El sábado pasado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reinició su campaña electoral en Tulsa con una reunión electoral para sus partidarios, la primera desde el comienzo de la crisis del coronavirus. Este discurso refleja la lucha de Donald Trump contra el estado profundo y ha dado esperanza a millones de personas alrededor del mundo que buscan acabar con el globalismo eugenista.

Muchos latinos que viven en EEUU han huido de sus países debido al socialismo. Donald Trump es el presidente que está combatiendo estas redes. El Partido Demócrata, encabezado por Hillary Clinton, Joe Biden y Barack Obama, apoya el socialismo criminal. No solo lo apoya, sino que lo financia y genera dinero gracias al chavismo de Nicolás Maduro. George Soros es el principal patrocinador de la red de delincuencia internacional creada por la izquierda.

Durante su discurso, el actual presidente de los Estados Unidos ha dicho que juntos vamos a parar a la izquierda radical y a construir un futuro con seguridad y oportunidades. Ha dicho que su partido es el de Abraham Lincoln y que defiende la ley y el orden. Donald Trump dijo que su administración es la que más regulaciones ha recortado y también hizo referencia a que los demócratas quieren subir los impuestos. Durante el punto álgido de la presidencia de Donald Trump el empleo en los EEUU alcanzó el máximo histórico precisamente gracias a las bajadas de impuestos. Es una manera muy efectiva para crear empleo y riqueza para los ciudadanos.

Habló de manera amplia sobre como la izquierda radical está destruyendo el país a través de la violencia y la destrucción vándala. Dijo estar orgulloso de los italianos por proteger la estatua de Cristobal Colón. Explicó ante todo el público que las 20 ciudades con más violencia y homicidios están gobernadas por demócratas. Comparó las tasas de homicidios de la ciudad de Minneapolis con las de El Salvador, indicando que la primera superaba ampliamente.

Dijo que Joe Biden no dice nada de estos brutales ataques a su nación y valores. Además comentó que Joe Biden no es líder de su partido sino de la izquierda radical e hizo una graciosa referencia a su demencia senil, claramente reportada en vídeos en diversas entrevistas y actos.

Con este discurso, Donald Trump demuestra una vez ante el mundo que está del lado de la humanidad y que no se va a dejar llevar por el globalismo genocida que trabaja en proyectos destructivos para el ser humano, como el ya conocido Nuevo Orden Mundial. George Soros se está poniendo nervioso y no es para menos, ya que tiene todos los boletos para ser detenido por delitos contra la humanidad y genocidio. Por ello, durante los próximos meses veremos una salvaje campaña contra Donald Trump por parte de los medios controlados por el Deep State. Se nota el miedo del cabal.

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí