El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, promulgó recientemente  la Ley de Salud Reproductiva, que básicamente se traduce en otorgar a una mujer el derecho a un aborto hasta el final del término después de rechazar toda la retórica incluida en el proyecto de ley.

Muchos se preguntan por qué Cuomo y los funcionarios del gobierno de Nueva York apoyarían realmente un proyecto de ley tan macabro en primer lugar, sin mencionar que estarían tan contentos de que se convirtiera en ley. En la superficie, parece que Cuomo y los funcionarios del gobierno de Nueva York fueron a los extremos al apoyar los derechos de las mujeres al permitir lo que es esencialmente el derecho de cualquier mujer a tener un aborto “a término” en ese estado.

En realidad, sin embargo, esta ley no tiene absolutamente nada que ver con los derechos de las mujeres, o su derecho a matar literalmente a sus bebés, sino con las ventas en el mercado negro de partes fetales y de bebés.

Ahora que esta ley ha sido aprobada, potencialmente se agregarán unos 300,000 bebés adicionales a las ventas de partes para bebés, principalmente a través de los cárteles criminales de América del Sur, América Latina y México.

Esto también explica el razonamiento detrás del impulso desesperado de la izquierda socialista estadounidense para mantener las fronteras abiertas. Si se le permite al presidente construir el muro, se detendría casi por completo la ruta comercial del mercado negro de varios cárteles criminales que viajan de un lado a otro a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

La única razón posible detrás de por qué tantos  supuestos funcionarios electos de EE. UU. Necesitan mantener abierta esta ruta comercial criminal es que tienen intereses creados en todos los sentidos, desde la ganancia financiera personal hasta la participación real en varios crímenes que estos cárteles criminales tienen para ofrecerles. Solo beneficios que los funcionarios electos estadounidenses están obteniendo a cambio de permitir la libre circulación de la actividad criminal. La evidencia física de ganancias financieras a través del crimen es claramente evidente en las carteras personales de muchos funcionarios gubernamentales en Washington, especialmente en aquellos que han estado en el cargo durante períodos prolongados de tiempo, como Nancy Pelosi, Chuck Schumer, Maxine Waters, etc. no se convirtieron en multimillonarios con sus salarios gubernamentales, sino que lo hicieron a través de sus inversiones en el Cartel Criminal Panamericano y haciendo la vista gorda a la ruta del comercio del crimen en nuestra frontera sur.

La masiva red de crímenes del Cartel Criminal Panamericano de tráfico de personas, drogas,  tráfico sexual, secuestro de niños con el propósito de comercio internacional de esclavos sexuales y ahora la venta de partes de bebés a término, gracias al gobernador de Nueva York Cuomo, es la razón detrás el impulso izquierdista para sacar a Donald Trump de su cargo.

Este interés creado en el libre comercio criminal a través de la frontera mexicana es la razón por la que la izquierda estaba tan desesperada por mantener a Trump fuera de la Casa Blanca antes de que fuera elegido, y por qué están tan desesperados por sacarlo de su cargo ahora. Sabían que Donald Trump era un nacionalista y pondría fin a su tren de salsa personal que les ofrecen las fronteras abiertas.

Planned Parenthood y la macabra industria del tráfico de fetos

El FBI pasa a la acción e investiga a Planned Parenthood por el tráfico de órganos de bebés abortados. Planned Parenthood es una ONG, que actúa a nivel mundial, orientada específicamente a promover la planificación familiar y en su caso el aborto, que en estos días se ha visto implicada en una viva polémica social por comercializar restos fetales procedentes de abortos. En este Informe nos referimos específicamente a ello.

Durante los últimos años la opinión pública norteamericana, e incluso internacional, se ha visto impactada por la publicación de diversos videos, filmados por miembros del Centro para el Progreso Médico, que se hicieron pasar por representantes de una empresa que compra tejidos procedentes de fetos abortados y muestran cómo directivos de Planned Parenthood favorecen transacciones comerciales con órganos de fetos obtenidos en sus clínicas. Hasta el momento se han difundido decenas de vídeos y se ha anunciado que se publicarán nuevas grabaciones próximamente.

La controversia se ha potenciado al verse en uno de los vídeos a la directora de los Servicios Médicos de Planned Parenthood, Deborah Nucatola, discutiendo la venta de tejidos embrionarios y fetos abortados. En la grabación, Nucatola no ahorra detalles al referirse a que “mucha gente prefiere corazones intactos” de los fetos que han sido abortados, es decir órganos de buena calidad, pero además también solicitan hígados y pulmones en buen estado.

También Melissa Farrel, de Planned Parenthood, en Texas, se refiere a los “cadáveres fetales”, que deben ser obtenidos por medios adecuados para que los fetos no sufran daños en determinados órganos, pues eso les haría perder valor comercial.

Pero al margen de este hecho, lo que sin duda más ha impactado a la opinión pública es la dureza de las imágenes difundidas, pues en ellas se muestran fetos de niños totalmente formados arrojados en contenedores de desechos humanos.

Pero con anterioridad a estos hechos, la venta de órganos procedentes de abortos, por parte de Planned Parenthood, ya fue denunciada por la cadena ABC en el año 2000. En efecto, un reportaje con cámara oculta del periodista Chris Wallace, reveló que había indicios del nacimiento de una próspera industria, en la que los fetos abortados, que supuestamente eran donados a la ciencia, realmente estaban siendo comercializados por “cientos e incluso miles de dólares”

Por su parte, Planned Parenthood se defiende argumentando que toda la información que se le requirió ya fue entregada al Congreso –más de 30.000 páginas de documentos- y que cumplen estrictamente la ley.

“Estas acusaciones no tienen fundamento y son parte de un intento ampliamente orquestado para desacreditar el programa de salud reproductiva de Planned Parenthood”, argumenta Dana Singiser, vicepresidenta de Asuntos Gubernamentales de la Federación de Planificación Familiar de Estados Unidos.

El Comité Judicial del Congreso concluyó que la organización abortista miraba para otro lado ante cualquier ilegalidad

Cabe mencionar que cuando hablan de “salud reproductiva” y “planificación familiar” se están refiriendo eufemísticamente al aborto.

Como ya publicamos en Actuall, Donald Trump ha conseguido que estos términos desaparezcan para referirse al asesinato de no nacidos.

No es para menos. Las pruebas aportadas por el activista David Daleiden demuestran que no sólo se desprecia la vida humana sino que además sirve de objeto de lucro. Planned Parenthood lo ha estado haciendo durante años.

«Después de que los principales médicos de Planned Parenthood fueron sorprendidos con cámara oculta negociando la venta de corazones, pulmones, hígado y cerebros abortados, dos investigaciones del Congreso confirmaron que hubo violaciones sistemáticas de la ley federal en este negocio de Planned Parenthood», señala Daleiden.

Tras revisar todo el material, el Comité Judicial del Congreso concluyó que la organización abortista miraba para otro lado ante cualquier ilegalidad dentro de sus instalaciones.

human fetus month 8
Pincha aquí para despertar