Pedro Sánchez es el hombre dispuesto a cumplir la agenda de Soros en España. Para eso está y por eso ha obtenido la protección del magnate.

“Don Limpio”, como se le conoce vulgarmente, es el actual Presidente del desGobierno de España. Una persona que, movido por una ambición desmedida, ha hecho y deshecho todo lo necesario para alcanzar el poder.

El apodo le viene desde que el columnista Alfonso Ussía lo bautizó allá por el 2016. Un apodo puesto con bastante ironía, pues el líder del PSOE no está tan limpio como dice y presume.

Entre sus “delitos menores” se encuentran tales como que en una entrevista con Risto Mejide, Sánchez afirmó: “fui miembro de la Asamblea de Caja Madrid porque fui concejal de Ayuntamiento de Madrid. Nunca cobré ni un euro de la Asamblea”. Claro que unas semanas más tarde, se supo que tuvo una bonificación en su hipoteca de unos 60 euros mensuales por ser miembro de la Asamblea de Caja Madrid. También reconoció, en una entrevista concedida a El Mundo, que en su primer trabajo cobró en negro y, poco después, saltó a la luz el escándalo de las saunas gay de su suegro, las cuales no pagaban a Hacienda, cometiendo así un delito fiscal.

Por no hablar de su mujer de la que si buscas “Begoña Gómez Fernández” en Google y consigues desbrozar la lista de resultados para deshacerse de los cientos de artículos que la prensa ha publicado sobre ella, apenas encontrarás nada.

Tras muchos años de vida profesional, algunos como directiva en una empresa y con participación en congresos profesionales y actos públicos, apenas queda rastro en internet de la esposa del presidente del Gobierno y, lo poco que se sabe de su currículum, es que es más que probable que este “retocado”. Nada de extrañar siendo la mujer de quien plagió “su” Doctorado.

Pero, como decía, esto no dejan de ser pequeñeces. Quizás, en algún otro país, cualquier otro escándalo haría que dicho político dimitiese, España “is diferent”. Por tanto deberemos profundizar un poco más.

Por su parte, los mass media, continuan blanqueando la figura del “presi”. En su momento, el grupo A3 Media pensó sacar los escándalos del líder socialista, pero al final decidió no hacerlo; y el grupo Mediaset siguió la misma línea…

De este modo todos los trapos sucios de Sanchez quedan a buen recaudo, sobretodo mientras no aprieten demasiado al exComisario Villarejo, quien ya amenazó con divulgar todos los trapos del CNI por tener, al parecer, un archivo con un millón de fichas sobre los «vicios» de los más altos responsables del Estado.

Esto me recuerda mucho a Rubalcaba, Rita Barbera, Miguel Blesa… ¿Que más encontraremos en el Expediente Royuela? y ¿Cuántas más operaciones encubiertas de la CIA?

Por eso cuando hablamos de Pedro Sánchez sabemos que no es trigo limpio. Más aún conociendo los vínculos que tiene con la Masonería o con G. Soros, a quien recibió en la Moncloa, al menos hasta en ocho ocasiones, convirtiéndose en su primera reunión oficial, y poco después catalogándolo de secreto. Tiene que ser así para que nadie se entere de los planes de la agenda globalista, Pedro Sánchez es el hombre dispuesto a cumplir la agenda de Soros en España. Para eso está y por eso ha obtenido la protección del magnate.

Desde la llegada al poder y tras su vuelta de Davos, Pedro Sánchez ha abrazado la agenda de Soros para el Gobierno del Mundo. A esta agenda, la ONU la ha llamado agenda 2030 y en ella se desglosa toda la ideología de Soros y el globalismo.

Estas vinculaciones nos llevan, inequívocamente, a la Open Society Foundation, una organización subversiva que se dedica a promover una agenda criminal contra la población europea bajo lemas de “progreso, tolerancia, igualdad, democracia” y otras palabras vacías.

Y es que, Hablar de Soros en España es hablar de Pedro Sánchez en el Gobierno, de Grifols en la industria y del independentismo catalán como proyecto de ruptura de la nación; es hablar de sus proyectos para la destrucción antropológica de nuestra sociedad (políticas de género, lobbies LGTBI, destrucción del modelo familiar, lucha contra los valores cristianos y contra las tradiciones españolas, feminismo radical, fanatismo climático, animalismo, veganismo, etc).

Por otra parte y, al igual que Jose Luis R. Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega, la familia real y tantos otros políticos, de todos los espectros “ideológicos”, nuestro amado líder orweliano también es un lider de la Masonería Española.

Incluso se le ha relacionado con en club del “ojo morado” que, sino lo conocías, es un síntoma del consumo de Adrenocromo y, tal como recoge la web de la Gran Logia de España, “sin más derechos y obligaciones que aquellos que vengan determinados por el grado masónico”. A saber que clase de rituales realizará esta gente… Basta con hacer una búsqueda en google para encontrar cientos de artículos y fotografías. El papa, el rey emérito, Cristiano Ronaldo, Pablo Motos, y, en definitiva, un sin fin de famosillos con un ojo, sospechosamente, morado.

En palabras de Ricardo de la Cierva, el propósito último de la masonería no es esa definición gaseosa y fantástica, según la cual buscan una sociedad benéfica al servicio del bien común, sino que su objetivo es la extensión suprema de la secularización social, arrancar a la iglesia y la religión de la sociedad. Como aseguró León XIII, la masonería es una continuación de las enseñanzas gnósticas antiguas, una especie de síntesis entre la ilustración y el paganismo”.

Además, afirma que “existe una masonería ultrasecreta, con logias encubiertas y selectas, que tienen un poder enorme” tal como nos reveló Santiago Royuela con las cartas del exfiscal Mena, en las que se dirige a varios líderes masones, con la intención de que intercedan ante Zapatero.

Es de imaginar que, para el líder de los masones, fiel a las órdenes del Nuevo Orden Mundial (la masonería del siglo XXI) no es muy complicado reponerse del varapalo de amañar unas primarias a la secretaría general de su partido, sin control, ni censo, ni interventor.

Bastó una urna escondida tras una mampara en un Congreso extraordinario del Comité Federal, que tachó de “pucherazo” la maniobra, para derrotar, en un primer momento a Pedro Sánchez, gracias, entre otros, a Pepiño Blanco, que fue quien forzó su dimisión en el Comité Federal de la gran bronca, allá por 2018.

Según cuenta Joaquin Abad, “La organización de Soros fue la que planificó el regreso y la toma del poder” y, poco después, expulsó a los veteranos y novatos que se le oponían; una purga soviética de todo aquel que se atrevió a oponerse en las primarias o que lo expulsó de la Secretaria General, dejando, únicamente, a los genuflexos que hayan mostrado su fidelidad perruna al líder.

Ya sólo nos falta por saber si, quizás, pudo robas unas elecciones generales ya que, en su momento, la ‘Asociación Plataforma Elecciones Transparentes’ denunció tremendas irregularidades tanto en las penúltimas elecciones generales, como en las últimas. Con un agravante, en las últimas elecciones generales recibieron miles de actas que les enviaron los colaboradores de la asociación e hicieron su propio escrutinio.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es PEDROPABLO-1.jpg
Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí