Traducido de Thegatwaypundit por TierraPura.org

Por Lawrence Sellin

En un artículo de obligada lectura publicado en el número de diciembre de 2020 de la revista Indian Defense Review, el Dr. Sharad S Chauhan define el «bioterrorismo oportunista» como:

«La ocultación de la irrupción de un agente biológico, un agente patógeno o una enfermedad mediante actos de comisión u omisión a sabiendas de que dicho acto dañará o matará a los animales o plantas de los seres humanos con la intención de intimidar o coaccionar a un gobierno o a la población civil para promover objetivos políticos o sociales o utilizando una situación para obtener poder o una ventaja.»

Esa «oportunidad» era el COVID-19, producto de las políticas y acciones emprendidas por el Partido Comunista Chino (PCC).

Lea también: La ubicación del origen de la pandemia es entre dos instalaciones de guerra biológica de China en Wuhan

En primer lugar, es fundamental que todo el mundo entienda que, en la República Popular China, no hay diferencia entre los centros de investigación militares y civiles.

El capítulo 78 del Decimotercer Plan Quinquenal del PCCh (2016-2020) describe la fusión de la investigación militar y civil, incluyendo el área de «biología sintética.»

Incluso antes de la publicación de ese plan, era una práctica habitual que el PCCh cambiara el nombre de los centros de investigación militar por otro que sonara más civil y que los científicos chinos disimularan sus conexiones militares.

Un segundo componente del esfuerzo de fusión militar-civil del PCCh es la integración de los científicos chinos que trabajan en el extranjero como parte de la red, incluso hasta el punto de que los científicos chinos se han convertido en ciudadanos estadounidenses, pero siguen siendo miembros activos del programa del PCCh.

De este modo, las instituciones extranjeras y las fuentes de financiación extranjeras se convierten en socios de facto del programa de investigación del PCCh y contribuyen al poderío militar y económico de China.

El ejemplo más flagrante, pero no el único, de estos «idiotas útiles» estadounidenses que participan en el programa de investigación civil-militar de la PCCh es el del Dr. Anthony Fauci, cuyos Institutos Nacionales de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) financiaron la investigación sobre el coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan a través de Peter Daszak, colaborador de investigación del PCCh desde hace mucho tiempo y director de la EcoHealth Alliance.

La integración del PCCh en la investigación de virus entre militares y civiles está dirigida por la Academia de Ciencias Médicas Militares, donde la Dra. Wei Chen, general de división del Ejército Popular de Liberación (EPL) y virólogo, es directora del Instituto de Bioingeniería y se presume que es la jefa del programa de guerra biológica de China.

En enero de 2020, el PCCh envió a la general de división Wei Chen a Wuhan para que se hiciera cargo de la respuesta a la creciente pandemia. También fue responsable del desarrollo de la vacuna COVID-19 en China.

También son la propia experiencia y las conexiones de investigación de la General de División Wei Chen las que proporcionan los antecedentes del origen del COVID-19.

Lo que sigue es sólo una muestra de una red interna e internacional más amplia y profunda que representa la fusión del programa de investigación militar-civil de China.

En 2004 y 2005, la general de división Wei Chen trabajó en el Instituto de Microbiología y Epidemiología de la Academia de Ciencias Médicas Militares, donde estudió la proteína de la espiga del primer coronavirus del SRAS utilizando una tecnología genética llamada interferencia de ARN para silenciar la expresión genética del virus, así como analizando la terapia inmunológica en pacientes con SRAS.

Lea también: 14 países expresan preocupación por la falta de datos en el informe de la OMS sobre los orígenes del virus en China

Según su historial de publicaciones, entre 2008 y 2013, la general de división Wei Chen realizó experimentos sobre el virus del dengue en el Departamento de Microbiología de la Tercera Universidad Médica Militar de Chongqing.

Es importante señalar que la denunciante china, la Dra. Li-Meng Yan, afirma que la columna vertebral del virus COVID-19, los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21, fue caracterizada y modificada genéticamente bajo la supervisión de la Tercera Universidad Médica Militar de Chongqing.

Alrededor de 2014, la general de división Wei Chen regresó a la Academia de Ciencias Médicas Militares como directora del Instituto de Bioingeniería, donde supervisó las pruebas en humanos en África de una vacuna contra el ébola con vectores virales modificados genéticamente.

El Dr. Yusen Zhou fue uno de los científicos militares chinos que colaboró con la general de división Wei Chen en la respuesta al brote de COVID-19.

Se formó como médico militar y también estudió la proteína de la espiga del primer coronavirus del SRAS en 2004, mientras trabajaba en el mismo centro de investigación que la general de división Wei, el Instituto de Microbiología y Epidemiología de la Academia de Ciencias Médicas Militares.

Yusen Zhou es coautor de ese artículo científico de 2004 «Identificación de sitios inmunodominantes en la proteína de espiga del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS): Implicación para el desarrollo de diagnósticos y vacunas contra el SRAS» fue el Dr. Shibo Jiang.

También graduado en una universidad médica militar, Shibo Jiang trabajó en el Instituto de Investigación Lindsley F. Kimball del Centro Sanguíneo de Nueva York durante casi veinte años y recibió más de 17 millones de dólares en subvenciones de investigación estadounidenses, la gran mayoría procedentes del NIAID de Fauci.

Durante ese periodo, Shibo Jiang desarrolló una amplia red de investigación en colaboración con otros laboratorios de investigación de virus estadounidenses y se convirtió en el nexo de unión del programa de investigación militar-civil de China con los de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, Shibo Jiang mantuvo actividades de investigación con Yusen Zhou y varios laboratorios del EPL, descritas en detalle aquí, mientras invitaba simultáneamente a otros científicos chinos a su laboratorio de Estados Unidos.

Uno de ellos era la Dra. Lanying Du, supuestamente la esposa de Yusen Zhou, que sigue siendo empleada del Instituto de Investigación Lindsley F. Kimball de Nueva York y que recientemente recibió una subvención de 5 años por un total de 4,1 millones de dólares del NIAID de Fauci.

La red estadounidense de Shibo Jiang estaba formada por laboratorios que realizaban investigaciones de vanguardia sobre los coronavirus, incluidos los controvertidos experimentos de «ganancia de función»:

Dr. Ralph Baric, Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill NC

Dr. Fang Li, Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, Minneapolis, MN

Linfa Wang, directora del Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Medicina de la Universidad Duke-NUS, SingapurChien-Te K. Tseng, de la rama médica de la Universidad de Texas en Galveston, sede del Centro de Biodefensa y Enfermedades Infecciosas Emergentes, financiado por el Departamento de Defensa, y de la instalación de alta contención viral BL-4.

Todos ellos están vinculados al programa de investigación militar-civil del PCCh a través de Yusen Zhou o la «mujer murciélago», la Dra. Zheng-Li Shi, del Instituto de Virología de Wuhan.

Otro científico del PCCh vinculado tanto al ejército chino como a los más altos niveles de los programas de investigación de Estados Unidos es el doctor Gao Fu, también conocido como George F. Gao, virólogo e inmunólogo, que ha sido director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC).

En 2019, fue elegido asociado extranjero de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Gao Fu es un antiguo colaborador de investigación del ejército chino con el que publicó en 2002, 2005, 2006, 2007, 2008a, 2008b, 2010, 2011, 2013, 2014a, 2014b, 2018, 2019 y 2020.

El colega de Gao Fu en el CCDC, el Dr. Wenjie Tan, no sólo está vinculado a Shibo Jinag y Yusen Zhou, sino que es un estrecho colaborador del Dr. Zhenhong Hu del Hospital General del Comando del Teatro Central del EPL en Wuhan.

Zhenhong Hu llevó a cabo investigaciones con la Tercera Universidad Médica Militar, de donde supuestamente procede la columna vertebral del virus COVID-19.

La Tercera Universidad Médica Militar fue también el lugar de trabajo de la general de división Wei Chen durante cinco años.

Quizá no sea una coincidencia que, según los datos de los pacientes, el epicentro del brote durante su fase más temprana fuera el Hospital General del Mando del Teatro Central del EPL (coordenadas del mapa 30.53148, 114.34356).

Ese lugar está a menos de una milla del laboratorio de nivel P-3 del Instituto de Virología de Wuhan, Centro de Investigación de Ingeniería y Tecnología de Hubei para Enfermedades Virales (coordenadas del mapa 30.53941, 114.35085).

Esa información también coincide con los datos publicados por la Oficina de Salud del Distrito de Wuhan Wuchang, que afirma que la mayor concentración de infecciones en la fase inicial del brote se produjo en las zonas residenciales situadas a una milla del hospital.

Lea también: Nuevos correos electrónicos muestran que los científicos eliminaron una advertencia temprana del posible origen del COVID en un laboratorio

Estas observaciones encajan, en tiempo y lugar, con los datos de las redes sociales obtenidos en la plataforma Sina Weibo, que fue diseñada como un canal para que los presuntos pacientes de COVID-19 buscaran ayuda.

Es interesante señalar que durante mayo de 2020, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos inició una serie de conferencias telefónicas entre científicos chinos y estadounidenses para intercambiar información sobre la pandemia de COVID-19 en curso.

Los tres participantes chinos en esas llamadas fueron Gao Fu, Wenjie Tan y la «mujer murciélago» Zheng-Li Shi, del Instituto de Virología de Wuhan.

Las llamadas también podrían describirse como sesiones informativas de facto para los militares chinos.

Todavía hay mucho que no sabemos sobre el origen del COVID-19, en gran parte debido a una operación de encubrimiento dirigida por el PCCh y facilitada por miembros de la comunidad científica occidental, algunos funcionarios del gobierno estadounidense y unos medios de comunicación complacientes.

Se podría argumentar que todos son co-conspiradores en el «Bioterrorismo Oportunista».

El doctor Lawrence Sellin está retirado de una carrera internacional en los negocios y la investigación médica, con 29 años de servicio en la Reserva del Ejército de los Estados Unidos y veterano de Afganistán e Irak. Es miembro de la Comisión Ciudadana de Seguridad Nacional.

Pincha aquí para despertar