En 2020, el Foro Económico Mundial llevó a cabo un simulacro de ciberataque de alto nivel dirigido a la industria financiera, un evento real que allanaría el camino para un “reseteo” de la economía mundial, y que puede haber sido algo más que un típico ejercicio de planificación ya que guarda similitudes con el simulacro de pandemia patrocinado por el Foro Económico Mundial, el Evento 201, que precedió brevemente a la crisis de COVID-19.

La edición 2021 de Cyber Polygon tendrá lugar el 9 de julio. Este año, Cyber Polygon simulará un ciberataque ficticio con participantes de docenas de países que responderán a “un ataque dirigido a la cadena de suministro en un ecosistema corporativo en tiempo real.” Según el Foro Económico Mundial, en el evento participarán asociados como: Banco Santander, BI.ZONE, IBM, International Criminal Police Organization (INTERPOL), Internet Corporation for Assigned, Names and Numbers (ICANN), Mobile Telesystems (MTS), Sberbank, Ericsson, Trend Micro y Visa.

¿Una ciberpandemia anticipada?

Lea también: El sucio SECRETO detrás de la “AGENDA 21” explicado en 2 minutos [VIDEO]

Según el Foro Económico Mundial, el COVID-19 era conocido como un riesgo anticipado, y también lo es su equivalente digital.

[embedded content][embedded content]

En su discurso de bienvenida al Cyber Polygon 2020, el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, advirtió sobre una próxima “ciberpandemia” que sería peor que la actual crisis mundial.

[embedded content][embedded content]

“Todos conocemos, pero aún no prestamos suficiente atención, el aterrador escenario de un ciberataque integral, que paralizaría por completo el suministro eléctrico, el transporte, los servicios hospitalarios, nuestra sociedad en su conjunto”, dijo.

“La crisis de COVID-19 se vería en este sentido como una pequeña perturbación en comparación con un ciberataque de gran envergadura”.

A medida que el mundo digital invade nuestro mundo físico y biológico, un ciberataque eficaz podría poner en peligro cualquier cosa conectada a Internet, incluyendo:

  • Dispositivos médicos que mantienen a las personas con vida.
  • El ecosistema del Internet de las Cosas (IoT) de dispositivos conectados que hacen funcionar los hogares inteligentes (es decir, cámaras, micrófonos, sensores, etc.).
  • El ecosistema del Internet de los Cuerpos (IoB) de los seres humanos conectados digitalmente.
  • Sistemas financieros globales.
  • Redes de energía.
  • Instalaciones de tratamiento de agua.
  • Sistemas informáticos gubernamentales.
  • Infraestructura militar y de defensa.
  • Y más.

En la actualidad, “la única manera de detener la propagación exponencial de una amenaza de ciberataque similar a la de COVID”, según el Foro Económico Mundial, “es desconectar completamente los millones de dispositivos vulnerables entre sí y de Internet”.

El contexto geopolítico actual

Llama la atención que todo esto se da justo cuando Jake Sullivan, el Consejero de Seguridad Nacional del mayor intruso cibernético global, Estados Unidos, ha decidido desatar una ciberguerra contra Rusia y China mediante una retaliación ‘clandestina’. El pretexto serían los dos ciberataques a Solar Winds, que atribuye sin evidencias a Rusia, y a Microsoft, que a su vez culpa a China.

Tampoco hay que olvidar que el presidente Trump autorizó a la Agencia Central de Inteligencia a ampliar el alcance de los ciberataques contra naciones extranjeras en un fallo secreto en 2018.

Según el {New York Times}, la administración Biden está comprometida con llevar a cabo un ataque cibernético a las instituciones gubernamentales rusas, como parte de su represalia por los “ataques” sin evidencia a SolarWinds.

¿A qué poderes criptopolíticos beneficiaría un escenario de ciberpandemia global?

Últimamente, las simulaciones y/o predicciones infructuosas (en el sentido de que no protegen la seguridad de los ciudadanos sino los intereses del establishment) de eventos catastróficos llevadas a cabo por centros de pensamiento del establishment occidental se han hecho realidad y, además, han sido usadas para culpar a naciones que se oponen a la agenda unilateral del Gran Reseteo que las élites anglo-venecianas y estadounidenses buscan imponer “a la buena o a fuerzas”.

Lea también: 9 hechos desinformativos del virus PCCh: Una plandemia de miedo e ignorancia

Muchos estrategas han llamado la atención sobre “cómo un ciberataque al sistema financiero global podría desencadenar la próxima crisis”. Y el problema es que el cártel bancario occidental necesita precisamente una gran crisis para lavarse las manos y quitarse responsabilidades por el colapso de su sistema financiero especulativo, que inició en 2008 y se catapultó en agosto de 2019 (aunque los medios de propaganda lo atribuyen a la crisis del Covid-19). A través de un escenario como el simulado en Cyber Polygon, las élites lograrían acelerar el reseteo de su sistema financiero especulativo e imponer su agenda de desindustrialización y despoblación mundial.

Por lo que no sería tan descabellado plantear la hipótesis de que la élite globalista podría estar preparando un ataque cibernético mundial de bandera falsa para culpar a cualquier nación que se oponga a la agenda del Gran Reseteo, el Nuevo Trato Verde y el Nuevo Orden Mundial de ideología anglo-veneciana, y para crear el caos necesario para impulsar su agenda incluso haciendo estallar un conflicto nuclear a escala global.

Fuente: mentealternativa.com

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí