El 30 de marzo, el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó sus Informes sobre las Prácticas de Derechos Humanos sobre los Países de 2020. La sección sobre China destaca los abusos contra los derechos humanos, cometidos por el partido comunista chino (PCCh), incluidos los cometidos contra practicantes de Falun Gong y en contra de abogados de derechos humanos.

Los derechos humanos son universales

El 30 de marzo, Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo en una conferencia de prensa: «Estados Unidos está comprometido a trabajar con sus aliados y socios, para responsabilizar a los represores de estos actos abominables».

Blinken afirmó que, no es suficiente solo emitir el informe. “Estos informes anuales de derechos humanos son importantes, pero, por supuesto, no son suficientes. Utilizaremos una amplia gama de otras herramientas para detener los abusos y hacer que los represores rindan cuentas”, explicó.

“Una forma de hacerlo es trabajando con el Congreso de los Estados Unidos, que ha aprobado leyes que brindan nueva autoridad para sancionar a los violadores de derechos humanos, cosas como la Ley Global Magnitsky, la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, otros importantes instrumentos legislativos, y continuar demostrando un compromiso bipartidista para promover los derechos humanos.

Lea también: Era de esperar: el Papa vuelve a ignorar las atroces violaciones de derechos humanos en China en su mensaje de Pascua

“Uno de los principios fundamentales de los derechos humanos es que son universales”, agregó Blinken. “Todas las personas tienen estos derechos, sin importar dónde hayan nacido, en qué creen, a quién aman o cualquier otra característica. Los derechos humanos también son iguales; no existe una jerarquía que haga que algunos derechos sean más importantes que otros”.

Atrocidades contra practicantes de Falun Gong y abogados

La sección sobre China de 79 páginas, menciona la sustracción forzada de órganos: “…activistas y algunas organizaciones continuaron acusando al gobierno de la sustracción forzada de órganos a presos de conciencia, incluidos seguidores religiosos y espirituales como practicantes de Falun Gong y detenidos musulmanes en Xinjiang».

Sobre el arresto y la detención ilegales, el informe dice que las autoridades chinas utilizaron la detención administrativa para intimidar a los defensores políticos y religiosos y para evitar manifestaciones públicas: “Las formas de detención administrativa incluyeron el tratamiento obligatorio de rehabilitación por drogas (para los consumidores de drogas), ‘custodia y capacitación’ (para delincuentes menores), y centros de ‘educación legal’ para activistas políticos y seguidores religiosos, particularmente practicantes de Falun Gong”.

Lea también: Renunciar al Partido Comunista chino puede cambiar el futuro de las personas

Los abogados de derechos humanos también fueron blanco de ataques. El gobierno chino suspendió o revocó las licencias empresariales o las licencias legales de algunos abogados que tomaron casos delicados, incluida la defensa de disidentes a favor de la democracia, militantes de iglesias locales, practicantes de Falun Gong o críticos del gobierno. Más concretamente, las autoridades utilizaron el proceso de revisión anual de licencias, administrado por la Asociación de Abogados de China, para retener o retrasar la renovación de las licencias profesionales de los abogados.

Un ejemplo es Qin Yongpei, que fue inhabilitado en mayo de 2018 después de ejercer la abogacía durante unos 20 años. Según el informe:

“En mayo [de 2020], las autoridades de Nanning juzgaron a Qin Yongpei a puerta cerrada y no permitieron que su abogado asistiera; a diciembre no había ninguna actualización sobre el resultado del juicio… Qin había trabajado en varios casos de derechos humanos, incluidos los de los abogados ‘709’ (refiriéndose a la represión del gobierno nacional contra los abogados de derechos humanos y otros defensores de los derechos que comenzó en julio 9 de 2015) y en casos de practicantes de Falun Gong, ayudando a muchas personas indigentes y vulnerables, y publicó la conducta indebida de funcionarios de alto nivel del gobierno y del PCCh».

«El abogado de derechos humanos Gao Zhisheng, que ha sido desaparecido en múltiples ocasiones y está desaparecido desde 2017».

El practicante de Falun Gong, Sr. Bian Lichao, fue citado en el informe. El Sr. Bian fue un maestro sobresaliente en la escuela secundaria Kailuan Nro. 10 en la ciudad de Tangshan, provincia de Hebei. Fue sentenciado a 12 años en 2012 y enviado a la prisión de Shijiazhuang.

De acuerdo con los informes de Minghui, debido a que la hija del Sr. Bian, la Sra. Bian Xiaohui buscó justicia para él, fue condenada a tres años y medio de prisión en abril de 2015 y un mes después, la esposa del Sr. Bian, la Sra. Zhou Xiuzhen, fue condenada a una pena de cuatro años. Las detenciones, la tortura, el acoso y el estrés pasaron factura a la Sra. Zhou, quien murió el 19 de abril de 2020.

Fuente: Minghui.org

Pincha aquí para despertar