José Gregorio Martínez

Escoltado y con evidente arrogancia, el líder del partido Podemos, Pablo Iglesias, encaró a un grupo de personas que lo sacó a gritos de un barrio de Madrid en el que daría inicio a sus actividades de campaña en el municipio de Coslada. “Fuera la casta de nuestros barrios”, vociferaban los vecinos a los que voceros del partido calificaron como “grupo violento de ultraderecha”.

El incidente ocurrió después de haber acudido a su último Consejo de Ministros como segundo vicepresidente del Gobierno español, cargo del que Iglesias se despidió este martes para asumir su nueva faceta como candidato a presidir la Comunidad de Madrid, en las elecciones que se celebrarán el próximo 4 de mayo.

Pablo Iglesias tenía previsto reunirse en ese barrio de Madrid con miembros de la asociación de vecinos ‘Fleming’, según reportó Antena 3. Sin embargo, las personas que lo increparon lo obligaron a cancelar lo que sería su primer acto de campaña electoral.

El dirigente de la izquierda radical española se acercó de manera desafiante a sus detractores y les respondió algo, lo cual no se alcanza a escuchar en el video. Acto seguido se retiró mientras los manifestantes lo abucheaban y coreaban: “Fuera la casta de nuestros barrios”. También hubo alguien que le gritó “asesino”.

Salida a manos llenas, comienzo con tropiezos

El inicio de la campaña de Pablo Iglesias en el mencionado barrio de Madrid para presidir la capital española no ha sido con buen pie. Su salida del Gobierno tampoco ha sido por la puerta grande.

Sin entrar en detalles sobre el mal manejo de la pandemia, sus promesas incumplidas, sus propuestas cercanas al castrochavismo y sus problemas con la justicia por la corrupción de su partido con la consultora Neurona, lo más destacado de la salida de Pablo Iglesias del Gobierno es el desproporcionado aumento de su patrimonio.

El promotor de la utopía de la igualdad comunista se fue de la Moncloa más rico que el presidente Pedro Sánchez, quien declaró al cierre del año fiscal un patrimonio de 372.000 euros, mientras que el de Pablo Iglesias asciende a 539.000 euros, muy por encima de la fortuna del presidente del Gobierno y de otros tres vicepresidentes. Vale mencionar que cuando incursionó en la política en 2014, su patrimonio era de apenas 45000 euros, según recordó recientemente en las redes sociales Ramón Espinar, quien fue uno de sus antiguos aliados y compañero en Podemos.

Fuente: Panampost

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí