Alberto Bárcena, el historiador español especializado en masonería. El autor del exitoso libro Los presos del Valle de los Caídos ha asegurado disponer de una información en la que se asegura que, durante la exhumación de Franco, se practicó un ritual masónico, concretamente, el ritual noveno del rito antiguo escocés.

Según Bárcena, esta práctica responde a la necesidad de venganza sobre la figura de Franco por considerarlo asesino de Hiram Abif. En el Antiguo Testamento —libro de los Reyes—, Hiram Abif es un orfebre que el rey de Tiro envía a Salomón para que construya las columnas del templo (Jakin y Boaz) que están cargadas de simbología para la masonería. No obstante, en su particular interpretación, los masones aseguran que Hiram Abif fue en realidad el arquitecto del templo de Salomón, al que “mataron por envidia, porque le querían quitar todo el conocimiento oculto que ellos (los masones) siguen transmitiendo”. En consecuencia, Franco, para la masonería, no es sino el asesino de “ese conocimiento oculto que ellos transmiten porque son gnósticos”. Ese “saber absoluto” que “se les ha transmitido desde Caín”.

El ritual noveno requiere de nueve participantes. O, para ser más exactos, de ocho más uno, puesto que el noveno se incorpora una vez iniciado el rito. De los tres primeros, que son los más importantes, el número uno representa a Salomón, que viene a vengar la muerte de su arquitecto; el número dos es el inspector; y el número tres representa al jefe de los nueve elegidos para buscar al asesino de Hiram.

Según el historiador Alberto Bárcena, la Fiscal Dolores Delgado presidió un ritual luciferista sobre la tumba de Franco. El conoce muchos nombres de estos personajes que están metidos en estas logias masónicas y como funcionan sus rituales. Sus miembros se infiltran en en la casta política,en la judicatura,en la fiscalía, en las televisiones,en la prensa escrita y gran parte de internet. Ellos son aficionados a esas malas artes. Ya veremos como de caro les saldrá.

Pincha aquí para despertar