Redacción BLesLa agencia de seguridad nacional de Finlandia aseguró el jueves que el grupo cibernético APT10, habitualmente vinculado al régimen comunista chino, habría estado detrás de un ataque de espionaje cibernético a los sistemas de información del parlamento del país nórdico el año pasado.

El Servicio de Inteligencia y Seguridad de Finlandia, conocido por la abreviatura Supo, dijo que había “identificado una operación de ciberespionaje dirigida en 2020 contra el parlamento con el objetivo de entrometerse en los sistemas de IT del parlamento”.

La declaración también se publicó en el sitio de Twitter de la agencia en inglés:

2020, el año de la pandemia, fue un año de operaciones de ciberespionaje excepcionalmente intensas tanto en Finlandia como en otras partes de Europa. 

La Oficina Nacional de Investigaciones de Finlandia, NBI, informó a finales de diciembre que había iniciado una investigación sobre presuntos ataques graves de piratería y espionaje en los sistemas de información de Eduskunta, la legislatura finlandesa. Entre otras cosas, fueron hackeadas las cuentas de correo electrónico de algunos legisladores.

Según la inteligencia de Supo, APT10, el reconocido grupo de hackers que según las acusaciones trabaja en conjunto con el Partido Comunista Chino (PCCh) para obtener información valiosa de otras empresas, universidades, laboratorios y políticos de otros países, fue responsable del ataque. 

Supo además proporcionó al Parlamento información que le permitió identificar posibles nuevos intentos de hackeos. El Parlamento siguió las instrucciones que recibió  y reforzó aún más su seguridad de la información. Además de advertir al Parlamento, Supo también proporcionó información al Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Finlandia, para mejorar las capacidades de monitoreo y prevención.

Recientemente, el mismo grupo de piratería informática respaldado por el régimen comunista chino, habría perpetrado un ataque dirigido a los sistemas de información de dos grandes fabricantes de vacunas indios, cuyas inyecciones contra el virus PCCh se están utilizando actualmente en diversas campañas de inmunización.

India y China son los dos grandes productores mundiales de la vacuna contra el virus PCCh. Por el momento India lleva la delantera con el 60% de la fabricación de las vacunas aplicadas en el mundo. Lo cual pareciera haber despertado el interés del régimen chino por obtener información sobre la producción de vacunas en su país vecino. 

Le recomendamos:

[embedded content]

La firma de inteligencia cibernética Cyfirma, con sede en Singapur y Tokio, informó a Reuters que el grupo de piratería de origen chino llamado APT10, también conocido como Stone Panda, había identificado brechas y vulnerabilidades en la infraestructura de información y el software de la cadena de suministro de Bharat Biotech y de Serum Institute of India (SII) el mayor fabricante de vacunas del mundo.

“La verdadera motivación aquí es en realidad exfiltrar la propiedad intelectual y obtener una ventaja competitiva sobre las compañías farmacéuticas indias”, dijo el presidente ejecutivo de Cyfirma, Kumar Ritesh, quien anteriormente se desempeñó como un alto funcionario cibernético de la agencia británica de inteligencia extranjera MI6.

Por su lado, el régimen comunista chino no hizo ningún comentario al respecto, aún sabiendo que se conocen los lazos que vinculan a la agrupación de hackers con el gobierno comunista.

No es la primera vez que ciudadanos chinos son acusados de intentar robar información de laboratorios que están investigando sobre la vacuna contra el virus PCCh. 

En julio del 2020 el Departamento de Justicia de los EE. UU. publicó un detalle de 11 cargos contra dos ciudadanos chinos, acusados de llevar adelante una campaña de piratería para robo de información y extorsión.

Andrés Vacca – BLes.com

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí