personas que lo publiquen, como aprendió el estratega político Steve Cortes por las malas cuando publicó un Tweet que iba en contra de la narrativa de la máscara facial. El propio Tweet incluía una cita y un enlace que llevó a Twitter a suspender su cuenta, potencialmente de forma indefinida.

Citaba directamente la publicación del estudio del NCBI. El sitio web del gobierno al que se vinculó presenta un estudio revisado por pares realizado por Baruch Vainshelboim de la Universidad de Stanford. En él, citó a 67 académicos, médicos, científicos y otros estudios para respaldar sus conclusiones.

La frase que Cortes citó de la conclusión del estudio dice: “Los datos sugieren que tanto las mascarillas médicas como las no médicas son ineficaces para bloquear la transmisión de persona a persona de enfermedades virales e infecciosas como el SARS-CoV-2 y COVID-19, lo que apoya contra el uso de mascarillas».

Twitter envió un mensaje a Cortés exigiéndole que eliminara el Tweet, citando que rompió las reglas de Twitter específicamente por «violar la política sobre la difusión de información engañosa y potencialmente dañina relacionada con COVID-19».

Vainshelboim sacó muchas conclusiones de la vasta información que recopiló, pero podría decirse que la bomba más grande que contiene se puede encontrar en la sección «Eficacia de las mascarillas».

Según el conocimiento actual, el virus SARS-CoV-2 puede pasar fácilmente a través de cualquier mascarilla.

Este estudio no es el único que demuestra científicamente la ineficacia y los peligros asociados con el uso constante de máscaras faciales. Uno pensaría que, considerando la fuente, este tipo de información sería aceptable incluso para los tiranos de las Big Tech. Después de todo, constantemente nos regañan por seguir la ciencia. Bueno, aquí está la ciencia.

Los líderes de los estados liderados por los demócratas deberían regocijarse con esta información, ya que explica por qué el número de casos de Covid sigue aumentando a pesar de sus bloqueos en curso, mientras que los estados liderados por republicanos lo están haciendo mejor. La ciencia real les da la respuesta que el Dr. Anthony Fauci no logra captar.

La conclusión del estudio que, reiteramos, está publicado en un organismo del gobierno, dice lo siguiente:

Las evidencias científicas existentes desafían la seguridad y eficacia del uso de mascarilla como intervención preventiva para COVID-19. Los datos sugieren que tanto las mascarillas médicas como las no médicas son ineficaces para bloquear la transmisión de persona a persona de enfermedades virales e infecciosas como el SARS-CoV-2 y COVID-19, lo que respalda el uso de mascarillas. Se ha demostrado que el uso de mascarillas tiene efectos fisiológicos y psicológicos adversos sustanciales. Estos incluyen hipoxia, hipercapnia, dificultad para respirar, aumento de la acidez y toxicidad, activación de la respuesta al miedo y al estrés, aumento de las hormonas del estrés, inmunosupresión, fatiga, dolores de cabeza, disminución del rendimiento cognitivo, predisposición a enfermedades virales e infecciosas, estrés crónico, ansiedad y depresión. Las consecuencias a largo plazo del uso de mascarilla pueden causar deterioro de la salud, desarrollo y progresión de enfermedades crónicas y muerte prematura. Los gobiernos, los responsables de la formulación de políticas y las organizaciones de salud deben utilizar un enfoque próspero y basado en pruebas científicas con respecto al uso de mascarillas, cuando este último se considere una intervención preventiva para la salud pública.

Nota: o sea que no solo no es efectivo el uso de mascarillas, sino que hace mucho daño. Para leer el estudio completo puede remitirse al siguiente enlace (vaya al final del artículo). Consecuencias para la salud a largo plazo del uso de mascarillas

No sabemos cuándo este puede ser retirado de su sitio oficial.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí