El presidente de Tanzania, John Magufuli, ha vuelto a dar de que hablar. Si hace unos meses nos sorprendía mostrando pruebas de que los test para detectar el COVID daban falsos positivos, ahora se ha pronunciado contra la vacunación frente al coronavirus y ha dicho que “las vacunas son peligrosas” y que las autoridades han de tomarse en serio el proceso de autorización de los fármacos desarrollados hasta la fecha de cara a una campaña de vacunación en el país.

“Deben permanecer firmes. Las vacunas son peligrosas. Si el hombre blanco fuera capaz de crear vacunas debió haber encontrado una para el sida, para la tuberculosis, para la malaria, para el cáncer”, ha dicho, según ha informado el diario tanzano ‘The Citizen’.

“No pensemos que nos quieren mucho. Este país es rico. África es rico y todo el mundo tiene envidia de nuestra vasta riqueza. Tenemos que tener mucho cuidado”, ha sostenido Magufuli, quien en junio de 2020 dijo que el país había derrotado a la pandemia con la ayuda de los rezos a Dios.

Así, ha recalcado que el Ministerio de Sanidad sólo debe autorizar el uso de las vacunas si han sido certificadas por expertos tanzanos y ha denunciado un caso sin especificar “en cierto país” en el que “las niñas fueron vacunadas contra el cáncer cervical pero el objetivo era dejarlas estériles”.

“El Ministerio de Sanidad debe saber que no todas las vacunaciones son buenas para nuestra nación. Los tanzanos deben tenerlo en cuenta para que no seamos usados en ensayos de algunas vacunas dudosas que pueden tener repercusiones graves sobre nuestra salud”, ha argüido.

De esta forma, Magufuli ha reclamado a la población que siga rezando. “Hemos vivido más de un año sin el virus porque nuestro Dios es capaz y Satanás siempre fracasará. El Ministerio de Sanidad debe tener cuidado y evitar la tentación de convertirnos en un país donde los ensayos con vacunas se llevan a cabo con libertad”, ha reiterado.

Por otra parte, ha descartado imponer un confinamiento y ha advertido de que aquellos tanzanos que han viajado al extranjero y se han vacunado allí han logrado con ello introducir “un virus peligroso” en sus cuerpos.

Tanzania tomó 27 millones de euros de la Unión Europea y luego se declaró país libre de COVID

La Unión Europea entregó 27 millones de euros a Tanzania para imponer medidas de COVID-19 prescritas por la OMS como cierres estrictos, máscaras y vacunación masiva. Tanzania tomó el dinero y luego declaró al país libre de coronavirus. Ahora, los europeos están desahogando su ira en el parlamento.

El presidente de Tanzania, John Magufuli, lo vuelve a hacer.

En mayo del año pasado, con el aumento de casos falsos de coronavirus, el presidente de Tanzania, John Magufuli, sospechaba cada vez más de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y decidió investigar las acusaciones él mismo.

Envió a la OMS muestras de una cabra, una papaya y una codorniz para su análisis y todas resultaron positivas para COVID-19 .

Hace poco tiempo que la OMS cambió su ctiteria de prueba de PCR defectuosa y advirtió a los expertos que no confiaran únicamente en los resultados de una prueba de PCR para detectar el coronavirus.

En ese momento, como lo expuso el presidente de Bielorrusia, las naciones soberanas fueron presionadas por agencias globales para imponer medidas estrictas de COVID-19 y se les prestaron enormes fondos para ello.

Entonces, la UE donó 27 millones de euros a Tanzania como parte del Fondo de Solidaridad de la UE destinado a combatir la pandemia de Covid-19 en ese país.

Se suponía que el dinero se usaría para comprar equipo de protección personal (EPP), desarrollar vacunas o medicamentos, pagar las pruebas de Covid y otras medidas destinadas a mitigar la propagación del virus.

Pero, en mayo de 2020, el presidente Magufuli declaró oficialmente terminada la pandemia en Tanzania  y dijo que las personas deberían reanudar sus vidas normales sin siquiera tener que usar máscaras.

Además, en noviembre del año pasado, el presidente de Tanzania dijo que no tiene la intención de usar ninguna vacuna Covid-19, sino que se decantará por las hierbas locales para protegerse contra la enfermedad.

En declaraciones a los periodistas, un portavoz del Ministerio de Salud dijo:

«Todavía no hay planes para importar la vacuna para Covid-19, nuestros expertos en salud y científicos todavía están investigando y realizando ensayos clínicos para las hierbas locales para el covid-19».

Nuestros lectores recordarán que el último presidente de Madagascar acusó a la OMS de ofrecer un soborno de 20 millones de dólares para envenenar su remedio local COVID-19.

Todo esto enfureció a las compañías farmacéuticas y, por supuesto, a los burócratas europeos.

«La Unión Europea concedió 27 millones de euros del dinero de los contribuyentes europeos para combatir los efectos del COVID. Ahora tenemos un régimen en el país que dice que no hay COVID en el país con explicaciones bastante extrañas.»

 

 

 

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí