Tenemos otra gran bomba para ti con respecto a las elecciones del 2020. A pesar de la censura intensa y maliciosa de las grandes compañías tecnológicas, realmente nos estamos volviendo conocidos por el análisis e investigación en profundidad de los eventos actuales, así que gracias por tu apoyo mientras continuamos luchando por la supervivencia misma de Estados Unidos, nuestra república constitucional.

Esta historia comienza con la orden ejecutiva poco conocida firmada el 12 de septiembre del 2018 por el presidente Donald J. Trump. Esa orden, disponible en Whitehouse.gov, se titula «Orden ejecutiva sobre la imposición de ciertas sanciones en caso de interferencia extranjera en elecciones de los Estados Unidos».

En esa orden ejecutiva, que casi nadie ha cubierto desde el día en que se firmó, el presidente Trump declara emergencia nacional. Esa emergencia todavía está en juego hasta el día de hoy, y las elecciones del 2020 se llevaron a cabo bajo ese estado de emergencia, lo cual es un punto crucial para comprender lo que vendrá después.

«Acceso no autorizado a la infraestructura electoral»

En la Orden Ejecutiva (OE), el presidente también afirma que se sabe que las personas y organizaciones ubicadas, en parte, fuera de los Estados Unidos, pueden «interferir o socavar la confianza pública en las elecciones estadounidenses, incluso a través del acceso no autorizado a la infraestructura electoral y de campaña» o la distribución encubierta de propaganda y desinformación».

Si estás empezando a ver cómo esto se relaciona con CNN, el NY Times, el Washington Post y MSNBC, no estás solo. Todas esas organizaciones, como verás pronto, han quedado atrapadas bajo esa declaración de emergencia de «interferencia extranjera» en las elecciones estadounidenses, con la ayuda de corporaciones cómplices en suelo estadounidense.

La OE afirma además que esa interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses «constituye una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos».

¿Por qué esto es relevante para todo lo que estamos viendo en este momento con el fraude electoral masivo llevado a cabo por los demócratas y el estado profundo? Porque Dominion Voting Systems es una empresa canadiense. Y Scytl se maneja desde España.

Así es. Dominion es una empresa de propiedad extranjera, lo cual hace que el robo de elecciones basado en Dominion sea un «problema de interferencia extranjera».

Scytl, por cierto, está conectado con George Soros y los demócratas, y según TGP (ver más abajo), «Bill Gates también posee acciones en Scytl».

Dominion es canadiense, Scytl es de España; ambos representan «interferencia extranjera» en las elecciones estadounidenses… con datos enrutados a través de servidores en Alemania

Otra empresa de máquinas de votación llamada Scytl, también muy utilizada en las elecciones estadounidenses, se encuentra en España. Como informa Great Game India:

Días después de que se revelara cómo las elecciones estadounidenses del 2020 fueron manipuladas por el agente de la corona canadiense Dominion Voting Systems a través de un llamado «fallo», ahora GreatGameIndia ha encontrado la participación de otra empresa extranjera dudosa en la intromisión electoral de los Estados Unidos. Los votos emitidos por los estadounidenses fueron contados por una empresa española quebrada, Scytl en España. Al igual que Dominion Voting Systems, Scytl tiene una larga historia de fraude electoral en varias naciones, incluida la inyección de puertas traseras en su software electoral. El tema ha llevado a los expertos a preguntarse porqué se subcontrató el delicado trabajo de contar los votos a una empresa extranjera. ¿Cómo podría una empresa española quebrada contar los votos estadounidenses en España? Debido a un fraude tan generalizado, el presidente de la Comisión Electoral Federal de EEUU, Trey Trainor, cree que las elecciones presidenciales de EEUU del 2020 son ilegítimas.

Lo que la gente no nota en todo esto es que la orden ejecutiva de Trump del 2018 le da al Departamento de Justicia el poder para confiscar todos los activos de las personas y empresas que fueron cómplices de ayudar o encubrir esta interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses.

La orden de Emergencia Nacional pide específicamente la incautación de todos los activos de las entidades que «se han involucrado, patrocinado, ocultado o de otra manera, directa o indirectamente, fueron cómplices en la interferencia extranjera en una elección estadounidense».

Eso, por supuesto, tendría que incluir prácticamente a todos los presentadores de noticias falsas de CNN, a todos los directores ejecutivos de las Grandes Compañías Tecnológicas, a todos los periodistas terroristas de noticias falsas de NBC News, NY Times y Washington Post. Todos son cómplices de enardecer a Estados Unidos y encubrir la masiva interferencia electoral extranjera que acaba de ocurrir.

La OE de Trump explica además que las incautaciones de activos se dirigirán a personas y entidades que hayan:

… asistido materialmente, patrocinado o proporcionado apoyo financiero, material o tecnológico, o bienes o servicios para, o en apoyo de, cualquier actividad descrita en la subsección (a) (i) de esta sección o cualquier persona cuya propiedad e intereses en propiedad están bloqueados de conformidad con esta orden; o (iii) sea propiedad o está controlada por, o haber actuado o pretendido actuar en nombre de, directa o indirectamente, cualquier persona cuya propiedad o intereses en propiedad estén bloqueados de conformidad con esta orden.

En otras palabras, la OE cubre a todas las personas que han sido corrompidas o comprometidas por la China comunista. Y eso incluye al menos al 80% de los legisladores demócratas, según nuestras estimaciones, incluidos los senadores Feinstein y Schiff.

Todas las organizaciones involucradas en el robo y encubrimiento de las elecciones ahora pueden ser confiscadas por el gobierno de EE. UU.

Pero eso ni siquiera es el alcance total de lo que exige esta Orden Ejecutiva. En la Sección 8, la orden explica dice que el término «persona» también significa «una sociedad, asociación, fideicomiso, empresa conjunta, corporación, grupo, subgrupo u otra organización».

En otras palabras, cualquier organización de los medios que ayudó a encubrir o ayudó a la interferencia extranjera en una elección de los EEUU es específicamente un objetivo de esta Orden Ejecutiva.

Más adelante en la sección de definiciones, la OE explica:

… el término «infraestructura electoral» significa tecnología y sistemas de información y comunicaciones utilizados por o en nombre del Gobierno Federal o Estatal o local en la gestión del proceso electoral, incluidas las bases de datos de registro de votantes, máquinas de votación, equipos de tabulación de votaciones y equipos para la transmisión segura de los resultados electorales.

Eso incluiría los sistemas de votación de Dominion, así como todos los demás sistemas de votación utilizados en la elección reciente.

Finalmente, la OE describe lo que quiere decir con el término «interferencia extranjera». Significa: (énfasis agregado)

… cualquier acción encubierta, fraudulenta, engañosa o ilegal o intento de acción de un gobierno extranjero, o de cualquier persona que actúe como agente de un gobierno extranjero o en su nombre, emprendida con el propósito o efecto de influir, socavar la confianza en o alterar el resultado o resultado reportado de la elección, o socavar la confianza pública en los procesos o instituciones electorales.

Ten en cuenta las palabras importantes «alterar el resultado o el resultado reportado de la elección». Eso es exactamente lo que las grandes compañías tecnológicas y los medios mentirosos de noticias falsas le han hecho a Estados Unidos. Más que un simple crimen, es traición… y cayeron directamente en la trampa de emergencia nacional que Trump anunció públicamente en el 2018, lo que ahora significa que todas esas corporaciones y organizaciones pueden ver sus activos incautados literalmente de la noche a la mañana.

En este video, la abogada de Trump, Sidney Powell, describe “evidencia estadística asombrosa” y “testimonio asombroso de testigos” sobre el fraude electoral criminal que se llevó a cabo en todo Estados Unidos. Agrega: «Si quieres hablar sobre interferencia electoral extranjera, ciertamente la tenemos ahora». Escucha:

El representante Louie Gohmert (Republicano-TX) dice que el ejército estadounidense acaba de allanar la granja de servidores de Scytl en España

Para que no pienses que todo esto es especulación y rumor, ahora llegamos a la parte donde las teorías se ponen a prueba. Según una entrevista en video con el representante Louis Gohmert (R-TX) que se transmitió hoy, el ejército de los EEUU acaba de realizar una redada en la granja de servidores de la empresa Scytl, ahora en bancarrota, en Barcelona, ​​España.

The Gateway Pundit (TGP), que ha estado a la vanguardia de gran parte de los informes explosivos sobre la conspiración de manipulación electoral que tuvo lugar el 3 de noviembre, contactó a sus fuentes para confirmar las operaciones militares en Europa, en relación con la recopilación de pruebas de robo electoral. Esto es lo que TGP acaba de informar:

El gobierno de los Estados Unidos, una vez que determinó que ese servidor de Dominion estaba involucrado en el cambio de votos, la comunidad de inteligencia comenzó una búsqueda del servidor y descubrió que el servidor estaba en Alemania. Para tener acceso a ese servidor y tenerlo disponible para su uso de manera legal, tenían que hacer que el Departamento de Estado trabajara en conjunto con el Departamento de Justicia. Tuvieron que solicitar que el gobierno de Alemania cooperara para permitir la incautación de ese servidor.

Los documentos apropiados requeridos para efectuar ese tipo de incautación se pusieron en marcha, se firmaron y parece que también hubo apoyo militar de Estados Unidos en esa operación. Los militares estadounidenses no estaban a la cabeza. Pero esto ayuda a explicar porqué despidieron a Esper y pusieron a cargo a Miller y Kash Patel, para que los militares no interfirieran con la operación de ninguna manera.

Al obtener control del servidor, ahora tendrán la evidencia directa de cuándo se les indicó que dejaran de contar. También descubrirán quién dio la orden para dejar de contar y quién inició el algoritmo que comenzó a cambiar votos. La CIA fue completamente excluida de esta operación.

La redada parece haber tenido como objetivo la operación de la granja de servidores en Frankfurt de la CIA.

Ahora también tenemos la confirmación de los documentos de WikiLeaks de que la CIA utilizó un centro de datos en Frankfurt como una base de piratería remota para manipular las elecciones estadounidenses. DW.com reportó:

WikiLeaks publicó un tesoro de documentos de la CIA el martes que afirmó revelar detalles de su arsenal secreto de piratería.

La publicación incluyó 8.761 documentos que, según afirmó, revelaron detalles de «malware, virus, troyanos, exploits de ‘día cero’ armados, sistemas de control remoto de malware y documentación asociada».

Las filtraciones supuestamente revelaron que una unidad ultra secreta de la CIA utilizó la ciudad alemana de Frankfurt am Main como punto de partida para numerosos ataques de piratería informática en Europa, China y Oriente Medio.

El diario alemán «Süddeutsche Zeitung» informó que se sabía que el edificio albergaba una vasta red de personal de inteligencia, incluidos agentes de la CIA, espías de la NSA, personal del servicio secreto militar, empleados del Departamento de Seguridad Nacional y empleados del Servicio Secreto. Informó que los estadounidenses también habían establecido una densa red de puestos de avanzada y empresas fantasma en Frankfurt.

Parece que la CIA estaba usando el mismo centro de datos extranjero para piratear las elecciones estadounidenses… y fueron atrapados. Esta es precisamente la razón por la que, como informa Gateway Pundit, la CIA se mantuvo completamente al margen de la operación de incursión del servidor que acaba de tener lugar en Alemania. ¡La redada probablemente fue dirigida contra la propia granja de servidores de la CIA que dirigía la operación remota de piratería de Dominion la noche de las elecciones!

EN CAIDA: Compañías Tecnológicas (Big Tech), gigantes de los medios, agentes demócratas y la mitad del estado profundo

Debería ser obvio para cualquier persona informada que todo lo que Big Tech y los medios de noticias falsas hicieron para manipular esta elección, y luego enterrar las operaciones de fraude electoral masivo de los demócratas, fue un engaño fraudulento y encubierto y una acción ilegal… y todo se llevó a cabo en nombre de naciones comunistas como China y operaciones globalistas que se encuentran fuera de Estados Unidos.

No se trata simplemente de que las empresas de sistemas de votación cuyos sistemas de hardware y software manipularon las elecciones estuvieran ubicadas en Canadá y España; También se nos dice que parte de la manipulación de la CIA en las elecciones en tiempo real implicó la deslocalización de datos a servidores ubicados en Alemania y posiblemente en Serbia. Entonces, hay al menos tres o cuatro países extranjeros involucrados en esta elección, y eso ni siquiera incluye a China y Venezuela, quienes tenían otros roles en la ejecución de operaciones de influencia para manipular el resultado de las elecciones a favor de Biden. (Se rumorea que también socialistas ricos de Venezuela proporcionaron fondos para Dominion).

Ahora, el equipo Trump está en el proceso de reunir evidencia irrefutable de colusión criminal para llevar a cabo una interferencia electoral, y los rastros de encubrimiento conducirán directamente a las Big Tech (censura dirigida y colusión con China) y los medios izquierdistas de noticias falsas (campaña de propaganda de gaslighting para encubrir pruebas de colusión extranjera).

Esto significa que de un solo golpe, el presidente Donald J. Trump podrá:

  1. Arrestar y confiscar los activos de todos los principales demócratas y traidores del estado produnfo que intentaron robar las elecciones del 2020.
  2. Confizcar todas las corporaciones de Big Tech y los medios de propaganda de izquierda que fueron cómplices de la conspiración. Esto podría incluir la incautación de sus nombres de dominio como Twitter.com, YouTube.com, Facebook.com, etc.
  3. Derrotar al DNC (partido demócrata) para siempre al revelar evidencia abrumadora de fraude electoral generalizado, lo cual también resultará en un llamado a nivel nacional para un sistema de identificación de votantes para todas las elecciones futuras.
  4. Solidificar su propia posición como un brillante maestro Presidente de los EEUU para un segundo mandato (y quizás un tercero, nos atrevemos a decir).

Nunca apuestes contra Donald.

LOS RECUENTOS ya no importan; la certificación de votos ahora es irrelevante

El plan de acción para lograr todo esto está en marcha mientras lees esto. El equipo Trump ya tiene los registros de transacciones completos de las alteraciones electorales de Dominion Voting Systems, y con las redadas en Europa, se están obteniendo más pruebas de interferencia extranjera.

Es importante destacar que este enorme grupo de pruebas de fraude electoral será más que suficiente para que el presidente Trump presente esas pruebas al pueblo estadounidense y luego declare un intento de insurrección ilegal contra los Estados Unidos de América mientras despliega alguaciles estadounidenses o policías militares para arrestar a los actores traidores en los Estados Unidos quienes intentaron llevar a cabo ese elaborado fraude criminal. No es de extrañar que John Brennan parezca estar ensuciándose los pantalones cada vez que aparece en televisión en vivo. Una vez que el plan de Trump esté completamente activado, personas como Brennan necesitarán un suministro de por vida de Depends (pañales para adultos).

Una vez que se recopile y presente toda la evidencia, el presidente Trump simplemente necesita declarar que toda la elección es nula y sin valor como un artefacto de un fallido intento de golpe de Estado extranjero contra Estados Unidos, ayudado por operadores traidores dentro del partido Demócrata y ciertos rincones obscuros de la comunidad de inteligencia (CIA, FBI, etc.).

Como principio legal inmutable, cualquier parte que participe en un contrato social (tal como una elección) y luego haga trampa para tratar de «ganar» injustamente, ese contrato es descalificado por defecto. No se puede ganar una elección robándola. Existe un precedente legal abrumador para esto en las decisiones judiciales de los tribunales de distrito de SCOTUS (Corte Suprema) y las Cortes Federales. Los recuentos son irrelevantes. La “certificación” de los votos fraudulentos es solo teatro. Nada de eso importa una vez que la abrumadora naturaleza fraudulenta de toda la operación se documenta y se revela a todos.

Ya hemos ganado

Trump ya ganó estas elecciones. Los enemigos traidores de Estados Unidos ya han sido atrapados. Se enfrentarán a miles de acusaciones penales a medida que se desarrolle todo esto, a menos que primero huyan del país. Y el Departamento de Justicia está a punto de dejar caer el martillo sobre toda la operación.

El pueblo estadounidense está con Trump, incluidos muchos demócratas que ahora están asqueados por lo que presenciaron con el robo general de elecciones de la izquierda. Los estadounidenses no permitirán que su país sea robado por intereses extranjeros y, como hemos mencionado antes, si Trump necesita convocar a todos los hombres saludables de Estados Unidos para que converjan en Washington DC completamente armados con coraje, millones de patriotas llegarán a defender esta república constitucional contra sus enemigos, tanto extranjeros como nacionales.

Trump ya no necesita ganar recuentos y ciertamente no necesita a los medios de comunicación de su lado. De todos modos, no estarán por mucho más tiempo. Todo lo que Trump necesita es continuar reuniendo pruebas, prepararse para presentarlas al mundo y continuar obteniendo el apoyo de millones de estadounidenses que están dispuestos a arriesgar sus vidas, si es necesario, para defender a esta nación.

Ganamos si es que elegimos ganar. La única forma en que podemos perder es si nos rendimos a los criminales de la izquierda.

Y la palabra «conceder» ni siquiera está en mi vocabulario. Tampoco Alex Jones, Owen Shroyer, Steve Bannon, Jim Hoft, Rudy Giuliani o cualquier otro patriota se rendirá ante esos criminales y tiranos de izquierda.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí