Considerada como una de las personas más ricas del mundo, George Soros ha reflejado cuáles son los últimos sueños que espera cumplir. El magnate millonario de origen judío, como presidente de la Open Society Foundations y principal financiador del Partido Demócrata llegó a donar hasta ocho mil millones de dólares, cantidades que fueron destinadas a causas para la educación, la salud pública y la supuesta consolidación de los Derechos Humanos en diversos países de la región europea y América.

Es difícil seguir el rastro de sus finanzas ya que siempre intenta enmascararlo todo a través de organizaciones sin ánimo de lucro para lavar dinero. Todo su propósito es comprar corredores de poder, medios de comunicación y, sobre todo, universidades.

Entre los objetivos principales que persigue la leyenda financiera de Soros, se encuentra la compra de acciones, organizaciones sin animo de lucro, narcotráfico, narcoterrorismo, medios de comunicación y universidades. Geoge Soros dispone de activos financieros donde cuenta con rentables inversiones en:

  • Universidad de Dartmouth
  • Skull & Bones
  • El gobierno mundial en la sombra (Deep state)
  • El consorcio financiero y bancario Rothschild
  • Universidad de Yale
  • Greenpeace

George Soros realmente dirige el Partido Demócrata

El último estadounidense prominente en decir la verdad sobre el filántropo judío George Soros: Ginni Thomas, una activista y esposa del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas.

Ginni Thomas compartió un meme en Facebook el miércoles afirmando que la familia de Soros es malvada y realmente dirige el Partido Demócrata.

El meme, publicado por primera vez por una página de derecha llamada “El gran movimiento estadounidense”, muestra una recopilación de fotos de figuras demócratas posando con los hijos de Soros, el financiador de lobbys judío-estadounidense y megadonante demócrata. Los demócratas incluyen a la senadora Kamala Harris, nominada a la vicepresidencia; La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; y Hillary Clinton, la candidata presidencial de 2016.

Un pie de foto dice: “¿Quién dirige realmente el Partido Demócrata? … La familia Soros. La publicación original también dice: “George Soros está entrenando a su familia para continuar con su malvado legado …”

Además, el miembro del republicano esperanzado en California, Eric Early, califica al filántropo nacido en Hungría como un ‘peligro para nuestra nación’.

Soros perdió cerca de mil millones de dólares cuando Trump ganó la presidencia de EE.UU.

Una victoria de Trump afectaría no solo la ideología de Soros sino también su economía. Cuando triunfó el mandatario en el 2016, George Soros perdió cerca de mil millones de dólares, dado que falló el pronóstico del magnate.

Pese a tener a los medios masivos en su contra, alegando que Trump perdería en las elecciones, venció y la respuesta del mercado bursátil fue inmediata: se alzó.

Contrario a su rival, Hillary Clinton, que promovía la regulación de precios (sobre todo en el sector farmacéutico), Trump apuntó a liberar restricciones y remover la intervención del Estado en el sector salud. Lo cual dio confianza al sector productivo, en particular a los inversores.

La censura progresista influye sobre las encuestas

El triunfo de Trump contradijo las especulaciones de quienes se guiaron por los grandes medios y afectaron las inversiones de especuladores como Soros.

Nuevamente el fenómeno se repite, las encuestadoras apuntan a la derrota de Trump y el triunfo de Biden con hasta un 71 % de los votos de acuerdo a la encuestadora FiveThirtyEight.

Sin embargo, no toma en consideración que más del 62 % de los americanos tiene miedo de decir sus opiniones políticas públicamente. Si gran parte de la población calla su opinión, difícilmente sean objetivos los resultados.

La «cultura de la cancelación» impulsada desde la izquierda política involucra desde censura en redes sociales hasta despidos laborales.

Según la encuesta del Instituto CATO, “los progresistas se destacan como el único grupo político que siente que puede expresarse. Casi 6 de cada 10 (58 %) de los progresistas acérrimos sienten que pueden decir lo que creen”.

Incluso los progresistas moderados están preocupados por la censura imperante. Intelectuales renombrados firmaron una carta para poner fin a la cultura de la cancelación alegando: «Las fuerzas del iliberalismo están ganando fuerza en todo el mundo y tienen un poderoso aliado en Donald Trump», exclaman. E invitan a sus coidearios a no permitir que la resistencia se endurezca en su propio tipo de dogma o coerción, «que los demagogos de derecha ya están explotando».

Tal como advierten los intelectuales progresistas, lo que da fuerza a la campaña de Trump es que ofrece una voz a quienes temen dar sus opiniones ante los medios dominados por el progresismo.

Pues en una nación libre como EE.UU. existe la libertad de criticar y burlarse del mandatario (al que acusan de ser iliberal) sin temor a represalias, mientras enfrentar los postulados progresistas conlleva serios riesgos.

Por ello los progresistas temen, como Soros, que este clima beneficie al presidente. Pues termina él siendo un héroe de la libertad de expresión al enfrentarse a quienes buscan regular cómo, qué y quién habla.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí