Mamella Fiallo Flor

Las ejecuciones sumarias comandadas por orden de Ernesto ‘Che’ Guevara están documentadas en el libro Las víctimas olvidadas del Che Guevara, cuya nueva edición muestra que fueron más de lo que se creía originalmente.

Para la autora, María C. Werlau, la muerte e iconografía romántica del ‘Che’ sirvió para blanquear la imagen del régimen cubano.

Cuenta con detalles y testimonios de primera mano que exponen al comunista que se ha convertido en un ídolo de masas.

Esta edición incluye nuevas fotografías y más detalles sobre el rol de la KGB, la inteligencia de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en la represión de los cubanos.

Por ejemplo, incluye el fusilamiento de dos hermanos acusados de ser «chivatos», término cubano que aplica a la persona que denuncia o delata a otros.

Además, recopila el testimonio de Mihai Pacepa, jefe de los servicios de inteligencia de Rumanía.

Usaron el capitalismo para crear marketing a favor del mártir comunista. Para «dar una fachada revolucionaria romántica al comunismo cubano», el Che Guevara fue convertido en un «mártir del imperialismo estadounidense» al servicio de la causa revolucionaria, según explica el exagente que desertó en 1978.

La campaña de propaganda a favor del Che Guevara —y del comunismo— fue orquestada por la KGB en conjunto con la inteligencia cubana, tras el asesinato del ‘Che’ en Bolivia en 1968.

En un comunicado de Archivo Cuba se explica que la inteligencia de ambos regímenes socialistas logró que el rostro del Che Guevara estuviera en un sinfín de «empresas capitalistas de camisetas y todo tipo de parafernalia».

El Che Guevara fue un hombre «sin piedad, un sociópata»

Para la autora del libro Las víctimas olvidadas del Che Guevara, el Che Guevara no fue como lo retratan en camisetas, sino un hombre «sin piedad, un sociópata».

En su obra muestra evidencia que lo vincula con alrededor de 100 ejecuciones y fusilamientos en la fortaleza de La Cabaña y en la Sierra Maestra.

«La mayoría de los fusilados no había cometido ningún crimen, solo el de llevar un uniforme (el del Ejército de Fulgencio Batista)», pero el «plan trazado secretamente por la KGB y Fidel Castro» era el de «crear terror con el encarcelamiento y los fusilamientos masivos», dijo a EFE.

«Querían imponer un modelo totalitario» y la única forma de lograrlo era «infundir el terror en la población», agregó.

La autora es hija de un asesinado por milicianos comunistas

El padre de Werlau fue asesinado por los milicianos que él entrenó, luego de participar en la Bahía de Cochinos, una incursión militar protagonizada por exiliados que fracasó.

Como él, incontables cubanos lucharon activamente contra la dictadura de Fulgencio Batista, un socialista, al igual que los hermanos Castro.

No obstante, no fue hasta después del triunfo de la revolución que Fidel se declaró abiertamente comunista. De modo que encontró resistencia por parte de los mismos milicianos que lucharon junto a él contra el dictador socialista, entre ellos Camilo Cienfuegos.

Chávez también dijo que no era socialista

Similar a lo que sucedió en Venezuela con Hugo Chávez, quien públicamente dijo que no era socialista para apaciguar a quienes temían su ascenso al poder.

También dijo que abandonaría el poder, sobre todo si se descubría que había cometido algún delito. Al igual que su padrino ideológico, se eternizó en el poder.

[embedded content][embedded content]

Años después, dos millones de cubanos y cinco millones de venezolanos han escapado del hambre y la represión causada por el socialismo.

Mientras, en la región y el mundo se presenta de una forma romántica la imagen del Che Guevara, que asesinó a quien se le opuso. De hecho, la viuda del Che llama «acto legítimo de justicia revolucionaria» a los fusilamientos que él ejecutó.

Fuente: Panampost

Pincha aquí para despertar