El comunismo es un sistema de gobierno totalitario, que busca centralizar el poder en una sola persona e impone un modelo de vida controlado por el estado en el cual se reparte la miseria y el hambre para el pueblo, mientras que quienes gobiernan ejercen el poder despótico, al controlar las necesidades de las personas.

La realidad 

El comunismo se caracteriza por despreciar la propiedad privada, la capacidad de invención personal, y la independencia que puede llegar a tener cada individuo. Las empresas pasan lentamente a ser controladas por el estado, el cual reparte de manera “equitativa” cada uno de los productos fabricados, colocándose así como el ser supremo dentro del estado.

Para tener ejemplos de esto no hace falta remontarse al pasado, basta con ver a los comunistas actuales, y el estado de decadencia en el cual han sumergido a sus respectivos países, convirtiéndoles en la burla del mundo y en paraísos para los negocios ilegales, incluyendo el tráfico de drogas.

El gobierno venezolano, antiguamente ejercido por Hugo Chávez, y actualmente continuado por Nicolás Maduro, se ha caracterizado por la expropiación de la empresa privada, el tráfico de drogas, llevar a la ruina a un país entero, generar milicias adoctrinadas que masacran al pueblo, y desaparecer a cualquier oponente que encuentren.

Algo similar ocurre en Corea del Norte, aunque esto es un aspecto un poco más serio, ya que se conoce la devoción forzada que el pueblo norcoreano le debe tener a su “líder supremo”, así como la inestabilidad mental del mismo, el cual pudiese llegar a provocar una guerra nuclear. En este país la libertad está tan coartada, que no se tiene acceso a internet.

El comunismo en España

Dejando de lado el hecho de poseer una monarquía, en España se puede ejercer el derecho al voto libre, sin embargo, en las últimas elecciones se ha visto como una parte considerable de la población se inclina por un cambio de gobierno, el cual es abiertamente comunista. Y como principales actores en dicho teatro, se encuentra Pablo Iglesias.

Por mucho que se desee limpiar el nombre de este hombre, cada vez salen a la luz detalles y rasgos de su personalidad y pasado, que dejan ver la clase de futuro que le puede esperar a España, si se sigue acercando más al comunismo. Este no solo se presenta como un radical izquierdista, sino que ha tenido nexos con el gobierno venezolano.

De hecho, PDVSA solicitó en un comunicado formal, que no se le investigue a Pablo Iglesias al estar vinculado de manera directa con una financiación realizada por el difunto Hugo Chávez, a través de la misma PDVSA, con la cual se conformó el partido político Podemos. Dinero que jamás debió haber salido de la empresa venezolana.

Si España mantiene el camino que lleva, puede caer en un gobierno que acrecentará la crisis por la cual atraviesa el país. Se debe recordar que las promesas del comunismo/socialismo de un futuro mejor, jamás es cumplida, y que solo ven riquezas quienes están en el poder.

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí