Traducido de thegatewaypundit.com por TierraPura.org

Mensaje enviado por Lawrence Sellin, Ph.D.

Según los propios datos de China, el punto caliente original para las infecciones por COVID-19 ocurrió en un área residencial en las cuatro millas entre el Instituto de Virología de Wuhan y el Instituto de Preparaciones Biológicas de la Corporación del Grupo de Tecnología de Biología de China.

Ambas instituciones se han asociado con el programa de guerra biológica de China y, antes y desde el inicio de la pandemia, han colaborado en el desarrollo de vacunas.

Durante meses después del inicio de la pandemia en diciembre de 2019, China inundó la literatura científica con mensajes sutiles y a veces no tan sutiles que respaldan su narrativa de que el COVID-19 es una enfermedad de origen natural que «saltó» de los animales a los humanos en el mercado de  mariscos de Wuhan.

Lea también: Nuevos correos electrónicos muestran que los científicos eliminaron una advertencia temprana del posible origen del COVID en un laboratorio

El 26 de mayo de 2020, el Wall Street Journal informó que China finalmente se vio obligada a admitir que COVID-19 no se originó en el mercado de mariscos de Wuhan, una teoría ahora totalmente desacreditada , incluso por los Centros chinos para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Sin embargo, continúan los intentos de China de encubrir el origen del COVID-19.

Incluso en febrero de este año, China se ha negado a proporcionar datos sin procesar sobre los primeros casos de COVID-19 a un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga los orígenes de la pandemia.

El equipo de la OMS había solicitado datos sin procesar de pacientes sobre 174 casos que China había identificado desde la fase inicial del brote en la ciudad de Wuhan en diciembre de 2019, así como otros casos.

Al mismo tiempo, Beijing ha tratado de poner en duda la afirmación de que COVID-19 se originó en China, apuntando a los alimentos congelados importados como un canal.

Finalmente, China presionó al equipo de la OMS para que incluyera en su informe esa dudosa explicación del origen de la pandemia.

Sin embargo, existe una explicación mucho más simple y precisa del origen de COVID-19, basada en los propios datos de China.

Las estadísticas publicadas por la Comisión de Salud Municipal de Wuhan muestran que el distrito de Wuchang tuvo el mayor número de pacientes diagnosticados con COVID-19 al principio de la pandemia.

Wuchang también tuvo la mayor concentración de infecciones asintomáticas durante ese mismo período.

También fue el caso de que la propagación internacional temprana de COVID-19 había ocurrido en personas que habían visitado  el distrito de Wuchang en la primera quincena de enero de 2020, pero que no habían ido al mercado de mariscos de Wuhan.

Lea también: En 2018 China experimentó con coronavirus en laboratorio ubicado en Wuhan

Los datos publicados por la Oficina de Salud del Distrito de Wuchang en Wuhan,  indican que la mayor concentración de infecciones en la fase inicial del brote ocurrió en las áreas residenciales a lo largo de las calles Huanghelou y Ziyang, ambas ubicadas dentro de las cuatro millas entre el Instituto de Virología de Wuhan y el Instituto de Preparaciones Biológicas.

Esas observaciones coinciden estrechamente, en tiempo y ubicación, con los datos de las redes sociales obtenidos de la plataforma Sina Weibo, que fue diseñada como un canal para que las personas que piensan que podrían estar infectadas busquen ayuda.

Una figura de esa publicación, pero ligeramente modificada para mostrar las ubicaciones del Instituto de Virología de Wuhan (WIV, estrella negra) y el Instituto de Preparaciones Biológicas (BPI, cuadrado amarillo), muestra que la mayor concentración de solicitantes de ayuda antes del 18 de enero de 2020 , estaban en las áreas entre esas dos instituciones de investigación.

Tenga en cuenta que hay menos personas que buscan ayuda fuera de esa área, incluso en el mercado de mariscos de Wuhan (círculo rojo).

Según la evidencia científica disponible, el virus COVID-19 fue el producto de una investigación de «ganancia de función», no una transmisión natural de un animal huésped a los humanos.

La investigación de ganancia de función se define como cuando un virus natural es manipulado genéticamente o de otra manera para hacerlo más contagioso, más letal o ambos.

Lea también: EE. UU. desmiente teoría china sobre el coronavirus en alimentos congelados

Solo hay dos razones para realizar una investigación de ganancia de función: (a) para comprender las características estructurales y las acciones de un virus para crear una vacuna en previsión de un posible brote de enfermedad o (b) para crear un arma biológica, o ambas.

Es muy probable que China estuviera llevando a cabo, en el marco de un programa de guerra biológica, el desarrollo paralelo de un patógeno de coronavirus único diseñado genéticamente y una vacuna para tratarlo.

Pincha aquí para despertar