Un covidiano es una persona que se ha creído todo lo que los mass media, el gobierno y las instituciones le han contado sobre la pandemia y pide mayor control del estado para “detener” el virus. Muchos están totalmente absorbidos por esta realidad creada por los medios de comunicación y no se dan cuenta de que los gobiernos estan implantando un fascismo tecnosanitario mundial. El nacimiento de una nueva religión médica basada en el totalitarismo psicopático de la salud.

Por más ridículas que sean las exigencias a cumplir, un buen covidiano no se formulara ninguna pregunta ni mostrará recelo a la hora de cumplirlas. El nombre de covidiano proviene del nombre de la pandemia COVID19. Un covidiano es un buen telecreyente y se informa por TV de todas las novedades sobre la pandemia. Sinónimos de covidiano son: creyente, hipocondríaco, telecreyente, abducido y sectario.

Un covidiano es una involución del homo sapiens sapiens a una subespecie en apariencia idéntica pero con una incapacidad abrumadora de separar verdades de mentiras. Es un espécimen que habita hace más de 30 años sobre la Tierra, hasta ahora escondido y camuflado en la sociedad, que ha logrado su visibilidad y posterior ascenso con la plandemia, donde se ha mostrado orgulloso en la palestra social como una raza dominante y zombie. Es un producto no natural resultante de la manipulación cognitiva macerada por los pantalla de tv, su modelado intelectual es resultante directo de la creencia ciega en la bondad, resiliencia y empatía del mundo.

Es un ser asustadizo, sumamente egoísta, terrenal, gris y con miedo visceral a la muerte, está dotado de poca valentía y carece del sentido real de supervivencia. Su mente se halla en un estado de hipnosis y obediencia total, en un estado deshidratado y marchito, auto realizado por el consumo televisivo de basura mediática y de medios de información masivos que encapsulan y tergiversan la verdad y la realidad.

El covidiano ha fundado una nueva religión en torno a todo lo que dice el gobierno y los grandes medios sobre el Covid19. El aplauso es parte de su ritual.

“Dividieron a la sociedad entre covidianos y no covidianos. Los covidianos siempre iban con la mascarilla puesta.”

La peligrosa secta de los covidianos

Esta secta es realmente peligrosa ya que personas muy poderosas las están impulsando con oscuros fines. Muchos políticos están gastándose millones de euros procedentes de los bolsillos de los ciudadanos para extender esta fatídica secta por todo el mundo.

Para los sectarios totalmente manipulados el covidianismo es una religión, los “tests” son la confesión y la “vacuna” es la Eucaristia. Ahora en Italia se aprestan a erigir templos de “renacimiento” para recibir su sagrada vacuna. En Italia, los políticos covidianos han construido pabellones en forma de flor para vacunar a sus ciudadanos.

Pretenden erigir hasta 1500 de estos templos por toda Italia. Unos 1.500 puestos con forma de flor, como símbolo de la campaña, serán los lugares donde se administrarán las dosis en la segunda fase de la inmunización contra el Covid-19.​

Esos puestos, explicó el comisario de emergencias Arcuri, estarán ubicados en toda Italia, en plazas de la ciudad, frente a hospitales e incluso en campos deportivos. La campaña de información para invitar a los italianos a vacunarse, además de comerciales en radio, televisión, sitios web y redes sociales, también incluye la creación de tótems de información frente a hospitales, parques, oficinas públicas y escuelas.

Los diez mandamientos de la secta covidiana

1)Temerás al virus sobre todas las cosas

2)No dudarás de la pandemia

3)Evitarás las fiestas

4)Te alejarás de tu padre y de tu madre

5)No socializarás

6)No saludarás estrechando la mano

7)No abrazarás al prójimo

8)No saldrás sin bozal

9)No consentirás incumplimiento alguno a las normas

10)Te lavarás las manos con gel hidro-alcoholico al entrar y salir de casa ajena

El presidente de Guatemala forma parte de la secta de los covidianos

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, lanzó en verano un llamado a los miembros de la secta covidiana a través de televisión, las palabras que dijo fueron las siguientes:

“No somos millennials, no somos centennials, no somos ni la generación X ni la Y, ahora somos la generación de los covidianos. No es cuestión de edad o clase económica, ni ideologías, sino de salir adelante”, afirmó Giammattei en mensaje a la nación.

“No les pido disculpas, sino comprensión. Sé que pedirla es difícil, pero apelo a la responsabilidad, desde sus redes, a que todos actuemos con responsabilidad”, indicó el jefe de Estado, tras reconocer que le ha tocado tomar decisiones molestas ante situaciones nunca vistas.

Giammattei consideró de manera totalmente sectaria que, a pesar del encierro, la familia se ha integrado y hay más conciencia en la población sobre la necesidad de cuidar a las familias.

El presidente adelantó que del fondos del Banco Mundial será convocado un concurso para adjudicar los proyectos de construcción de edificios para el culto del COVID19 en las ciudades de Amatitlán (sur) y Chimaltenango (occidente).

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí