El forense del condado de Monroe, Bob Hill, está causando sensación en su estado natal de Illinois esta semana después de que examinó una parte de la lista de posibles muertes por COVID-19. Lo que encontró fue absolutamente impactante y lo ha llevado a solicitar una auditoría de las muertes por COVID-19 en su estado.

Según Center Square, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades enumeraron 19,893 muertes hasta fines de febrero en Illinois, donde el COVID-19 figuraba entre las múltiples causas. De esas muertes, alrededor de 1.830, o el 9.2%, tenían a el COVID-19 como única causa de muerte.

Ese porcentaje es más alto que en septiembre de 2020 cuando la tasa era de alrededor del 6%.

Sin embargo, Hill cuestiona estos números después de revisar muchos de los casos, encontrando que las personas que murieron por problemas claramente no relacionados con el COVID-19 se cuentan como fallecidos por el COVID-19.

«Mi preocupación es que he revisado varios casos, (de 100 casos) unos diez de ellos aquí en el condado de Monroe, que el estado ha considerado muertes relacionadas con COVID y ninguno de ellos ha tenido condiciones subyacentes o factores que contribuyan al COVID». Dijo Hill. «Así que mi preocupación es que no importa cuándo la persona dio positivo en la prueba, el estado automáticamente le otorga una clasificación de muerte relacionada con el COVID».

Un caso evidente que encontró el forense durante su revisión fue el de un hombre que murió por una sobredosis accidental de drogas. El hombre murió en enero por la sobredosis, pero dio positivo tres meses antes en octubre para COVID-19. Su muerte fue registrada como una muerte por COVID-19, según Hill.

“Tan pronto como esa muerte llegó al estado, ellos siguieron adelante y clasificaron y pusieron una estadística como una muerte COVID”, dijo Hill.

Después de que Hill hizo públicas sus preocupaciones, el Departamento de Salud Pública de Illinois y el gobernador respondieron con el departamento de salud admitiendo que los datos pueden cambiar.

Lea también: Maestros demandan al distrito escolar de Los Ángeles por ordenar la vacunación contra el COVID como requisito para volver al trabajo

“Una vez que el IDPH tiene la oportunidad de investigar más los datos, conectarse con los departamentos de salud locales sobre casos específicos, revisar los registros de defunción y tomar otras medidas de garantía de calidad, los datos pueden cambiar”, dijo un portavoz del departamento.

“Se considerará un caso de COVID-19 confirmado o probable si: La muerte ocurre dentro de los 30 días posteriores al inicio de los síntomas”, entre otros factores, dijo el departamento.

Pero Hill encontró casos que ni siquiera se acercan a cumplir con este criterio.

“Vemos a personas en la lista, que han puesto como muerte por COVID, y que dieron positivo hace 9 meses, se recuperaron y después murieron por otros problemas no relacionados con el COVID”, dijo Hill.

El gobernador de Illinois, JB Pritzker, descartó las afirmaciones de Hill, diciendo que el estado está «haciendo lo mejor que puede» durante esta emergencia para contar las muertes. Pero, ¿contar a alguien que claramente murió de una sobredosis como una muerte por COVID-19, realmente está “haciendo lo mejor que puede”?

«Todos estos números, mira, hemos estado en una emergencia, hemos estado en una pandemia», dijo Pritzker el miércoles en una parada en Lincoln, según Center Square. “Todos están tratando de hacer lo mejor que pueden. Nadie desea registrar más o menos muertes, solo es necesario registrar lo que se nos da como datos de los condados «.

Pero Hill dice que esto sucede todo el tiempo y por eso pide una auditoría. “No publique automáticamente una estadística de una muerte (por COVID) cuando no se haya confirmado cuál es la causa”, dijo Hill.

Cuando se le pregunta por una razón por la que Hill piensa que estas muertes se están contando de manera tan errónea, dice que probablemente deberíamos seguir el dinero.

“La única suposición que puedo hacer es la esperanza de que el estado esté buscando algo de dinero federal proveniente del sistema por todas las cifras de muertes que hemos tenido debido al COVID-19”, dijo Hill. “Eso es lo único que puedo asumir. ¿Por qué más querrías inflar números especialmente relacionados con COVID?»

Este recuento de muertes incompleto tampoco se limita a Illinois. Hay casos como este de costa a costa (en el caso de EE.UU). Un caso increíblemente evidente proviene de Nueva York en el que la policía le disparó siete veces a un hombre y fue contabilizado como una muerte por COVID.

Ricardo Cardona, de 55 años, recibió siete disparos de agentes de la policía de Nueva York y murió cinco días después en el hospital. Sin embargo, la causa de su muerte no figuraba como disparos. Según los informes, murió de COVID-19 a pesar de los siete agujeros de bala en su cuerpo. No puedes inventar esto.

Fuente: Trikooba

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí