En esta España en la que desde hace ya muchos años está impuesta la dictadura del pensamiento único, aquel que disienta o de una opinión diferente no tiene ni siquiera opción al debate, se le persigue, se le difama, se le insulta y se le expedienta, como en este caso le ha sucedido a la doctora Natalia Prego, una de las fundadoras de Médicos por la Verdad, con el Colegio de Médicos de Pontevedra. Y además, vean cómo se hacen eco los medios de la información, vean lo que dice en su titular ‘El Faro de Vigo’. En el titular pone lo siguiente: “El colegio de médicos de Pontevedra expedienta a Natalia Prego por sus declaraciones negacionistas”.

¿Se dan cuenta? Este medio se va directamente a calificar a Natalia Prego como negacionista, sin más, y ni siquiera le da la opción de conocer su opinión demostrando que los grandes medios son tan culpables como la clase política al convertirse en simples voceros del régimen.

Por otro lado están los comentarios realizados por el Colegio de Médicos de Pontevedra, profesión que está quedando a la altura del betún en los últimos tiempos: “la repercusión de dicho caso, que ha trascendido incluso a nivel nacional (apariciones en distintos medios nacionales incluidas varias televisiones), se trata de un tema para ser estudiado por dicha Comisión central de deontología, la cual tiene competencia en todo el territorio nacional“.

De entrada, y a la espera de las decisiones del CGCOM, no estamos de acuerdo con las declaraciones de la doctora Natalia Prego y que es por este motivo por el que damos a conocer la posición del Colegio e informar así a los compañeros/as y a la población en general de la gravedad del asunto“.

Es decir, este colegio oficial de médicos demuestra lo que en realidad son la mayoría de colegios oficiales de profesionales de España: órganos políticos. Ni siquiera entran en algo que deberían entrar y que todos esperaríamos de ellos: en un debate científico que rebata la exposición científica realizada por Prego con datos y no con calificativos. Y no lo hacen porque es más que seguro que lo que no tendrán serán argumentos, de ahí el uso, sin más, del calificativo y de la persecución censora.

Nosotros siempre apoyaremos a personas valientes como Natalia Prego que se están jugando su prestigio profesional por defender la verdad, tenga las consecuencias que tenga. Y estaremos siempre en contra de la gente que se arrima al sol que más calienta por cobardía en unos casos y por dinero en la mayoría, siempre estaremos en contra de organismos censores y sectarios como está demostrando ser el Colegio de Médicos de Pontevedra.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí