La lucha más importante de toda la humanidad es ahora y hay que apoyar al señor Donald Trump. No importa cual sea el resultado. Dios está con nosotros. El globalismo satánico quiere destruirnos. Salvar América. Salvar el mundo.

“El gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá de la Tierra”. Así recuerdan los seguidores de Trump la famosa frase de Abraham Lincoln que en estos momentos cobra especial importancia.

Millones de americanos se congregarán en EEUU marcharán en Washington DC el 6 de enero de 2021 y Donald Trump ha lanzado un increíble video promocional que dibuja las líneas de batalla contra las fuerzas globalistas que intentan derribar el mundo occidental.

Si os fijáis, el vídeo empieza y termina con una foto de nuestro planeta, dando a entender que lo que se dirime es el futuro de todos (o nuestra propia existencia).

¿Vía política o vía militar?

Pese a todos los desmentidos, parece ser que existe un debate interno en la Casa Blanca sobre la vía política o la militar. De momento, el presidente se está decantando por la vía política, porque no quieren que lo acusen de supuesto “golpe de Estado”, ni que lo llamen supuesto ‘dictador’ de una república bananera, aunque podría hacerlo de forma legal aplicando la propia Ley de Insurrección contra la interferencia extranjera que él mismo promulgó en 2018. Hay situaciones en la vida en las que no queda más remedio que “echarle un par de pantalones” para que no te coman por sopas.

Los dos caminos paralelos que se están considerando son la opción del Fiscal Especial confiscando papeletas falsas y máquinas de votación trucadas, o la opción de la Ley de Insurrección mediante soldados confiscando papeletas y máquinas de votación que prueben las acusaciones, aunque no se descartan ambos caminos simultáneos.

Sin embargo el abogado Rudy Giuliani dice que la estrategia legal del presidente se está enfocando en adquirir máquinas de votación para probar la trampa algorítmica mediante auditorías forenses. Añade que los abogados sólo necesitan de uno a dos días para demostrar el truco.

Pero el presidente tiene puestas sus esperanzas en la reunión del 6 de enero cuando el Congreso y el Senado entrarán en sesión conjunta para abrir los votos. El vicepresidente Mike Pence tendrá toda la autoridad como presidente del Senado durante ese día, y aceptará o rechazará las mociones para decidir los próximos pasos de la asamblea. El factor clave es que hay más Estados que tienen delegaciones republicanas mayoritarias en el Congreso que aquellos que tienen delegaciones demócratas.

Sin embargo esta vía política no es segura porque se sabe que algunos electores republicanos han sido amenazados ellos y sus familias si votan a favor del presidente rubio, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, y esto acabaría en derrota, por lo que se está considerando la vía militar legal mediante la aplicación de la Ley de Insurrección, porque todas las circunstancias parecen estar confabuladas en su contra.

Petición oficial a la Casa Blanca

Una nueva petición en el sitio web oficial de la Casa Blanca pide que la administración declare que existe una insurrección, pidiendo el establecimiento de un tribunal militar para tomar el control del país.

La petición pide que la Casa Blanca invoque la Ley de Insurrección de 1807 que faculta al presidente de los Estados Unidos a desplegar las tropas militares y de la Guardia Nacional federalizada dentro de los Estados Unidos en circunstancias particulares para reprimir el desorden civil, la insurrección y la rebelión.

“Es evidente para todos los observadores objetivos que nuestro sistema electoral ha sido irremediablemente corrupto…”, afirma la petición.

Pincha aquí para despertar