El Movimiento QAnon comenzó a mediados de 2017 y atrajo a muchos seguidores. Parte de la información compartida dentro de la organización poco conectada era auténtica y de alta calidad. Debido a su éxito y popularidad, las influencias externas de Rusia y otros se han insertado en el movimiento y están actuando como disruptores.

QAnon es una de las historias más fascinantes de la historia reciente. The American Thinker escribió sobre Qanon el mes pasado:
Q apareció por primera vez en octubre de 2017 en un foro anónimo en línea llamado 4Chan, publicando mensajes que implicaban un conocimiento superior de los próximos eventos. Más de 3.000 mensajes más tarde, Q ha creado un retrato inquietante y multifacético de un sindicato del crimen global que opera con impunidad. Los seguidores de Q en la comunidad de QAnon analizan fielmente cada detalle de los drops de Q.

Los principales medios de comunicación han publicado cientos de artículos que atacan a Q como una conspiración de derecha, especialmente después de que el presidente Trump parecía confirmar públicamente su conexión con él. En un mitin en Carolina del Norte en 2019, Trump hizo un punto para llamar la atención sobre un bebé que usaba un mono con una gran Q.

Por supuesto, cualquier cosa remotamente vinculada a Trump será atacada por los medios liberales y la izquierda, por lo que QAnon fue atacado sin piedad por los autoritarios en nuestros medios.

QAnon afirma mucho de su éxito en la información de calidad. Pero no toda Q es legítima. El movimiento Q está atrayendo a una letanía de extraños. Q es ahora un blanco de influencias extranjeras, incluidos los rusos y los chinos.

Actualmente, en la prensa es definido como una teoría de la conspiración de derecha que se rige bajo la idea de que un informante anónimo revela cómo el mandatario estadounidense está liderando una guerra secreta contra el llamado “Estado profundo”.

Sus seguidores crecen con el paso de los días. Luego de que a nivel internacional se habló de una pandemia —en marzo de 2020—, en Facebook, por ejemplo, los suscriptores de los grupos públicos de QAnon aumentaron en un 700 por ciento, de acuerdo con una investigación de la BBC.

Por tanto es normal que con tan rápido crecimiento, cada día más gente conozca esta realidad silenciada sistemáticamente por la prensa. El movimiento Qanon ha demostrado ser real, hay una operación para liberar a la humanidad de las élites pedófilas en marcha. Actualmente nos encontramos en plena tormenta (The Storm) y eso está haciendo que la batalla se intensifique, provocando la caída de figuras importantes y aumentando la censura hasta extremos insospechados. Esto lo único que provoca es un efecto dominó de conciencias que descubren todo esto y se empiezan a preguntar cosas. Los eventos cada vez se vuelven más mainstream y pese a la manipulación de la prensa, muchas personas están empezando a dudar del sistema.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí