Traducido de TheTruedefender por TierraPura.org

Leigh King es una peluquera escocesa de North Lanarkshire, y compartió su experiencia con la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca.

King recibió la vacuna hace dos semanas. Debido a los fuertes dolores causados por las sustancias que contiene la vacuna, no pudo buscar a su hijo autista de 13 años.

Su declaración fue: «Nunca he sentido un dolor como este… y decir que ha sido el peor momento de mi vida es quedarse absolutamente corto».

Lea también: Casi la mitad de todos los trabajadores de la salud en EE. UU. rechaza las vacunas Covid-19 por estas razones

La mujer que luchó contra las consecuencias de la vacuna fue invitada a vacunarse porque era la única cuidadora de su hijo de 13 años, Aidan. Según su declaración, podemos concluir que fue al hospital tres veces, pero la rechazaron además de que apenas podía caminar.

El organismo regulador de medicamentos de Gran Bretaña comparte los efectos secundarios de la vacuna de AstraZeneca, que afectan hasta a una de cada cien personas, y hasta hoy se han registrado 3.795 casos.

No podemos decir con seguridad si King sufrió una reacción alérgica a la inyección o su erupción se debió a la sobrerreacción natural de su sistema inmunitario a la vacuna.

La lista de vacunas de Pfizer no contiene estas reacciones, pero numerosos británicos informaron de este tipo de erupciones después de recibir esa inyección.

Hasta hoy, se han administrado más de 34 millones de vacunas en el Reino Unido, la mayoría de ellas de AstraZeneca.

Según los dermatólogos británicos, este tipo de erupciones con las que lucha King podrían estar causadas por numerosos factores.

La NGS de Inglaterra declaró que no haría comentarios sobre casos concretos, pero que las vacunas están aprobadas para su uso porque cumplen estrictas normas de calidad y seguridad.

King recibió la primera inyección de la vacuna fabricada en Oxford el 12 de marzo.

Lea también: Fauci admite que la vacuna COVID puede NO ser segura

«Soy una persona muy sana y no tomo ninguna medicación ni nada parecido. Ni siquiera estoy en una categoría vulnerable».

Kind añadió: «Sólo me vacuné porque soy una cuidadora no remunerada de mi hijo, que tiene autismo y problemas de movilidad. Pero ni siquiera he podido cuidar de él desde que me vacuné, porque me duele mucho». «

Dice que desde que aparecieron los síntomas, King esperó 48 horas para poder buscar la ayuda de un médico. Entonces, comienza su periplo, los médicos la rechazaron tres veces, y ahora espera que la revise un dermatólogo.

Pincha aquí para despertar