Grandes políticos de la izquierda española podrían ser detenidos por el gobierno de EEUU según apuntan diversas fuentes. Donald Trump podría firmar las ordenes de detención a diversos políticos y empresarios importantes de España. La justicia norteamericana a través de la DEA, el FBI y la CIA ha almacenado documentación contra varios miembros de la élite politica y empresarial en España. Estas imputaciones salpican a figuras como el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero y al cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, quienes mantuvieron una relación cercana con la tiranía chavista y con los representantes de las FARC.

Las Agencias de Seguridad Nacional de EEUU activarán órdenes de busca y captura contra líderes comunistas de varios países, o su entrega voluntaria, para que aclaren sus vínculos económicos con la narcodictadura de Nicolás Maduro. Entre los componentes de la lista presuntamente podría hallarse el líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno de España, Pablo Iglesias. La Administración Trump tampoco pasa por alto que Pedro Sánchez haya cambiado la posición que mantenía con respecto a Venezuela y se atribuye ese cambio a la influencia de Pablo Iglesias.  

Los contactos y chanchullos entre los altos cargos políticos de izquierda españoles y los altos cargos del narcorégimen venezolano han sido constantes a lo largo de estos años. Nicolás Maduro, acusado de ser el líder del Cártel de los Soles ha utilizado las instituciones del estado para convertir Venezuela un exportador mundial de cocaína. Venezuela es un país en el que la corrupción y la miseria campan a sus anchas por culpa del chavismo.

El régimen venezolano ha invertido millones de euros en el partido político Podemos. Estos fondos provienen directamente del narcotráfico y permiten al régimen de Maduro extender la influencia de su ideología destructiva por otros países. Pablo Iglesias Todo esto habría sido planeado durante años a través del Foro de São Paulo, una reunión anual celebrada en Brasil entre partidos y grupos de izquierda latinoamericanos.

Entre los cargos penales que se les podría imputar y que ya están cerrados por el departamento de justicia estadounidense se encuentran: organización criminal, tráfico de drogas, obstrucción a la justicia, falsificación documental y blanqueo de capitales. Cabe recordar el escándalo Delcygate, ocurrido el día 20 de Enero de 2020, el que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez llegó a Madrid en un avión Falcon 900, alquilado por la administración de Nicolás Maduro. El ministro de Transporte de España, José Luis Ábalos fue hasta el aeropuerto de Barajas, para recibir al ministro de Turismo de Venezuela, Félix Plasencia, que viajaba en ese mismo avión. Ábalos negó al principio que tuviese lugar el encuentro con Rodríguez, sin embargo sus versiones fueron cambiando con el paso de los días hasta que reconoció que sí se reunieron en la sala VIP del aeropuerto.

Delcy Rodriguez es la número dos de Maduro y tiene prohibido el ingreso al territorio de la Unión Europea, por estar en la lista de sancionados por violación a los Derechos Humanos, desde noviembre de 2017. Los testigos subrayan que el vehículo era de “grandes dimensiones”, dado que el equipaje de la comitiva venezolana estaba compuesto por unas 40 maletas. Estas maletas estarían llenas de oro y habrían utilizado para pagar favores corruptos entre el narcorégimen de Maduro y el gobierno de España.

Por otro lado, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos busca sancionar al gobierno español por los fondos que el Gobierno de Venezuela tiene depositados en el Banco de España. En concreto, las fuentes consultadas por la agencia estadounidense aseguran que varios altos cargos de la Administración de Donald Trump están presionando para que se aprueben sanciones contra España por, según afirman, estar prestando apoyo económico al régimen de Nicolás Maduro.

Políticos españoles en Guantánamo

En septiembre de 2019 Donald Trump dijo que estaba buscando opciones para la prisión de la Bahía de Guantánamo. Durante la administración Trump se ha luchado contra las redes de abuso sexual a menores y el narcotráfico, deteniendo a miles de personas que pertenecen a los eslabones más bajos de la red para investigarlos y acumular pruebas para intentar cazar a los peces más gordos. En la cima de muchas de estas redes se encuentran muchos políticos, empresarios y banqueros que están utilizando todo su poder para hundir a Trump por todos los medios, cosa que parece que no está funcionando.

Si estos políticos fuesen detenidos y resultan ser culpables de los cargos que se les imputa, se enfrentarían a condenas de por vida. Los delitos son tan graves que podrían acabar en el centro de detención de Guantánamo. La prisión de Guantánamo atrajo la condena mundial durante la administración del presidente republicano George W. Bush, que mantuvo a decenas de prisioneros peligrosos internacionales encerrados allí por terrorismo. Barack Obama se comprometió a cerrar la prisión, algo que finalmente nunca sucedió. En Enero de 2018 Donald Trump firmó una orden para mantener abierto el centro de detención. Ahora podría ser el nuevo hogar de personas que se han lucrado a través de las redes mundiales de corrupción y que han empobrecido a países de manera sistemática.

Los números de Guantánamo: ¿por qué es la cárcel más cara del mundo?
Posible nuevo hogar de políticos y banqueros pertenecientes a redes de tráfico de dinero y abuso sexual

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí