Las protestas contra las restricciones impuestas para combatir el Covid se han extendido este fin de semana por varias ciudades españolas: Barcelona, Burgos, Bilbao, Vitoria o Valencia, y también en otras con poca tradición de algaradas, como Santander, Zaragoza, Granada, Logroño o Haro. Incluso Madrid, que permanecía en calma, se sumó anoche a oleada de disturbios. Algunas de las protestas derivaron en saquesos, caso de Barcelona y Logroño, en saqueos, y se saldaron con varias decenas de detenidos y numerosos contusionados, muchos de ellos policías.

Pero no todos protestaron por los mismos motivos, aunque en el fondo buscan lo mismo: la caída del gobierno corrupto. En Logroño se impusieron los gritos de «Sánchez, dimisión» o «más expertos y menos políticos», mientras que en Vitoria destacaron los alborotadores contra el Nuevo Orden Mundial, en Burgos predominaron los jóvenes indignados con el toque de queda -que en Castilla y León empieza a las diez de la noche- y en Santander se sumaron los antisistema. A última hora, en Madrid, poco más de un centenar de jóvenes trataron de cortar el tráfico en la Gran Vía, obligando a intervenir a los agentes antidisturbios, que realizaron varias detenciones.

En Burgos, el barrio de Gamonal, que protagonizó violentas revueltas en 2014, volvió a ser el viernes epicentro de disturbios. Los altercados comenzaron después de que numerosas personas, en su mayoría jóvenes, interrumpieran la circulación y bloquearan la vía con contenedores al grito de «libertad».

Los disturbios se extienden por toda España con el toque de queda 

Los disturbios y la violencia se han extendido por toda España este sábado con el toque de queda. Los altercados, que se han extendido a otros puntos del país respecto a los ocurridos el viernes, se han saldado por el momento con 53 detenidos en todo el país, 33 en Madrid, 7 en Logroño, 5 en Santander, 4 en Igualada, 4 en Bilbao y un detenido en Málaga y otro en Ibiza.

Carreras, lanzamiento de objetos y quema de contenedores fueron el denominador común de unas protestas que, como ya ocurriese la noche del viernes, fueron convocadas desde las redes sociales para censurar el toque de queda y los confinamientos selectivos.

En Madrid, pasadas las 22.00 horas los agentes de seguridad desalojaron la Puerta del Sol donde estaba convocadas una manifestación bajo el lema ‘Salimos a la calle, el pueblo está cansado’.

Ante esta situación los asistentes trasladaron su protesta a la Plaza de Ópera donde se concentraron más de un centenar de personas con lemas contra el Gobierno de Pedro Sánchez.

Al término de esta manifestación los asistentes fueron a Plaza España donde instalaron barricadas, quemaron contenedores con el objetivo de cerrar la Gran Vía.

La Policía se tuvo que retirar

En Barcelona, en un momento determinado y de forma coordinada, los manifestantes atacaron con piedras y patadas a las dotaciones policiales, causando graves daños en dos furgonetas. Los agentes se tuvieron que replegar hasta la llegada desde Miranda de Ebro de otras unidades.

Tras una tensa y explosiva noche, Barcelona vivió ayer una nueva jornada de protestas, que toparon con las fuertes medidas de seguridad que los Mossos d’Esquadra habían desplegado en la ciudad. Desde las 18.00 horas hasta la medianoche coincidieron en la Ciudad Condal hasta seis convocatorias. Por un lado, los afectados del sector de la noche, por otro, los que querían celebrar Halloween, también estaban ciudadanos hartos del gobierno y el Nuevo Orden Mundial, aunque no faltaron los cachorros de la CUP, a los que se sumaron, excepcionalmente, los que protestaron por el desalojo de una casa okupa en uno de los barrios más ostentosos de la capital catalana. En esa protesta, resultó detenido uno de los okupas. Fueron estos últimos los que rompieron varios cristales de uno de los edificios del Ayuntamiento en la plaza San Miguel e hicieron pintadas a favor de la okupación. Al acabar la protesta, algunos encapuchados encendieron una hoguera a la puerta del edificio, lo que obligó a intervenir a los Mossos d’Esquadra.

La virulencia de las protestas sorprendió a los mandos de la policía autonómica, que no esperaban reacción tan violenta. Respecto a los saqueos, imágenes que se hicieron virales en las redes sociales, los Mossos confirmaron a ABC la detención de un menor que, presuntamente, habría robado una bicicleta y que, al parecer, la habría puesto a la venta por internet.

¿Quienes son los manifestantes violentos?

En las redes sociales hay mucho debate sobre quienes son los manifestantes violentos y que tipo de ideología tienen. Lo cierto es que en estas manifestaciones podemos encontrar todo tipo de grupos: extrema izquierda, antifas, abertzales, extrema derecha, anarquistas, antisistema, antinwo, hooligans e incluso menas y policías infiltrados que se sumaron a los saqueos. El pueblo no acepta volver a ser encerrados y no tiene nada que perder. Esto es el principio de un gran estallido social que se avecina, ya que solo estamos a 1 de Noviembre. La gente se está arruinando y cada vez más personas sin nada que perder saldrán a generar disturbios y hacer arder el país. España se está convirtiendo en un estado fallido. No hay trabajo, el gobierno está reprimiendo a la población e imponiendo toques de queda para arruinar aún más el país. La sanidad no atiende a los pacientes, no hay fondos para pagar los ERTE ni los ERE.

La gente sencillamente no aguanta más y aunque las protestas han empezado en la calle, pueden acabar en la puerta de la casa de los ministros, exigiendo la cabeza de los corruptos. No sabemos cuál es el destino de los tiranos que nos gobiernan ni como acabará todo esto, pero una cosa es segura: el pueblo está harto.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí