Un artículo circuló en línea en 2012 sobre un hombre de 92 años que le pidió a su familia que incluyera seis relatos de culpabilidad en su lápida. Su familia dudaba ya que la gente suele registrar sus méritos y logros en sus lápidas, no sus malas acciones.

Pero el hombre insistió. Al reflexionar sobre su viaje por la vida, siempre se lamentaba por estos pecados que torturaban su alma. Una y otra vez había suplicado a Buda que lo perdonara. Buda le sonrió, pero no dijo una palabra. Por eso decidió dejar constancia de sus pecados y suplicó el perdón para que su alma descansase en paz.

El apellido de este hombre es Xu y nació en 1920. No está claro si todavía está vivo hoy. El viaje de su vida ha sido un testimonio de la brutalidad del partido comunista chino (PCCh). “Este es el arrepentimiento de un ciudadano de 92 años. Pero ¿cuántas personas más necesitan arrepentirse de sus pecados?», se lee en este artículo.

A continuación se muestra el testimonio de este hombre.

* * *

Primer relato: tomar relojes de pilotos estadounidenses muertos

En marzo de 1942, un avión de Flying Tigers (El Primer Grupo de Voluntarios Americanos, AVG) se estrelló en el bosque detrás de mi aldea. Dos pilotos se lanzaron en paracaídas y aterrizaron en la colina de la montaña Erlang.

En ese momento yo cortaba leña en la zona. Después de correr allí, vi los paracaídas colgados de los árboles y los dos pilotos tirados sobre las pilas de rocas con sangre por todas partes. Me acerqué y descubrí que ambos habían muerto. Me quedé allí un rato y me surgió la extraña idea de comprobar si tenían algún objeto de valor. Al final tomé sus dos relojes.

Al día siguiente, el gobierno del municipio (República de China) envió a alguien para trasladar los cuerpos a Chongqing. Cuando la gente los llevaba por el pueblo, me quedé en casa y no me atreví a salir para ver. Estaba avergonzado de mí mismo: ¡Dios mío! Estos estadounidenses vinieron aquí para ayudarnos a luchar contra los invasores japoneses. Deberíamos estar muy agradecidos, pero en lugar de eso me quedé con sus relojes. ¿Era yo un ser humano?

Desde entonces me sentí mal. En 1948 no pude aguantar más. Pedí prestado algo de dinero para los gastos de viaje y fui a Chongqing. Luego arrojé ambos relojes al río Jialing como una forma de devolvérselos a los pilotos. Entonces me sentí un poco mejor.

Soy una persona corriente. Cuando el gobierno de la República de China pidió a la gente que se alistara para luchar contra los japoneses, me uní al ejército. Sin embargo, cuando la tropa llegó a Fuling, huí como un desertor. Desde que el PCCh tomó el poder en 1949, muchas campañas políticas condenaron al Kumintang (KMT, partido gobernante de la República de China), incluso lo critiqué públicamente por el reclutamiento.

Lee también: Renunciar al Partido Comunista chino puede cambiar el futuro de las personas

Me sentí tan mal, porque he defraudado a mis ancestros y antepasados. Millones de compatriotas chinos se unieron al ejército y se habían sacrificado por nuestro país. ¿Quién todavía los recuerda después de que el PCCh asumió el poder en 1949? Hemos erigido monumentos al mérito para ellos y para los Tigres Voladores, porque son verdaderos héroes. Pero yo solo merezco una lápida de culpa.

Segundo relato: matar a un propietario en la reforma agraria

Representantes del grupo de trabajo de reforma agraria vinieron a mi aldea en 1951 para impulsar esta campaña y matar a los terratenientes. De hecho, varios propietarios de la aldea eran amables y generosos, y se llevaban bien con los aldeanos. Aunque los funcionarios del grupo de trabajo celebraron reuniones todos los días, instigando a los aldeanos a atacar a los propietarios, después de dos semanas eran pocos los progresos.

El supervisor Hu estaba impaciente. Vino a verme a mí y a otros dos jóvenes de la aldea diciendo que había una cuota del condado por la que uno de cada tres propietarios de nuestra aldea tenía que ser asesinado. Dado que la reunión de lucha de clases no salió tan bien como él lo había planeado, esperaba que pudiéramos ayudar a gritar consignas. De esta forma, al menos la reunión continuaría.

Aunque estaba confundido también estuve de acuerdo. Durante la reunión de esa noche, fui el primero en gritar: «¡Abajo los tiranos locales y la nobleza malvada!», «¡Apoyamos la reforma agraria!», «¡Eliminar a la clase de los propietarios!». Otros jóvenes se me unieron.

Al ver que la reunión se agitaba, Hu reprendió en voz alta a un propietario llamado Zhao Renhou y enumeró sus «crímenes» explotando a los agricultores.

«¿No están de acuerdo con que Zhao nos ha explotado?», levantó la voz y preguntó a la multitud.

«¡Sí, lo es!», respondimos varios de nosotros que tuvimos la reunión previa el día anterior.

«¿Deberíamos ejecutarlo?», él continuó.

«¡Sí!», respondimos en voz alta.

“Ahora, varios de ustedes, sáquenlo”, ordenó.

Luego llevamos a Zhao de la reunión al patio.

Tan pronto como llegamos allí, Hu nos pidió que nos quedáramos a un lado. Luego hubo un disparo, seguido de otro. Zhao se derrumbó en el suelo. Todos los aldeanos se sorprendieron. No sabíamos que «ejecutarlo» significaría matarlo. Pensamos que lo estaba expulsando del lugar de la reunión. De esta manera, perdimos la conciencia y causamos la muerte de Zhao. ¡Qué pecado tan enorme!

Tercer relato: no salvar a un derechista a tiempo

Varios años después comenzó la Campaña Anti-Derecha. Un intelectual llegó al pueblo en 1957 y su apellido también era Hu. Escuchamos que su crimen fue atacar al socialismo y al comunismo. Hu estaba tan delgado y débil que el viento podría derribarlo. Se incorporó al trabajo laboral en la comuna del pueblo durante el día y seguía tosiendo. Por la noche dormía en un templo abandonado en las afueras del pueblo. El jefe de la aldea lo trató mal. También nos mantuvimos alejados de él para evitar problemas.

El décimo día después de la llegada de Hu, de mañana fui al estanque cerca del pueblo para regar la tierra. De repente lo vi luchando en el agua y supe que era un intento de suicidio por desesperación. Me debatía en el dilema: si lo salvo podría traerme problemas; Si no lo salvo, después de todo es una vida humana. Al final después de un tiempo, salté al estanque para salvarlo. Pero fue demasiado tarde, ya se había ahogado. Posteriormente llegaron varios milicianos y lo enterraron cubriéndolo con un poco de heno.

En las últimas décadas sentí remordimientos cada vez que pasaba por allí. Aunque estaba desesperado y se estaba suicidando, y salvarlo podría significar más sufrimiento, no obstante, era un ser humano.

Cuarto relato: comer la carne de un cadáver durante la gran hambruna

Luego se produjo el famoso gran salto adelante en 1958. Todos se jactaban, reclamando decenas de kilos de granos por mu (cientos de veces más alto que el rendimiento real). También se informó que todos los graneros de las aldeas se llenaron hasta el tope.

Todas estas eran mentiras. La cosecha fue normal, pero nadie recogió las cosechas, ya que todos los aldeanos fuertes estaban ocupados «produciendo» acero en los hornos del patio trasero. Los funcionarios de la comuna popular nos llevaron a llenar de heno los graneros. También colocamos un poco de grano en la parte superior para que lo inspeccionen los funcionarios superiores.

Todo esto condujo a la gran hambruna china entre 1959 y 1961. Murieron muchas personas en las aldeas, incluidos mis padres, mi esposa y algunos parientes. Mis dos hijos y yo sobrevivimos milagrosamente. Cuando no había comida y en un estado tan desesperado, cociné la carne del cadáver de mi primo… Es demasiado espantoso para describirlo con más detalle, pero este es un pecado adicional.

Quinto relato: desobedecer la tradición y quemar estatuas de Buda

Durante la revolución cultural, los funcionarios obligaron a los aldeanos a jurar lealtad a Mao Zedong, el entonces líder del PCCh. Después de eliminar los retratos de los antepasados y ancestros, los reemplazamos con los de Mao y de su mano derecha Lin Biao. Antes de cada comida teníamos que jurar lealtad a Mao, enviarle los mejores deseos y cantar canciones.

Durante esos 10 años de la revolución cultural, no nos atrevimos a conmemorar a nuestros antepasados y ancestros. Esto estuvo mal. Además, los milicianos y yo también habíamos quemado estatuas de Buda. Este es otro pecado.

Sexto relato: Nieto se convierte en oficial corrupto

Mi nieto se graduó en la universidad en 1990 y tenía dos opciones laborales. Una opción era convertirse en maestro de escuela secundaria y otra era convertirse en secretario de los funcionarios del condado. Fui terco, pensaba que ser profesor no le daría futuro. Así que insistí en que mi nieto trabajara para los funcionarios.

Ahora mi nieto se ha convertido en un funcionario a nivel de condado y es bueno en la corrupción, el soborno, el juego y las prostitutas visitantes. Es decir, se convirtió en una plaga en la región. ¡Todo por mi culpa!

* * *

Al final, el autor del artículo en línea dijo que estas malas acciones no eran solo culpa del anciano, sino que eran la tragedia del pueblo chino.

A través de varias campañas políticas, el PCCh causó alrededor de 80 millones de muertes, lo que superó el número de muertos de las dos guerras mundiales. «Hay 800 millones de personas en China, ¿cómo podría ser sin luchas internas?», dijo Mao una vez. También planeaba tener movimientos políticos como la revolución cultural una vez cada 7 u 8 años.

Tres tipos de desgracias

Todo esto tuvo sus raíces en el PCCh, cuyos valores fundamentales son la lucha de clases, el odio, la brutalidad y la mentira.

«Toda persona china necesita una reflexión como esta», comentó un internauta.

«El arrepentimiento de este anciano es un testimonio de la historia de China y todo puede atribuirse al PCCh», escribió otro.

«No importa si es de forma voluntaria o pasiva, todos cometemos pecados», escribió alguien, «mientras exista el PCCh, nuestra nación estará en un estado de desastre».

El renombrado erudito chino Qian Zhongshu mencionó los tres tipos de desgracias de la era de la revolución cultural: la humillación de las víctimas, la vergüenza de sus perseguidores y la culpa de los transeúntes. Si es así, ¿no somos responsables del absurdo hasta cierto punto?

Una mujer dijo que su madre nació en 1918, dos años antes que el hombre de 92 años. Su madre siempre le decía que no hiciera cosas malas, porque ella y sus hermanos siempre habían seguido a su propia conciencia. Sin embargo, una de sus compañeras la agredió tanto durante un movimiento político que perdió la esperanza. Intentó suicidarse, afortunadamente se salvó.

«No podía entender por qué tantos chinos enloquecieron y escuchaban ciegamente la incitación de Mao para hacer malas acciones», escribió ella. Por lo tanto, cuando en años posteriores su empleador le sugirió que se uniera al partido, ella dijo que no. Explicó que ser miembro del PCCh no era un honor. Para su sorpresa, la gente se rió de ella por esto.

La compañera que la agredió la encontró después, pero esta mujer se negó a perdonarla. «Soy cristiana y mi madre me dijo que perdonara a los demás», escribió: «pero no podía entender por qué era tan mala y no podía perdonarla».

Renunciar al PCCh

El 3 de marzo de 2021 un grupo de 15 personas renunció a las organizaciones del PCCh a través del sitio web de The Epoch Times (La Gran Época). Estas organizaciones incluyen a las asociaciones juveniles del PCCh de la liga de la juventud comunista y los jóvenes pioneros comunistas.

Una de estas personas fue Long Yan. Al igual que a otros chinos, a Long se le dijo desde la infancia que el PCCh es bueno y que sirve a la gente. “Poco a poco descubrimos que todo esto eran mentiras”, escribió. Después de superar el bloqueo de Internet y acceder a la información en el extranjero, descubrió que la historia es diferente de lo que le contaron. “El PCCh casi no ha hecho nada más que dañar al pueblo chino”, continuó.

Long dijo que sus padres habían trabajado duro, esperando que ella y otros tuvieran éxito y se convirtieran en buenas personas. Pero en la escuela, lo que aprendió fue historia falsa, política falsa y cultura falsa. «¿Cómo puedes convertirte en una buena persona con tal educación?», preguntó.

Afortunadamente, ahora ha aprendido sobre la cultura tradicional, la verdadera historia de Falun Gong y sus principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Es importante volver a los valores tradicionales, abrazar la bondad y rechazar al PCCh, explicó.

Fuente: Minghui.org

Pincha aquí para despertar