Traducido de Gateway Pundit por Tierrapura.org

El Papa Francisco celebró recientemente una misa en una iglesia cercana del Espíritu Santo en Sassia, en el centro de Roma.

Durante su homilía, el Papa Francisco dijo a los cristianos que «compartir la propiedad no es comunismo, sino que es puro cristianismo».

Lea también: Argentina: Los colegios privados organizan reclamos y sentadas para que no se suspendan las clases presenciales

Por supuesto, la propiedad compartida es exactamente la definición de comunismo.

Leo Zagami informó

El Papa Francisco salió esta mañana del Vaticano para celebrar la misa en la cercana iglesia del Espíritu Santo en Sassia, en el centro de Roma, donde un grupo de presos y reclusos también estuvieron presentes en la celebración, así como algunos de los llamados «refugiados» de Oriente Medio. Así que este era el escenario ideal para una maniobra comunista/globalista del Papa argentino.

Durante la misa, el Papa Francisco comentó sobre Hechos 4:32 que dice: «Todos los creyentes tenían un solo corazón y una sola mente. Ninguno pretendía que sus bienes fueran suyos, sino que compartían todo lo que tenían.»

Lea también: Al menos 5.800 estadounidenses totalmente vacunados han contraído el virus chino

En una declaración que promueve el comunismo, Bergoglio declaró a una congregación bastante desconcertada que compartir la propiedad «no es comunismo, sino que es cristianismo puro».

Efectivamente, la homilía del Papa fue grabada en American Magazine.

Y eso es lo que hicieron los discípulos: al recibir la misericordia, se hicieron a su vez misericordiosos. Lo vemos en la primera lectura. Los Hechos de los Apóstoles relatan que «nadie reclamaba la propiedad privada de ningún bien, sino que todo lo que poseían lo tenían en común» (4,32). Esto no es comunismo, sino puro cristianismo. Resulta aún más sorprendente si pensamos que se trata de los mismos discípulos que antes discutían sobre premios y recompensas, y sobre quién era el más grande entre ellos (cf. Mt 10,37; Lc 22,24). Ahora lo comparten todo; son «un solo corazón y una sola alma» (Hch 4,32).

Este es un hombre verdaderamente peligroso que dirige la Iglesia Católica hoy en día.

Rush Limbaugh tenía razón en 2013. Este Papa es un marxista.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí