Traducido de westernjournal.com por TierraPura.org

El Washington Post publicó el martes un artículo en el que reconoce silenciosamente que la histeria de los medios de comunicación de la pasada primavera engañó a la gente, con respecto a los riesgos de salir al aire libre en los primeros días de la pandemia de coronavirus o también conocido virus PCCh (Partido Comunista chino).

¿Recuerdan todo el pánico por el COVID-19 cuando la gente se atrevió a disfrutar del sol en lugares como Missouri y Florida?

¿Recuerdan cuando los medios de comunicación progresistas querían que las celebraciones del Día de los Caídos fueran un recuerdo lejano?

¿Recuerdan cuando la CNN trató de hacer que el Día de la Independencia fuera para que los estadounidenses dependieran de su cobertura para guiar nuestras vidas?

Al menos, algunas personas de The Post se acordaron, y corrigieron la propaganda del miedo de los medios de comunicación dominantes. Aunque la corrección llega con un año de retraso, es preferible que llegue tarde antes que nunca.

«Un año después de la pandemia, está aún más claro que es más seguro estar fuera», proclamaba el artículo en un titular que decía a mucha gente lo que ya sabía.

Los periodistas del Washington Post Karin Brulliard y Lenny Bernstein llegaron a la conclusión de que estar al aire libre con otras personas, bajo el sol y los rayos del sol, es más seguro que agazaparse, encender la televisión y respirar en una bolsa de papel mientras se enjabona con desinfectante de manos.

Lea también: La embajadora de Joe Biden ante la ONU dice que la Constitución de EE. UU. es «racista»

«Durante más de un año, la gran mayoría de los grupos de coronavirus documentados se han relacionado con entornos interiores o interiores-exteriores: hogares, fábricas de carne, residencias de ancianos y restaurantes», escribieron. «Son casi inexistentes los ejemplos de transmisión en playas y otros espacios abiertos donde la brisa dispersa las partículas en el aire, el distanciamiento es más fácil y la humedad y la luz solar hacen que el coronavirus sea menos viable».

El Post mencionó la muy publicitada reunión del fin de semana del Día de los Caídos en el Lago de los Ozarks, en Missouri, EE. UU., que la CNN y probablemente muchos de sus televidentes esperaban que fuera un evento con víctimas masivas.

Esas festividades no tuvieron un recuento de cuerpos similar al de Jonestown, y cuando se hizo evidente que no habría uno, la narrativa fue abandonada silenciosamente.

La CNN no fue la única que promovió el miedo a salir a la calle, pero posiblemente fue la más ruidosa. En esa misma semana, la cadena pasó a un pez más gordo cuando George Floyd murió mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis, y la CNN pasó a avivar los disturbios raciales y a animar a los izquierdistas con cócteles molotov a reunirse en las ciudades de Estados Unidos para quemar y saquear.

Felicitaciones a The Post por el seguimiento de las reuniones en Missouri.

«Randall Williams, director del Departamento de Salud y Servicios para Personas Mayores de Missouri, dijo que un amplio esfuerzo de rastreo no encontró ningún grupo importante de coronavirus relacionado con el fin de semana, aunque algunos individuos fueron infectados», informaron Brulliard y Bernstein.

«A partir de ese evento que atrajo la atención nacional, no vimos ningún tipo de propagador o superdifusor siquiera», dijo Williams.

El Post también invocó las entonces polémicas reuniones al aire libre en Clearwater Beach, Florida, el año pasado.

«Las fotos de la playa de Clearwater, Florida, se hicieron virales la primavera pasada: gente amontonada en la arena, aparentemente despreocupada por el nuevo contagio mortal que recorre el mundo. Las autoridades locales, acusadas de alimentar una crisis de salud pública, cerraron rápidamente 35 millas de playas del condado y las dejaron cerradas durante semanas», señala el informe.

«Qué diferencia hace un año. Las playas estaban aún más concurridas este año, pero los funcionarios dicen que no se habló de cerrarlas. También hubo muchas menos protestas».

Brulliard y Bernstein concluyeron que era por «una buena razón».

«Las pruebas de que el coronavirus se transmitía con menos eficacia en el exterior surgieron al principio de la pandemia. Y a medida que la nación se asienta en su segundo año con el virus, esa comprensión se reconoce cada vez más en las políticas públicas», decía el informe.

«Los estadios de béisbol acogen a los aficionados. Se están planificando graduaciones al aire libre y ferias del condado. Los límites de las reuniones al aire libre están aumentando o se están eliminando por completo. Los parques infantiles y los terrenos públicos que estaban prohibidos la pasada primavera están abiertos en su mayoría».

Le recomendamos: UN HORROR: El proyecto de ley demócrata permitiría que los restos humanos se conviertan en abono [VIDEO]

Siempre fue obvio, al observar los primeros datos y utilizar el sentido común, que los entornos llenos de sol y al aire libre eran mucho menos propicios para la propagación del coronavirus.

Es agradable que The Post se una a la fiesta, aunque sea tarde.

Los tiranos del gran gobierno se han pasado un año intentando encerrar a la gente, y todavía nos quieren a todos hacinados en espacios cerrados, fuera de forma y con deficiencia de vitamina D (por no hablar de desarmados).

Cualquier ayuda para contrarrestar los futuros cierres anticientíficos, que el Post ofrece aquí, es muy bienvenida.

Pincha aquí para despertar