Christophe Barbier el Conseiller médias «Consejero de Medios» de Macron, en un impulso de sinceridad admitido en su último libro «Les Tyrannies de l’épidémie» (ediciones Fayard): «La angustia fue organizada por la administración y el poder político para que la gente no se rebelase. Y esto ha funcionado».

En el artículo de ayer titulado «El poder teme una explosión social«, mi colega Brigitte Bouzonnie comparaba la situación social con una «olla a presión que hierve a fuego lento».

Y a riesgo de equivocarme, diría que estamos más bien cerca de una insurrección porque las manifestaciones no sirven para nada, son prohibidas y reprimidas violentamente. Durante los dos últimos años, las marchas cantando sólo han producido heridos, tuertos y mutilados. ¡Por nada!

Este poder mafioso ha reducido nuestras libertades al mínimo, nos ha condicionado y manipulado con una pandemia que hace prolongar en lugar de tratarla, privilegia la vacunación en lugar de los tratamientos recomendados por los más grandes virólogos, intenta hacer pasar como charlatanes a todos los científicos, médicos y especialistas en enfermedades infecciosas que describen la gestión de Covid como absurda e infundada, ni siquiera tiene en cuenta las advertencias de la ONU, hace lo contrario de lo que recomienda la OMS y, para colmo, sigue manteniendo a la población en un clima de miedo y psicosis digno de las peores dictaduras.

Así que se engaña a la opinión pública con encuestas amañadas, intentando hacer creer que la mayoría de los franceses estaría a favor del confinamiento, del toque de queda, de la vacunación y de todas las medidas decididas por este gobierno, que es probablemente el más impopular que hemos tenido en mucho tiempo.

Nunca se ha visto que un partido de un presidente de la República haya registrado semejante bofetada en las elecciones municipales, en las que alcanzó penosamente el 2,6% de los votos emitidos. Las cifras dicen más que las palabras.

¿Quién puede creer que Macron dice la verdad? ¿Quién puede seguir tragándose la propaganda mentirosa de los medios de comunicación cuando sabemos que todos ellos pertenecen a quienes financiaron su campaña y lo pusieron en el poder?

Desde los medios de comunicación hasta la censura de las redes sociales estadounidenses, estamos saturados de desinformación, mentiras y manipulaciones hasta la indecencia. Y el resultado es que la opinión pública está a punto de estallar, lo que demuestra que nadie cree en la sinceridad de los medios de comunicación y menos aún en la honestidad de los políticos.

¿Cuál es la realidad? En un sondeo publicado en 2020 que ya ha desaparecido de los radares de Google, la prensa se hizo eco de una encuesta que provocó una onda de choque en el Elíseo: ¡el 91% de los franceses ya no confía en este Gobierno! Macron resolvió el problema recurriendo a otro instituto demoscópico donde el hijo de su esposa Brigitte Trogneux está al frente. Nunca se está mejor servido que por uno mismo… pero los Los franceses no se dejan engañar… Este presidente sabe perfectamente que sin la policía, probablemente sería linchado por el pueblo y por esa razón  concede a las fuerzas de represión todo lo que piden.

Lea también: El coronavirus salió de un laboratorio en China, dice exdirector de los CDC

La vacunación es, según las propias  confesiones la cadena de  noticias italiana RAI News, un fracaso total en Francia como en Italia. La gente no es estúpida, se informan en los medios de comunicación independientes en Internet y descubren las trágicas consecuencias de esta vacunación entre los que estaban orgullosos de ser los «campeones»: Israel, Reino Unido, Chile. ¡El número de muertes que se intenta minimizar y hacer pasar como daños colaterales, como pérdidas y beneficios, es infinitamente mayor que las muertes atribuidas al propio virus, ya que la media es del 13 al 15% de muertes y complicaciones graves por la vacunación frente al 0,03% del Covid! Es una gran diferencia.

Y cada día que pasa trae su dosis de revelaciones. Por supuesto, está el Grand Reset, pero también la corrupción habitual pero revelada de las instancias europeas, de los voceros de la vacunación vinculados a los laboratorios, los falsos testimonios de médicos vendidos, las falsas cifras de hospitalizados, los informes amañados en los que se utilizan figurantes jugando los enfermos de Covid para las necesidades de la propaganda. Con este gobierno, ¡estamos asistiendo a lo peor!

Y hasta el pobre Christophe Barbier el «Consejero de medios» de Macron, en un impulso de sinceridad admite en su último libro Les Tyrannies de l’épidémie (ediciones Fayard): «La angustia fue organizada por la administración y el poder político para que la gente no se rebelase. Y ha funcionado«.

Gracias por esta revelación que confirma todo lo que los teóricos de la conspiración han estado diciendo durante un año. Merecemos respeto y reconocimiento.

Por lo tanto, esta psicosis colectiva también se organizó para acabar con los Gilets Jaunes y evitar el estallido social. El Covid ha servido de coartada a este poder asesino para aplicar las medidas liberticidas más abyectas que un gobierno pueda decretar. La emergencia sanitaria ha servido de excusa para el peor crimen contra la humanidad, ya que nuestros ancianos fueron eutanasiados y enterrados de forma anónima, sin que las familias pudieran siquiera organizar los funerales de sus seres queridos, acusados de estar contaminados y ser peligrosos.

¡Es absolutamente repugnante! ¡No hay palabras para describir el asco de este poder criminal! No hay palabras para describir la rabia que todos sentimos.

Todos los días nos enteramos de que los abogados presentan denuncias por homicidio voluntario y, por tanto, por crimen, ¡por asesinato! El número de víctimas de esta campaña de vacunación forzada es asombroso y Macron no podrá ocultarlo indefinidamente porque es el principal responsable, el verdadero culpable de esta carnicería masiva.

Llevo un año intentando decir y escribir que el virus es un arma biológica modificada genéticamente y fabricada en laboratorio, por lo que la operación Covid es criminal, encubre otros objetivos, ¡se utiliza para asustarnos y silenciarnos! Llevo un año tratando de advertir a la opinión pública, con pruebas en apoyo, junto a tantos otros periodistas independientes y denunciantes. Desde hace un año, difundo los mensajes de alerta de mentes clarividentes, científicos, virólogos, grandes juristas como Robert F. KennedyReiner FuellmichCarlo BrusaVirginie de Araujo-Recchia, Rocco Galati, Dominic Desjarlais, Fabrice Di Vizio.

No sé qué hacer para que todos reaccionemos juntos y pongamos fin a esta pesadilla.

Estoy al límite, he hecho mi parte, he asumido todos los riesgos que uno puede correr como ser humano para tratar de informar lo mejor posible a mis semejantes. Aparte de los problemas, no tengo nada que ganar porque nadie me paga por escribir lo que publico. Lo hago porque no decir la verdad cuando la sabes sería un acto de cobardía.

Tengo dentro de mi la convicción de que el futuro de mis hijos será atroz si no hago nada. Es especialmente por ellos y por todos los niños de Francia que expreso mi cólera, mi indignación y que estoy dispuesto a morir en las barricadas si es necesario.

¡Si somos padres dignos de ese nombre, si somos seres humanos dignos de nuestra humanidad, si somos un pueblo apegado a la libertad y a la dignidad, tenemos el deber imperativo de movilizarnos, de unirnos y de actuar para que este poder criminal sea detenido y juzgado en un Nuremberg

Fuente: Verdad y Paciencia

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí