El descontento con el gobierno español se acentúa con gran fuerza, ya que no ha tenido la capacidad de llevar las riendas del país, y también ha intentado modificar la legislación para colocarle una carga política a la misma, parcializando así la constitución, lo que representa una violación a la soberanía interna del país.

Manipulación de la justicia

Es cierto que un presidente debe cuidar a los que están a su lado en todo momento, debe encargarse de que proporcionales fuentes de trabajo suficientes, comodidades para que desempeñen sus cargos de buena manera, y herramientas que les permitan trabajar para el progreso de la nación, sin embrego, eso no significa ayudar a un delincuente.

A pesar de tener menos de un año en el poder, Pedro Sánchez ya ha utilizado sus facultades para impedir la imputación legal de Pablo Iglesias por el caso Dina. Lo que deja mucho que desear de un mandatario que no ha tenido la destreza suficiente para sortear la crisis actual, sino que se enfoca en liberar que no merecen ninguna clase de indulto.

Además, es bien sabido que si Pablo Iglesias en realidad es inocente de los cargos por los que debe ser procesado, este saldrá como un hombre libre, e incluso se pudiese ganar el respeto de un pueblo que en su mayoría le aborrece por sus nexos demostrables con organizaciones corruptas.

Sin embargo, parece que dentro de la cúpula de poder, se tiene la certeza de la culpabilidad de Pablo Iglesias en los delitos de los cuales está implicado, ya que el nuevo presidente, ha tenido que correr en su ayuda, a tal punto de querer modificar las leyes para liberar a su compañero de campaña, de un posible juicio que termine en condena justa.

Impulso a los jueces del Supremo

El Tribunal Supremo de Justicia tiene planificado realizar una triple imputación hacia Pablo Iglesias, a causa de los diversos actos ilícitos de los cuales ha sido participe, sin embargo, la presión ejercida sobre estos por parte del gobierno de Pedro Sánchez, resulta ser increíble. Por lo que se ha lanzado una colecta de firmas para que dicho juicio se lleve a cabo.

La colecta de firmas tiene como objetivo llegar a los 100.000 participantes, para que este ser no quede impune y responda ante la justicia. Para el 20 de octubre de 2020 se tienen 58.000 firmas, y se espera que en pocos días la petición aumente. Sin embargo, la población tiene cierto recelo de que pueda suceder lo mismo que en Venezuela en el 2002.

En otras palabras, es muy probable que, gracias a las relaciones que tiene este gobierno con la dictadura venezolana, la lista sea utilizada como método de castigo hacia aquellos que firmen la petición. Sin embargo, si se logra recaudar la totalidad de las firmas, y se realiza la imputación del Pablo Iglesias, se pudiese crear un caos político.

Dicho caos propiciaría la salida temprana de la alianza PSOE-Podemos del poder, liberando a España de lo que ha sido un gobierno inepto.

Pincha aquí para despertar