Elon Musk publicó recientemente una serie de tweets señalando que el ‘Nuevo Orden Mundial’ controla e influye en el 99,9% de los principales medios de comunicación. 

El multimillonario fundador de Tesla destapó cómo los periodistas de los principales medios de comunicación engalanan las mentiras para “obtener el máximo de clics y ganar dólares en publicidad” para sus amos globalistas. Musk no perdonó a los medios, los llamó hipócritas y señaló que el público ya no confía en ellos.

Musk dice que quiere que los ciudadanos comunes se ‘despierten’ y se den cuenta de quién es realmente el dueño de los medios que se ven obligados a consumir.

Thefreethoughtproject.com informa: Dijo que no anuncia Tesla, su compañía de automóviles eléctricos, lo que significa que no aporta dinero a los medios, que dependen de los dólares de publicidad para mantenerse en el negocio.

Tesla no se rinde ante el Nuevo Orden Mundial

Por otro lado, la industria automotriz tradicional y las compañías de combustibles fósiles se encuentran entre los anunciantes más grandes del mundo, lo que significa que son una de las industrias principales que mantienen en el negocio a los principales medios de comunicación. Cuando llega el momento de cubrir una historia que involucra a estas industrias, los periodistas y las organizaciones de medios tienen un sesgo obvio y un conflicto de intereses que influirá en su cobertura de la historia incluso si no se les dio órdenes explícitas de crear propaganda.

“La hipocresía más santa que tú de las grandes empresas de medios de comunicación que afirman la verdad, pero publican sólo lo suficiente para endulzar la mentira, es la razón por la que el público ya no las respeta. El problema es que los periodistas están bajo una presión constante para obtener el máximo de clics y ganar dólares publicitarios o ser despedidos. Situación delicada, ya que Tesla no hace publicidad, pero las compañías de combustibles fósiles y las compañías de automóviles a gas / diesel se encuentran entre los mayores anunciantes del mundo ”, dijo Musk.

Uno de los oscuros secretos de la industria de la publicidad es el hecho de que los comerciales no siempre tienen la intención de vender algo, sino que a veces son un soborno encubierto, que las corporaciones utilizan para controlar la narrativa de las fuentes de noticias patrocinadas. Un ejemplo obvio de esto es cómo los proveedores de armas militares como Boeing o Lockheed Martin se anuncian en las principales redes a pesar de que sus productos no están disponibles para la venta a las personas que ven los anuncios.

No es una coincidencia que las historias internacionales estén cubiertas con un sesgo a favor de la guerra en todas las plataformas de medios importantes cuando los traficantes de armas se anuncian en cada una; de hecho, esa es la razón por la que se anuncian. Lo mismo ocurre con los anuncios de reclutamiento para los militares, estos tienen el doble propósito de reclutar y también controlar la narrativa del medio de comunicación al convertirse en su patrocinador.

Elon Musk va a eliminar a Snopes, Politifact y Newtral

A continuación, Musk anunció que planeaba crear su propio sitio web de clasificación de medios que calificaría la credibilidad de los periodistas mediante las reseñas de los lectores. También publicó una encuesta preguntando a sus seguidores si sería una buena idea, o dio la opción sarcástica de “no, los medios son geniales”.

Musk sugirió que llamaría a su sitio “Pravda”, y aunque parecería que estos eran pensamientos  que le salían de la cabeza, un seguidor de Twitter señaló que uno de los agentes de Musk “incorporó Pravda Corp en California” en octubre de 2017.

A diferencia de los sitios centralizados de verificación de datos como Snopes o Politifact, que tienen un sesgo obvio, un sitio que permitiera al público decidir en quién confiaba podría ser una forma interesante de calificar a los periodistas. Por supuesto, cualquier tipo de sistema de clasificación depende de las opiniones de las masas, que a veces pueden estar equivocadas y casi siempre son controvertidas. Sin embargo, este parece ser el mejor modelo que se ha propuesto hasta ahora, y no parece favorecer a los medios dominantes como lo hacen otros “verificadores de hechos” populares.

Pincha aquí para despertar