Redacción Tierra Pura – Este domingo falleció María del Valle González López de 23 años, presidenta de la Juventud Radical de la ciudad de La Paz, en la provincia de Mendoza, Argentina, informó Infobae y otros medios argentinos.

La joven se presentó el miércoles 7 de abril en el hospital público de su pueblo, el Hospital Arturo Illia, para que le ejecuten un aborto.

En base a los trascendidos que publicaron los medios locales, se presume que le suministraron misoprostol. Dos días después, el viernes 11 de abril, empezó a sentirse mal. El sábado se internó en el Hospital Italo Perrupato y el domingo falleció como consecuencia, en principio, de un cuadro de septicemia.

Si bien ya hubo muertes por el protocolo de «aborto legal», este caso es el primero que se hace público después de la legalización del aborto.

Por el momento, está caratulado como averiguación de muerte. La investigación está a cargo del fiscal de Gustavo Rosas pero en las próximas horas podría pasar a manos del fiscal Martín Scataregi, de la fiscalía de San Martín, Mendoza.

¿No era que el la «legalización del aborto» era para salvar a las mujeres?

Diciembre de 2020 pasó a la historia de la República Argentina como el día en el que la mayoría de los representantes elegidos por el pueblo aprobaron el genocidio contra bebés nonatos. El gobierno progresista de Fernández incluso lo quiso tratar con urgencia por ser una cuestión de “derechos de la mujer” y de “salud pública”.

Esta ley que valida el aborto «legal y gratuito» (aunque no es gratuito, se paga con impuestos) en Argentina, fue impulsada e incluso redactada por el propio gobierno nacional y fue una de las principales promesas de campaña de la fórmula Fernández-Fernández.

Esta ley para asesinar nonatos es totalmente inconstitucional, ya que la Constitución Nacional protege la vida desde la concepción. 

La legalización del aborto en Argentina, como en tantos otros países, es promovida y financiada por organizaciones globalistas muy poderosas que están detrás de negocios multimillonarios.

La abortista transnacional Planned Parenthood ha invertido millones de dólares para promover aborto en Argentina durante los últimos años.

El aborto no es una solución. El aborto siempre mata.

Pincha aquí para despertar