Un nuevo video explosivo del Centro para el Progreso Médico (CMP) contradice las afirmaciones anteriores de Planned Parenthood de que la corporación nunca participó en la venta de partes abortadas del cuerpo del bebé, sino que simplemente las donó y recibió una compensación por los gastos. Con el testimonio de los funcionarios de Planned Parenthood bajo juramento en 2019, así como documentos de las admisiones de esos funcionarios, el video muestra a estos ejecutivos y directores admitiendo que realmente venden partes del cuerpo, lo cual es ilegal.

En el video se presentan numerosas declaraciones, incluidas las de Tram Nguyen (Directora Senior de Acceso al Aborto de Planned Parenthood Gulf Coast), la Dra. Dorothy Furgerson (Directora Médica de Planned Parenthood Mar Monte) y la Dra. Deborah Nucatola, ex directora senior de servicios médicos para Planned Parenthood Federation of America, entre otros. Más testimonios y documentos están disponibles en el sitio web de CMP .

Después de que se publicaron los videos encubiertos de CMP, Planned Parenthood tomó represalias con una demanda falsa , mientras que sus aliados políticos en California presentaron cargos contra David Daleiden y Sandra Merritt, los periodistas que denunciaron el comportamiento ilegal de Planned Parenthood. Planned Parenthood se lanzó al ataque públicamente, alegando que los videos fueron manipulados y editados en gran medida (una acusación que fue refutada por  análisis forenses ) y alegando que nunca violaron ninguna ley sobre el tráfico de partes del cuerpo abortadas. Pero este video recientemente publicado muestra lo contrario.

En el video se muestran los contratos por correo electrónico enviados a Planned Parenthood Gulf Coast. Mientras públicamente, Planned Parenthood le dijo al New York Times que rechazaron el acuerdo, en un testimonio en video de su declaración bajo juramento, se ve a Tram Nguyen admitiendo que en realidad tenía la intención de seguir adelante con el acuerdo financiero.

Este video también discute el argumento de que el dinero recibido no fue más que un reembolso por los costos sufridos por Planned Parenthood. El testimonio reveló que el pago solo se hizo a Planned Parenthood si StemExpress pudo obtener partes del cuerpo “utilizables” de uno de sus centros de aborto, lo que significa que Planned Parenthood engañó al público cuando afirmó que solo recaudaba reembolsos por el tiempo y los costos de los empleados. Si bien la ley permite reembolsos de costos específicos cuando se donan órganos fetales, esos reembolsos deben cumplir con pautas específicas; deben ser tarifas asociadas con el transporte, el procesamiento y otros costos similares. Planned Parenthood no hizo ninguna de estas cosas, sin embargo, recaudaron dinero cuando proporcionaron a StemExpress partes corporales comercializables.

Durante algunos de los testimonios presentados en el video, se puede escuchar a un abogado en segundo plano que le indica repetidamente a su cliente que no responda cuando se le pregunta cuánto dinero puede haber recibido Planned Parenthood por vender partes del cuerpo de niños abortados. Sin embargo, las facturas mostraban que algunos centros de Planned Parenthood recibían más de $ 10,000 en un solo mes, prestando crédito a las promesas anunciadas por StemExpress de “beneficio financiero” y “recompensa fiscal” para las instalaciones de aborto.

Otros documentos mostraron que los ejecutivos de alto nivel en la sede nacional de Planned Parenthood estaban al tanto de las ventas de partes del cuerpo. Deborah Nucatola, una abortista, admitió bajo juramento que sabía que Planned Parenthood Los Angeles estaba recibiendo pagos por partes del cuerpo, pero afirmó que nunca se molestó en asegurarse de que todo se llevara a cabo legalmente. Nucatola es la abortista vista en el primer video de CMP discutiendo sobre vino y ensalada cómo ella alteró ilegalmente los procedimientos de aborto para cosechar mejor las partes del cuerpo. La Dra. Mary Gatter también apareció en el testimonio bajo juramento, y anteriormente fue sorprendida regateando encubiertamente por los precios de las partes del cuerpo abortadas, declarando infame, “Quiero un Lamborghini”. En su declaración, Gatter admitió haber establecido un acuerdo comercial con la firma de recolección de tejido fetal, ahora cerrada y con fines de lucro, Novogenix.

StemExpress y Advanced Bioscience Resources (ABR) todavía están en funcionamiento, y ABR todavía está trabajando con Planned Parenthood of the Pacific Southwest para obtener partes del cuerpo abortadas para los investigadores. Y aunque los funcionarios de Planned Parenthood admiten haber actuado mal bajo juramento, los periodistas que descubrieron su comportamiento ilegal continúan bajo investigación de las autoridades, lo que permite que Planned Parenthood continúe su esquema sin repercusiones.

En un comunicado de prensa, David Daleiden, líder del proyecto para CMP, pidió acción. “Ha llegado el momento de las consecuencias federales para Planned Parenthood”, dijo. “Planned Parenthood mintió al público y al Congreso, pero ahora ya no hay ninguna duda razonable de que Planned Parenthood vendió partes del cuerpo fetal, comercializando a los niños vivos en el útero y tratando a las mujeres embarazadas como un cultivo comercial. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos debe escalar la aplicación de las leyes contra el tráfico fetal al más alto nivel de prioridad “.

La red criminal Planned Parenthood

Planned Parenthood, el gigante de prestación de los llamados servicios reproductivos (fundamentalmente, aborto libre y píldora del día después) opera en más de 600 centros de salud en los Estados Unidos y mantiene asociaciones con distintas organizaciones en doce países, se ha convertido en la internacional del aborto libre, tanto en su práctica quirúrgica como en su promoción, incluso en menores que actúan sin consentimiento paterno. 

En su informe anual de 2014, Planned Parenthood afirma haber practicado nada menos que 324.000 abortos. Su presupuesto anual alcanza los 1.300.000.000 de dólares de los cuales 530 millones provienen del erario público y 400 millones de poderosas fundaciones (Buffet, Ford, Gates, etc).  Un 40% de dichos fondos se destinan a gastos no “médicos” (educación sexual, políticas públicas, programas internacionales de planificación, financiación de campañas, financiación de políticos, salarios y gastos). Si bien Planned Parenthood ha sostenido que los fondos federales que recibe no son utilizados para realizar abortos, lo cierto es que esos fondos le permiten liberar recursos que son a su vez utilizados para practicarlos.​

En 2013, PPFA informó haber atendido a 2,7 millones de pacientes en 4,6 millones de consultas clínicas. Aproximadamente el 16% de sus clientes son adolescentes. En 2014 brindó 3.6 millones de servicios anticonceptivos, practicó más de 324,000 abortos y más de 100,000 servicios de otra naturaleza (que incluyen también procesos de transexualidad). La mayoría de sus pacientes son personas económicamente desfavorecidas. De tal manera, pueden presumir de que en EE.UU. haya unos 350.000 pobres menos al año, no gracias a las ayudas públicas o al desarrollo económico, ciertamente, sino a quitárselos de en medio antes de que vengan al mundo. Haciendo números, la sociedad americana se ha ahorrado gracias esta internacional unos tres millones y medio de pobres en los últimos diez años. Atender a los pobres para que no se reproduzcan no deja de ser un sutil extermino de clases.

En el ámbito internacional Planned Parenhood actúa a través de su división Planned Parenthood Global y de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF) que integra a más de 149 Asociaciones Miembros en más de 189 países. Dicha federación está además asociada con las afiliadas de la Federación Internacional de Planificación de la Familia en el Caribe y las Américas​ y la Red Europea, así como otras organizaciones como Planificación Familiar de Queensland, Pro Familia (Alemania) y Movimiento Francés para la Planificación Familia. Tienen oficinas en Nueva York, NY; Washington DC; Miami, Florida; Ciudad de Guatemala, Guatemala; Abuya, Nigeria; y Nairobi, Kenia. Los países principales de la organización son Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, Perú, Senegal, Burkina Faso, Nigeria, Sudán, Sudán del Sur, Uganda, Etiopía y Kenia.​ Son especialmente activos en países subdesarrollados. Por ejemplo, Bloomberg Philanthropies donó 50 millones de dólares para Tanzania, Nicaragua, Burkina Faso, Senegal y Uganda.​ Entre los países y territorios directamente atendidos por Planned Parenthood Global, están Brasil, Colombia, El Salvador, Guayana Francesa, Guatemala, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Venezuela, Puerto Rico, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, República Dominicana, Barbados, Bolivia, Ecuador, Guadalupe, San Martín, Guyana, Cabo Verde y Samoa.

En definitiva, nos encontramos ante una multinacional enormemente rica y poderosa, un auténtico centro de poder e influencia política y mediática, con unos ingresos públicos y privados inmensos y una implantación extendida por todo el planeta para practicar el aborto, proporcionar la píldora del día después, promover campañas en este sentido e influir en políticos para que adapten las legislaciones a sus necesidades operativas y financieras ; una organización que además está perfectamente implantada en regiones pobres cuyos naturales se reproducen con mucha mayor rapidez que los de las languidecientes sociedades occidentales. 

Los grupos provida ha venido actuando en los últimos años para que los gobiernos federales y estatales de los EE.UU. dejaran de financiar con dinero público dicha organización y sus prácticas abortivas. Como consecuencia de ello, no pocos estados norteamericanos -Alabama, Arkansas, Indiana, Kansas, Luisiana, Wisconsin, Carolina del Norte New Hampshire, Ohio y Utah- han llegado a reducir o eliminar dicha financiación. 

El partido demócrata se ha situado especialmente cerca de los intereses y actividades de dicha multinacional. Barack Obama llegó a vetar a nivel federal la prohibición de que el Medicaid (el sistema sanitario para las personas sin recursos de los EE.UU.) inyectara con fondos públicos dicha organización. Gracias a Obama, se pueden detraer fondos destinados a curar a los pobres y redirigirlos a organizaciones para abortar a los pobres, de tal manera que no solo mueren más pobres por falta de atención sino que dejan de nacer nuevos pobres por las prácticas abortivas. 

En el ámbito de las propuestas legislativas, la poderosa organización se ha venido oponiendo frontalmente a la exigencia de que exista autorización de los padres cuando sus hijos menores acudan a una de sus clínicas a abortar. De la misma manera se ha opuesto visceralmente a las reformas legislativas que establecen la realización de pruebas con ultrasonidos para que los padres escuchen la vida del no nacido antes de tomar la terrible decisión de abortar.

Planned Parenthood prefiere la asepsia sentimental y moral de los padres, que no sean conscientes del latido del corazón de su hijo, es decir, quiere mantener a los padres en la ignorancia de lo que realmente están haciendo y de la realidad del ser humano cuya vida se va a abortar. Se ha opuesto también a admitir las cláusulas de conciencia, que permiten a los farmacéuticos negarse a dispensar medicamentos abortivos contra sus propias creencias. De la misma manera, ha realizado campañas en multitud de foros y de centros oponiéndose a la abstinencia de determinadas prácticas sexuales en adolescentes como medio seguro de prevención de embarazos y de enfermedades de transmisión sexual. 

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí