Los grandes medios de manipulación, todos al servicio de sus amos, utilizan una estúpida estrategia cuando tipos como Bill Gates se adelantan a lo que va a suceder años más tarde, le califican como de visionario. Es decir, Bill Gates anuncia con años de antelación las catástrofes que vamos a sufrir en el mundo porque es muy listo, por supuesto no porque él tenga nada que ver con el asunto anunciado, ¿no se dan cuenta de que es todo un filántropo que apoya, entre otras cosas, el aborto masivo de la población?

Y ahora imagen a un tipo que anuncia en sus redes sociales, por ejemplo, que el jueves se va a producir un atraco en tal banco, ¿dónde acabaría ese tipo si el día anunciado se perpetra un atraco contra el banco que decía el tipo? Como poco declarando en comisaría.

Pero el caso de Gates es distinto porque es una “muy buena persona” y sobre todo porque tiene una característica poco generalizada, que tiene muchísimo dinero y es una de las mayores fortunas del mundo. Además, para blanquearse monta una fundación, le pone su nombre y el de su esposa, convirtiéndose poco menos que en una especie de santo, aunque sin areola.

Lea también: Bill Gates y su obsesión por las vacunas con las que usa al mundo como laboratorio [VIDEO]

Pues bien, el “adelantado a su tiempo y a su especie” tiene un pequeño defecto, que no disimula. Y como el fulano no se toma ni la molestia de disimular, lo suelta todo y ya está, como es un visionario…

“¿Qué sigue para nuestra fundación? Estoy particularmente entusiasmado con lo que podría significar el próximo año para una de las mejores compras en salud mundial: las vacunas”.

Pincha aquí para despertar