El país argentino lleva muchos años secuestrado por el globalismo y aunque esto hasta ahora solo se había traducido en todo tipo de medidas liberticidas que atentan contra la propiedad privada, todavía no se había llegado al extremo de perseguir a ciudadanos por sus ideas políticas. Esto ha cambiado radicalmente a raíz de la cortina de humo del COVID19, ya que este virus parece ser la excusa perfecta para que políticos ególatras establezcan dictaduras en sus países. Esto es algo que hemos podido comprobar en España por ejemplo, país en el que el gobierno de Pedro Sanchez y Pablo iglesias han aplicado un estado de alarma que utilizan para avanzar en su agenda ideológica y acabar con las libertades individuales.

El caso de Argentina es aún más flagrante, ya que además la economía argentina lleva muchas décadas en crisis debido a las medidas que han tomado los políticos. El presidente argentino Alberto Fernández es una marioneta de George Soros y por ello está impulsando cada vez más medidas socialistas y autoritarias.

Los economistas Javier Milei y Miguel Boggiano fueron denunciados por “instigación a cometer delitos” tras haber convocado a través de las redes sociales una marcha en repudio a la posible extensión de la cuarentena más allá del 10 mayo. Esta marcha estaba planeada siguiendo las medidas de seguridad e higiene que exige el gobierno, pero ni aún así fue permitida.

Boggiano había dicho en su cuenta de Twitter: “El 11 de mayo saldré a la calle y voy a empezar a hacer vida ‘normal’. Me hartaron con las extensiones. No voy a tolerar una más. El efecto benéfico de estar en casa, si existió tal cosa, quedó matemática y dinámicamente en el pasado. #BastaDeCuarentena”. Pero no fue el único, ya que el anarcocapitalista Javier Milei estuvo de acuerdo con esta postura y por eso también apoyó la marcha que se basó en el hastag #BastaDeCuarentena. El economista es un duro opositor al gobierno y ha reiterado en diversas ocasiones que el Presidente estaba llevando al país a un desastre.

La denuncia fue llevada a cabo por Asociación de Víctimas de Trolls, comandada por Guendalina Palazzini, una fiel seguidora del kirchnerismo y el chavismo. Esta asociación y esta mujer eran completos desconocidos hasta que los medios argentinos les dieron a conocer por su afinidad con las ideas e intereses del gobierno argentino. En realidad, el verdadero sentir de Palazzini no tiene nada que ver con el coronavirus ni el cuidado social, sino con lo ideológico. En su presentación judicial sostuvo que el cacerolazo era una “apología del crimen”. Según sus mismas palabras “Vamos a poner un patrullero en cada esquina y quienes salgan hoy a cacerolear y romper la cuarentena van a ser detenidos“.

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí