Por Juan Antonio Castro – Altmedia

La actividad podría ser “un ensayo de una operación de reunificación por la fuerza” con la región insular considerada por Pekín parte integral de su territorio, según los expertos. El Ejército Popular de Liberación de China desplegó este lunes un número de aviones de combate sin precedentes en la autoproclamada zona de identificación de defensa aérea del suroeste de Taiwán, en el curso de sus ejercicios militares cerca de la isla, reporta el diario ultranacionalista chino, el Global Times.

Según expertos citados por el medio, la actividad podría ser “un ensayo de una operación de reunificación por la fuerza” con la región insular considerada por Pekín parte integral de su territorio. En total, se desplegaron 25 aviones militares chinos, incluyendo dos aeronaves de guerra antisubmarina Y-8, un avión de alerta temprana KJ-500, cuatro aviones de combate J-10, 14 cazabombarderos J-16 y cuatro bombarderos H-6K, según un informe del Ministerio de Defensa taiwanés difundido el 12 de abril.

El gigante asiático viene reforzando su presencia militar alrededor de la isla y en los últimos días realizó un conjunto de maniobras con la participación de la Armada y la Fuerza Aérea, en un claro acto de provocación imperialista.

Las autoridades de Taiwán consideraron estos ejercicios, a finales de marzo, como una señal de que Pekín es “capaz de iniciar una guerra“, por lo que Taipéi también decidió aumentar sus capacidades militares. La presidente de la isla democrática, Tsai Ing-wen, declaró que su país está “listo para defenderse” ante una invasión comunista.

A su vez EE.UU., preocupado con la concentración del Ejército del gigante asiático en la región, ofreció asistencia a la isla y desplego en el mar de la China Meridional un grupo de combate encabezado por el portaviones USS Theodore Roosevelt de clase Nimitz, y buques de asalto anfibio, liderados por el USS Makin Island.

Esas naves estadounidenses se unieron a las fuerzas desplegadas en las aguas internacionales de la zona el pasado 9 de abril. En 2020, el Partido Comunista de China aplastó la democracia y libertad en Hong Kong, la región autónoma cedida por el Reino Unido en 1997. Ante la poca reacción de Occidente, Xi Jinping quiere que su legado sea la anexión de Taiwán a la China continental, y parece dispuesto a hacerlo por la fuerza.

Pincha aquí para despertar