Fuente: LaTribunadelPaisVasco.com

Son tres las fundadoras de BLM (Black Lives Matter): Patrisse
Cullors, Alicia Garza y Opal Tometi.
Patrisse Cullors se ha descrito en el portal social como una
“marxista entrenada”. También considera importante mencionar
que es lesbiana.
Alicia Garza se describe como una mujer negra y “queer”. Y dice que
“debemos ver los problemas de los negros a través de las lentes de
la raza, género, orientación sexual e identidad de género”. Según
ella, la persona que le ha inspirado es Assata Shakur (Joanne
Chesimard, anteriormente) miembro del Black Liberation Army
(década de los setenta del pasado siglo), quien fue condenada por
asesinar a un policía en New Jersey. Entró en la cárcel en 1979 y en
el 1984 se escapó. Se sospecha que Susan Rosenberg, quien
también fue miembro del grupo marxista M19CO, responsable de
un bombazo en el Capitolio en 1983, ayudó a Shakur a escaparse
de la cárcel y huir a Cuba, donde vive ahora.

Lea también: Buenos Aires se subleva contra el confinamiento impuesto por Alberto Fernández

En febrero del 2012, un adolescente negro, Treyvon Martin, tuvo un
altercado con un guarda de seguridad. El guarda temió por su vida
por los golpes en la cabeza que el joven le estaba propiciando
contra el cemento y le disparó, matándolo. En julio del año
siguiente, el guarda George Zimmerman fue absuelto de
culpabilidad y es cuando Alicia Garza usó en su Facebook la frase
Black Lives Matter. Y así inició este movimiento. Un relato falso, en
el que divulgan la presunta victimización de los negros causada por
policías que, por cierto, ha añadido con creces las muertes de
ciudadanos negros. Los disturbios se han llevado a cabo en los
barrios negros y las muertes causadas solo en el 2020 son 24.
Considerando que la mitad de los asesinatos de EEUU se cometen
en esos barrios, los disturbios sólo echan gasolina al fuego. Por lo
que el BLM está resultando en un movimiento en el que la vida de
los negros no importa.

En su portal, BLM dice ser una organización cuya misión es la de
erradicar la violencia causada en las comunidades negras por la
supremacía blanca, cuando el 95% de los asesinatos cometidos en
sus barrios es entre miembros de estas comunidades. Añaden que
abogan por los los transgénero, los diversos grupos en el espectro
del género, personas con un “récord” (criminales), indocumentados,
mujeres y personas con discapacidades.
Estas marxistas no han tenido inconveniente en recibir unos 100
millones de dólares de empresas que son parte del capitalismo
americano que quieren destruir. Y las empresas optan por dar de
comer al cocodrilo creyendo que no serán eventualmente parte de
su dieta. Time los nombró como uno de los 100 grupos más
influyentes del mundo y la Universidad de Sidney, Australia, les
otorgó el Premio Sidney de la Paz. Un premio que se otorga a los
quienes promueven la paz, la justicia y la no-violencia. (¿?)

Lea también: La CIA solía infiltrarse en los medios de comunicación. Hoy la CIA es los medios de comunicación

No estás exentos de contradicciones y problemas dentro de sus
comunidades. En agosto de 2014, Michael Brown fue abatido por
un policía, a quien previamente había querido quitar la pistola
durante el arresto. Una vez más, la justicia absolvió al policía siendo
verificado el proceso por el fiscal de Obama, pero el relato de BLM
continuó con el victimismo, el abuso policial y la supremacía de los
blancos. El caso fue importante para la recaudación de muchos
millones para el BLM. Y la familia de Brown, al ver que la de Floyd
ha recibido en donaciones 27 millones de dólares, ahora exige a
BLM que le den 20 millones de dólares por haberse beneficiado de
la muerte de Michael. A todo esto, debido al carácter legal de la
organización, las cuentas y movimientos de capital de BLM son muy
opacas.

En este panorama, ni corta ni perezosa, la marxista Patrisse Cullors
puso a funcionar su capital en los costosos mercados inmobiliarios
de California y las Bahamas. En este artículo del New York Post se lee que ha gastado 3.2 millones de dólares en propiedades
americanas, una de ellas en una localidad de la bahía de San
Francisco cuya población es blanca en un 95%. Difícil saber cómo
esto podría ayudar a la comunidad negra. La propiedad en las
Bahamas, cerca de Nassau, es donde el prominente golfista Tiger
Woods y el artista Justin Timberlake también tienen sus residencias.
Las propiedades en este vecindario oscilan entre los cinco y los 20
millones de dólares. A unos 20 minutos de Atlanta, ha comprado
con su esposa Janaya Khan, una casa rural con una hectárea y
media de terreno y un hangar para su avión privado. También tiene
una piscina interna y una garaje de mantenimiento para un
autocaravana. También tienen otra propiedad en el sur de Los
Angeles.

Después de la divulgación de este artículo, varios miembros en
diferentes localidades han exigido una investigación a las finanzas
de las fundadoras. No tengo muchas esperanzas sobre esta
investigación, ni de que BLM cese en sus disturbios. Pero sí es
interesante saber sobre las ideas que propagan, sus actividades y
moralidad de quienes se manifiestan como víctimas.

Pincha aquí para despertar