Gabriela Moreno

Ni expropiaciones, ni inflación, ni monopolios. Tampoco corrupción, terrorismo e ineficiencia. Nada de eso. Quiere gobernar distinto, quiere hacerlo bien y su campaña basada en una propuesta de gobierno antichavista comienza a darle frutos a la campaña del candidato a la presidencia de Perú, Rafael López Aliaga para los comicios del próximo 11 de abril.

“No vamos a permitir que en el Perú ocurra lo mismo que en Venezuela. Hemos sufrido tanto para superar esas etapas que no vamos a retroceder. La población no lo va a permitir” sostiene el aspirante a la Casa de Pizarro.

Su verdad es un parteaguas moral. Tiene estrategia discursiva. Defiende los valores más tradicionales como la vida, la familia, la generación de riqueza y desarrollo nacional. Es filósofo y tiene estudios de teología. También ingeniero industrial, autor de libros sobre inversión y mercado de capitales, entre ellos Oportunidades de inversión en el Perú. Análisis de nuestras ventajas comparativas en seis sectores; y accionista de empresas sobre transporte, turismo, banca, educación y cibernética.

Con todo ello, emerge entre los 16 postulantes al cargo – dos inhabilitados con opción de apelar- que volverán marzo en una lucha entre la izquierda y la derecha crucial a la tierra inca.

En la punta 

El último sondeo a escala nacional del Centro de Investigación Territorial (CIT) confirma en Perú que, López Aliaga, candidato presidencial por Renovación Popular, está en el puntero de las preferencias con el 14 % y en Lima la cifra crece hasta 17,8 % revela el estudio hecho entre el 18 y el 22 de marzo.

A López Aliaga lo sigue el aspirante de Acción Popular, Yonhy Lescano quien se ubica en el segundo lugar (13 %), seguido por George Forsyth de Victoria Nacional (10.7 %), Keiko Fujimori de Fuerza Popular (8.1 %), Hernando de Soto de Avanza País (8.1 %) y César Acuña de Alianza para el Progreso (5.9 %).

En la mitad de la tabla está la postulante de Juntos por el Perú, Verónika Mendoza (5.6%), el congresista y candidato de Podemos Perú, Daniel Urresti (4.8 %); así como Daniel Salaverry de Somos Perú (3.2 %) y Julio Guzmán del Partido Morado (2.9 %).

Como la espuma

Liderar las encuestas es el efecto de una «crecimiento consecutivo» según José Saavedra, gerente general del CIT de Lima pero el Nuevo Herald lo reseñó como “un caso atípico en la política peruana”.

Lo es. López Aliaga no es político, es empresario. Refundó a su partido Solidaridad Nacional bajo el nombre de Renovación Popular. Ahora, desde esa tolda mueve la “ola azul” en las calles y las redes sociales para ganar no solo la presidencia sino también el Congreso.

El Instituto de Estudios Peruano especializado en sondeos de opinión informó en febrero que el aspirante a la Casa de Pizarro triplicaba en un mes la votación a su favor y se sumaba al top cinco de preferencias. “Es un incremento importante” apuntó la organización. En ese pulso, López Aliaga se ubicó a sólo cuatro puntos del primer lugar en las encuestas.

Las diferencias entre sus competidores lucían estrechas. Yonhy Lescano se posicionaba con 11.3 %, le seguían Verónika Mendoza con 8.9 %, George Forsyth con 8.1 %, Keiko Fujimori con 8.1 % y López Aliaga bordeaba el 7.6%.

Y su ola avanzaba a tsunami, el  14 marzo cuando la encuestas de Iapsos lo posicionaba en el segundo lugar en intención de votos con 9,5 % de preferencia. Con ese índice superó a  tres competidores: George Forsyth, Keiko Fujimori y Verónica Mendoza quienes arrojan no más de 7 % cada uno y se coloca a sólo 4 puntos de Lescano, quien a un mes de los comicios punteaba 13.9 %. Ahora a dos semanas de las elecciones, todo cambió.

Redes a favor 

En tres meses, López Aliaga escogió a los 160 abanderados de su partido para las regionales y junto a ellos ya ha recorrido 19 de los 25 departamentos de Perú que durante su historia republicana —que el 28 de julio próximo cumplirá 200 años— registra 55 mandatarios con diferentes profesiones que van desde ingenieros, arquitectos, economistas, abogados hasta militares.

En ese recuento, López Aliaga rompería la tradición con su formación en gerencia administrativa. Incluso, un sondeo en la red social Twitter del programa Día D su favoritismo es aún mayor y reflejan una intención de voto de 40.6 %.

Planes en la mesa

Especialista en “decisiones urgentes” se declara el candidato de 60 años y de cabello canoso quien promete invertir su pericia en atacar el hambre de la población con el apoyo del voluntariado de los jóvenes; la seguridad ciudadana, el cuidado de la salud con la reactivación de las postas médicas, la educación y la eficiencia en el gasto. Para allá apunta pero no es todo. Planea unir ministerios y constituirlos de acuerdo con las necesidades y así disminuir la burocracia.

Aunque es uno de los hombres más acaudalados de Perú, con una fortuna que ronda los 1000 millones de dólares, insiste en sumar a la empresa privada para impulsar los proyectos públicos, por esto estará acompañado. Al Nuevo Herald le confesó que su Primera Dama sería una mujer ejecutiva que se encargaría de apoyar los programas solidarios.

En una apelación feroz

La carrera por la silla ejecutiva está intrincada. En este momento defiende ante el Jurado Electoral Especial su candidatura luego de que el organismo comicial lo excluyera de la carrera por el Ejecutivo por supuestamente incurrir en violaciones a Ley de Organizaciones Políticas, al ofrecer su eventual remuneración como primer mandatario a donaciones.

Estos ofrecimientos, según la entidad electoral presidida por el magistrado Luis Carrasco, infringen el artículo 42° de la normativa que especifica que “la promesa, o la dádiva donación supere las 2 UIT” tiene como “consecuencia legal aplicable la exclusión del candidato”.

El argumento es repelido por el candidato azul, quien promete un “escándalo internacional” si su participación es descartada. Sus militantes ya alzan la voz y él agradece.

Fuente: Panampost

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí