Breve pero contundente fue el comentario del portavoz de Vox en el Congreso Iván Espinosa de los Monteros al homenaje de Estado a las víctimas de la Covid-19 que tuvo lugar en el Palacio Real y al que acudieron miembros destacados de las instancias del Estado, políticas, sociales y religiosas… excepto su propia formación.

“Da miedo”. Retuiteaba dos veces Espinosa de los Monteros la publicación de un internauta anónimo. Una con su particular pie de foto. Eran cuatro imágenes: la primera, la oficial del acto de Estado; las otras tres, escenas cinematográficas e ilustradas de rituales masónicos o satánicos. Todas en círculo. La teoría de la conspiración estaba lanzada y ¿qué gusta más en Twitter que una buena conspiranoia colectiva?

“Urge separar a la masonería del Estado”, lanzaba otro tuitero, refiriéndose al logo oficial de la Agenda 2030.

Incluso alguno iba más allá y exponía toda una argumentación sobre la “simbología masónica del funeral de Estado”. Un hilo que se viralizaría rápidamente y que partía de lo “más evidente”: “el ?símbolo del círculo y el punto. Símbolo egipcio del dios Ra y símbolo alquímico del oro”.

“Entre los masones simboliza también a San Juan Bautista y a San Juan Evangelista, cuyas festividades coinciden con el solsticio de invierno y de verano”, continuaba su explicación, “el punto simboliza al individuo y el círculo sus limitaciones, siendo así muy significativo el usarlo en el caso de la muerte de alguien, pues la muerte es el mayor exponente de las limitaciones que todo hombre tiene”.

“El círculo suele dibujarse entre dos líneas verticales, que representan a Moisés y a Salomón”, decía el tuitero, que se define como “spanish catholic“, y encontraba esa simbología en el acto de Estado: “Curiosamente, si vemos desde arriba el Palacio Real orientado hacia el norte… quedan dos líneas verticales a los lados”.

Pero la cosa no quedaba en la escenografía más evidente, sino que el pebetero encendido por las víctimas de la Covid-19 también tendría, según él, un significado masónico: “Los masones de grados más altos veneran a Lucifer, cuyo nombre interpretan en el sentido etimológico de ‘Portador de la Luz’, convirtiéndolo en una especie de Prometeo que trae el fuego a los humanos, liberándonos de la ‘tiranía’ divina”, explicaba.

“Así, la ofrenda de flores a las llamas tiene un significado muy concreto. Además, en la masonería el fuego es elemento destructor y renovador, que simboliza la vida, ya que ambos, según ellos, para alimentarse necesitan otras vidas”, seguía, “curioso la simbología de ofrecer unas vidas al símbolo de Lucifer. Siendo las rosas blancas, símbolo de pureza, están entregando simbólicamente esas vidas al fuego. Siendo el punto del círculo (la llama) la representación del individuo, es curioso que elijan poner un fuego, símbolo de Lucifer, el más individualista de los seres”.

Habia más: el ara, el altar masónico. “El ara, utilizado para ritos masónicos en los que se presentan juramentos o promesas. Simboliza el punto de comunión con el Gran Arquitecto del Universo. Curioso que se esté hablando al pebetero”, concluiría su hilo el tuitero.

El remate a la teoría de la conspiración alentada por Espinosa de los Monteros en Twitter lo pondría la propia Gran Logia de España, casi sin querer. Desde su cuenta oficial, tuitearon unas palabras del Rey en su discurso, con una foto de la ofrenda floral. “Vaya, vaya”, verían confirmada su conspiranoia algunos…

La Gran Logia de España ha mostrado públicamente su preocupación por la postura de Vox sobre la Masonería. A través de sendos comunicados, en primer lugar ha criticado las descalificaciones del concejal de la formación conservadora en Sevilla Gonzalo García de Polavieja y, posteriormente, ha exigido a los de Santiago Abascal que aclaren si son masófobos.

“La Masonería propone a los seres humanos que piensen por si mismos y que toleren al que piensa diferente. Ese es nuestro ADN, perseguido por todos los totalitarismos políticos e integrismos religiosos que ha conocido el mundo. Ciertamente, el hecho diferencial español fue convertirse durante la dictadura del general Francisco Franco en el único país del mundo que ha creado un tribunal especial para juzgar y perseguir a la Masonería. Ninguna placa, por cierto, recuerda donde estaba situado. Aquellos tiempos parecían felizmente superados. Hasta este mes de agosto”, han dicho desde La Gran Logia.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí