Un fallo del Tribunal Administrativo de Viena sobre la prohibición de reuniones equivale a romper la política COVID del gobierno actual. Las definiciones de enfermedad del ministro de salud son incorrectas y una prueba de PCR para el diagnóstico del Virus PCCh (COVID-19) no sería adecuada según el fallo. Tampoco es la primera vez que la controvertida prueba llega a unos tribunales.

El Departamento de Policía del Estado de Viena había prohibido las manifestaciones contra las medidas COVID del gobierno anunciadas por el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) para el 30 y 31 de enero. Como justificación, el departamento de policía obtuvo una declaración del servicio de salud de la ciudad de Viena y una nota en el expediente de la Oficina Estatal para la Protección de la Constitución y el Terrorismo (LVK). En él, la autoridad llamó la atención sobre el mayor riesgo que representa la mutación británica.

En protesta, el FPÖ presentó una denuncia en el Tribunal Administrativo de Viena, y ganó. El tribunal ya concedió esta denuncia la semana pasada, y el documento pertinente ya está disponible para varios medios de comunicación austriacos. 

El Tribunal Administrativo de Viena señala en el razonamiento de la decisión que tanto el dictamen de LVK como la información del servicio de salud se emitieron de forma muy general y, por lo tanto, «de ninguna manera» tomarían en cuenta la reunión específica del FPÖ. 

Sin embargo, la decisión carece de una justificación sostenible para una prohibición por otras razones. Según Der Standard,  el juez «formalmente» «recoge» la opinión del Servicio de Salud de Viena.

Por un lado, se critica que términos médicos como «número de casos, resultados de las pruebas, historial del caso» y «número de infecciones» se confundan en el comunicado. Eso no haría justicia a una evaluación científica de la situación epidémica. 

El tribunal tampoco está satisfecho con la referencia a la Comisión Corona. El juez justificó:

«A falta de información, no es comprensible que las cifras en las que se basa esta recomendación solo incluyan a aquellas personas que fueron examinadas según los lineamientos de la OMS para la interpretación de las pruebas de PCR del 20 de enero de 2021. No hay información específica sobre qué valor de CT tuvo un resultado de prueba, si una persona examinada sin síntomas fue examinada nuevamente y luego examinada clínicamente». 

Según la propia OMS, las pruebas de PCR no dirían «nada sobre la enfermedad o infección de una persona».

El juez va aún más lejos y señala que los tres criterios para un «caso corona confirmado» establecidos por el ministro de Salud Rudolf Anschober el 23 de diciembre también son inadecuados. Ninguno de estos tres criterios cumpliría los requisitos de la OMS para el término «enfermo / infectado». 

Además, el juez también señala que las pruebas de antígenos «son muy defectuosas si no hay síntomas». El tribunal también determinó, con referencia a la Ley de médicos, que sólo un médico tiene derecho a determinar si una persona está enferma o sana.

Pincha aquí para despertar